EEUU propone ampliar excepciones a la “ley del castigo”  

Reglamento final entraría en vigor en 2016  

Washington.- El gobierno de EEUU quiere ampliar las excepciones a la llamada “ley del castigo” de 1996, para que más inmigrantes indocumentados puedan solicitar la residencia permanente en sus países de origen y puedan reingresar sin ser penalizados.
El cambio propuesto por la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) forma parte de las medidas anunciadas este miércoles por la Casa Blanca para modernizar el sistema de visas –principalmente digitalizando las solicitudes-, que por lo demás no requieren permiso del Congreso.
Se trata de un ajuste en el proceso regulatorio para las excepciones que autoriza el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), no modifica en absoluto la “ley del castigo” y no requiere la venia del Congreso.
USCIS no ha precisado cuántas personas se beneficiarán del cambio, según indicó a este diario una fuente de alto rango de la Administración Obama, podría implementarse en la primavera de 2016.
Desde marzo de 2013, y en aras de fomentar la reunificación familiar, ciertos indocumentados que son familiares cercanos -cónyuges, padres o hijos- de ciudadanos estadounidenses pueden solicitar una excepción o permiso especial, conocido en inglés como un “waiver 601”, antes de viajar a sus países para su entrevista consular para la residencia permanente.
Sin ese permiso, y dependiendo de cuánto tiempo han estado ilegalmente en EEUU, una ley federal de 1996 –conocida como la “ley del castigo”- les prohíbe el reingreso al país por periodos de tres y diez años.
Bajo esa ley, los indocumentados que lleven menos de un año en EEUU son penalizados con tres años sin poder reingresar al país, y con diez años si la estancia ilegal es de más de un año.
La excepción o “waiver” solo aplica a personas cuyo único problema es su presencia ilegal en Estados Unidos y que pueden demostrar que una prolongada separación familiar ocasionaría severas dificultades o adversidades para su cónyuge o padre ciudadano.
Esa excepción excluye a personas con antecedentes penales o de fraude migratorio.
El nuevo reglamento que propone USCIS beneficiaría a todos los inmigrantes indocumentados que califican para la “tarjeta verde” o residencia permanente y para la excepción por su estadía ilegal en el país.
Además, con el cambio, el requisito para demostrar “adversidad extrema” incluiría a cónyuges o padres con residencia permanente.
“Este es un cambio muy significativo, porque la falta de una excepción o permiso mientras están en EEUU impide que muchas personas viajen a su país para legalizarse… a la gente le aterra la idea de no poder regresar con sus familias a EEUU. La aprobación de ese permiso les elimina esa ansiedad“, dijo a este diario el abogado de inmigración David Leopold, con oficinas en Cleveland (Ohio).
El reglamento será sometido a un período de comentarios públicos durante 60 días, que serían revisados por la Administración Obama antes de publicar el cambio definitivo en el diario oficial del gobierno.