ICE empieza a liberar a familias que buscan asilo

Activistas pro-inmigrantes exigen alternativas a detención masiva de familias
ICE empieza a liberar a familias que buscan asilo
Foto: Getty Images

Washington.- La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) confirmó este martes que comenzó ya a poner en libertad a familias inmigrantes que demuestren su elegibilidad para asilo en EEUU, mientras algunos líderes del Congreso y activistas proinmigrantes exigieron alternativas al encierro de madres y niños.
El cambio obedece a las directrices emitidas en junio pasado por el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, en el marco de una serie de reformas al proceso de detención de familias con menores que huyen de la violencia en Centroamérica.
La oficina de ICE en Washington explicó a este diario que, debido a la sensibilidad en torno a la detención de familias, la agencia federal “está evaluando los casos de las personas en los centros residenciales para familias”.
“En adelante, ICE por lo general no detendrá a madres con niños, salvo que haya una amenaza a la seguridad pública o nacional, si éstos recibieron un resultado favorable en base a miedo creíble o razonable y el individuo ha dado un dirección de domicilio verificable”, explicó ICE.
Sin embargo, la agencia federal, que depende del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), no precisó el número de familias que han sido puestas en libertad – el número oscilará en cada centro detención- y “quedarán en libertad primero las que más que tiempo llevan encerradas”.  Los centros, en todo caso, seguirán aceptando nuevos detenidos.

Proceso para detenidos

Una vez que una familia ha establecido elegibilidad para asilo u otro beneficio migratorio, ésta sale en libertad, porque su detención prolongada supone un uso “deficiente” de los recursos, reconoció ICE. La agencia defendió antes a rajatabla la detención de familias para disuadir la inmigración ilegal de Centroamérica.
En general, las personas elegibles son puestas en libertad bajo fianza y pueden quedar bajo supervisión de las autoridades o inscritas en programas alternativos a la detención (ATD, en inglés) -que incluye su vigilancia electrónica-, mientras aguardan la resolución de sus casos en los tribunales de Inmigración.

Legisladores y activistas piden fin a detenciones masivas

Varios líderes demócratas de la Cámara de Representantes, que desde siempre criticaron la detención de familias, elogiaron la decisión de ICE, pero renovaron su pedido de frenar por completo la práctica.
Los legisladores demócratas Luis Gutiérrez, de Illinois, y Lucille Roybal-Allard y Zoe Lofgren, ambas de California, afirmaron que la nueva política “es un paso importante en la dirección correcta”, pero que “ninguna familia, sin importar su estatus, debe permanecer en instalaciones parecidas a cárceles” en absoluto.
Recientemente, los tres legisladores visitaron centros de detención en Texas, donde escucharon los testimonios de trauma de madres y niños, y hoy pidieron que la detención familiar, en su estado actual, sea eliminada “de forma completa e inequívoca”.
Silky Shah, codirectora del grupo “Detention Watch Network”, criticó que ahora la agencia federal recurra a métodos “innecesarios y deshumanizantes”, como grilletes electrónicos en los tobillos, para vigilar a las familias.
Salvo en un reducido número de casos donde sea necesario, “ICE debería centrarse en vez en programas de apoyo comunitario que no traumaticen más a las familias”, y no imponerles múltiples condiciones que desperdicien los fondos públicos, dijo Shah.
En ese sentido, Víctor Nieblas Pradis, presidente de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración (AILA, en inglés), dijo que existen modelos de apoyo comunitario “que son extremadamente eficaces y más apropiados para solicitantes de asilo que una vigilancia electrónica estricta y costosa”.
Melissa Crow, directora legal del Concejo de Inmigración Estadounidense (AIC), dijo que las madres y niños necesitan recuperar su libertad y dignidad, y prometió que su grupo vigilará si DHS cumple con el llamado “acuerdo Flores”, que prohíbe la detención de menores.

Informe critica manejo de menores no acompañados

De hecho, un informe divulgado este martes por la Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO, en inglés), criticó el pobre procesamiento de los menores no acompañados detenidos por la Patrulla Fronteriza.
En concreto, el informe dijo que los agentes de la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras (CBP) no aplican con uniformidad los criterios para determinar la detención o puesta en libertad de los menores y, en algunos casos, tampoco documentaron debidamente sus decisiones.
Entre 2009 y 2014, la CBP detuvo a más de 200,000 menores no acompañados y, tan sólo en 2014, detuvo a unos 74,000, una cifra cuatro veces superior al año fiscal 2011 de unos 17,000.
En ese período, la CBP repatrió a cerca del 93% de los mexicanos menores de 14 años sin documentar la base de sus decisiones, pese a que considera que, en general, estos menores no son capaces de tomar decisiones por su cuenta.
Aunque las 15 instalaciones de la CBP cumplen con las políticas sobre el cuidado básico de menores, el DHS no mantiene datos completos o fiables sobre el cuidado que éstos reciben ni sobre cuánto tiempo permanecen en su custodia.
La detención de familias, a raíz de la crisis humanitaria en la frontera sur en 2014, suscitó protestas, huelgas de hambre y arrestos de activistas en diversos puntos de EEUU, y audiencias en el Congreso, en parte por informes que detallaron el trauma, los abusos y privaciones de las madres y niños en los centros de detención.