¿Pacto Estado-“El Chapo” para restaurar la paz?

La teoría no parece tan loca para algunos
¿Pacto Estado-“El Chapo” para restaurar la paz?
"El Chapo" se fugó del penal Altiplano el 11 de julio de 2015.
Foto: Archivo / (Captura / YouTube)

Ginger Thompson, ex corresponsal en México del diario The New York Times y ganadora del premio Pullitzer, desayunó con un ex miembro del Cártel de Sinaloa, con un funcionario de inteligencia mexicana y con un veterano agente antinarcóticos estadounidense. Conversaron sobre la reciente fuga del narcotraficante Joaquín Archivaldo “El Chapo” Guzmán Loera.

La pieza periodística es titulada “‘El Chapo’, su fuga, y al menos una no tan loca teoría de lo que hay detrás”. Narra el insólito encuentro efectuado en una cafetería llamada Le Peep, ubicada en San Antonio, Texas.

El resultado de la conversación es publicado en conjunto por la prestigiosa revista estadounidense The Atlantic, y por ProPublica, una agencia de noticias independiente y sin fines de lucro radicada en Manhattan, Nueva York.

Los tres hombres coincidieron y le aseguraron a The Atlantic que el Gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto habría pactado con “El Chapo” para que este saliera por la puerta grande del Centro de Readaptación Federal Número 1, El Altiplano, ubicado en Almoloya de Juárez, Estado de México. La idea: que restaurara la paz en el mundo de las drogas, en especial ante ascendente poder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Que el túnel fue un montaje para que el Estado se viera vulnerable y aceptara el alto costo de la vergüenza internacional.

Lea además: ¿Se esconde “El Chapo” en el triángulo dorado?

"El Chapo" se fugó del penal el sábado 11 de julio.
“El Chapo” se fugó del penal el sábado 11 de julio.

En todo esto, dijeron, hubo demasiado cinismo gubernamental.

La fuga de “El Chapo” parece haber puesto fin a cualquier tipo de ilusión sobre la “nueva era de confianza entre los gobiernos de México y Estados Unidos”, dijo la periodista, Thompson. También se acabó con la ilusión de que el Presidente Enrique Peña Nieto era serio acerca de poner fin a una larga historia de corrupción en el gobierno, y que Washington, después de cierto escepticismo, podía confiar en él.

Thompson cuenta su encuentro en esa mesa con el narcotraficante. Parecía “más un ministro evangélico que un criminal negociando ofertas entre los capos de la droga y los funcionarios del Estado”. “Llevaba una camisa abotonada y meticulosamente ajustada; un reloj de oro, gafas con montura de oro y una cruz de oro alrededor de su cuello… Y cuando sus compañeros de desayuno empezaron a meter a sus bocas trozos de avena y de salmón a la benedictina, se aclaró la garganta y pidió un momento de silencio. ‘¿Les importaría hago una oración?’, Preguntó”.

Lea también : El Chapo lleva de´cadas construyendo túneles

Entonces sucedió que todos, incluyendo el criminal, el agente antidrogas estadounidense y el funcionario de inteligencia mexicano, inclinaron sus cabezas para orar y luego procedieron a hablar, escribió la reportera.

“Unos días antes, el traficante de drogas más importante de México, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, había escapado otra vez de una de las prisiones de máxima seguridad de ese país. Nadie en este grupo se sorprendió [los tres personajes con los que la periodista se reunió]. Tampoco estaban particularmente interesados en los detalles logísticos de la fuga, a pesar de que claramente no creyeron la versión que habían escuchado por parte del gobierno mexicano”, narró Thompson.

Inclusive todavía narcotraficante, ex miembro del Cártel de Sinaloa, dijo que “El Chapo” probablemente había caminado por la puerta principal de la cárcel, y que toda la historia de túnel y de la motocicleta había sido puesta en escena para hacer pasar su salida de prisión “como una hazaña ingeniosa que el gobierno no podía haber previsto”, y mucho menos detenido.

Lea también: Hasta la Iglesia Católica critica al gobierno por fuga del Chapo

Al fondo, de lado derecho, la cama donde dormía el capo. Al centro, el lavabo y, a la izquierda,  la letrina.
Al fondo, de lado derecho, la cama donde dormía el capo. Al centro, el lavabo y, a la izquierda, la letrina.

“Tal idea descabellada puede no ser sorprendente para cualquiera que sepa algo de México. Pero para alguien que vivió allí durante 10 años, e informó sobre ese país casi el doble de tiempo, lo que me sorprendió fueron las teorías de estos tres hombres sobre por qué nadie en el Gobierno mexicano estaría interesado en un acuerdo tal. ¿Quizás, me pregunto en voz alta, ‘El Chapo’ había poseído información que podría haber incriminado a altos funcionarios mexicanos en el tráfico de drogas y, en lugar de juzgarlo, habían accedido a hacerse de la vista gorda para que se fugara?”, escribió la ahora reportera senior de ProPublica.

Los tres hombres coincidieron en que “El Chapo” había “sido arrojado” de nuevo en el mundo de las drogas para que restaurara el orden. “Cuando me enteré de la noticia, pensé que esto no era algo ni bueno, ni malo. O esto es una muestra de hasta qué punto las cosas en México están fuera de control. O esto demuestra que el gobierno está dispuesto a correr el riesgo por una cierta cantidad de vergüenza internacional, a fin de restaurar la paz para los mexicanos”, dijo el ex miembro operativo del Cártel de Sinaloa.

Thompson les dijo a los demás comensales que, en efecto, ella había estado fuera de México demasiado tiempo y que no podía creer cómo la fuga de “El Chapo” Guzmán podría ser algo bueno para restaurar la seguridad pública.

Lea también:  “El Chapo” invade Twitter tras fuga

Los tres informantes le dijeron que la violencia del narcotráfico está imparable, y que un cártel ascendente, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), ha lanzado “impresionantes” ataques contra las fuerzas de seguridad y funcionarios públicos, como cuando, a principios de este año, derribó un helicóptero militar y dejó 15 oficiales de Policía muertos en un solo día.

Los comensales le dijeron a Thompson que “El Chapo”, al contrario del “sanguinario” líder del CJNG, Nemesio Oseguera Cervantes alias “El Mencho”, se forjó durante los primeros años de la guerra contra las drogas.

“Él era de la vieja escuela. Y a pesar de su locura y su voluntad de hacer todo lo necesario para construir su imperio, mitigó su fuerza… para así mantenerse alejado, lo más posible, de los ataques contra el gobierno, siempre y cuando este permitiera que su negocio funcionara”.

Lea también: Hasta la Iglesia Católica critica la fuga del Chapo

casa-de-el-chapo_655x438 (1)
Los tres hombres le dijeron a la periodista que “si se le permitió volver al trabajo [a ‘El Chapo’], se encargaría de ‘El Mencho’ y habría, muy probablemente, una ola de violencia que, aunque dolorosa, sería tratada en silencio por las autoridades mexicanas como un mal necesario. Y que los líderes del cártel [CJNG] que permanecieran de pie, estarían muy debilitados”.

“El aparato de seguridad de México no está listo para combatir el crimen organizado”, dijo el funcionario de inteligencia mexicano durante el desayuno. “En la mesa había más de 75 años de experiencia combinada en las trincheras del tráfico de drogas. En cuanto a los pormenores de la lucha en contra, ahora en su cuarta década fallida, ellos sabían mejor que nadie que ningún cinismo es demasiado grande… ni inimaginable”, escribió Thompson.

“El verdadero problema no es sólo es el flujo de drogas. Es la lucha contra las drogas, porque todo el mundo se ensucia en esa lucha”, dijo el narcotraficante, quien había estado en el negocio por más de 30 años.

“Había aterrizado en Texas por primera vez como un fugitivo, y luego como un proscrito. Los líderes del Cártel de los Zetas, que fueron pionero en las decapitaciones que se han convertido en una característica común de la sangrienta guerra contra las drogas de México, le habían acusado de robar millones de dólares. Ya habían matado a su hermano y mostrado su cuerpo en una calle muy transitada, cerca de la frontera con Estados Unidos. Cuando el operativo llegó a los Estados Unidos, fue detenido por agentes federales por cargos de lavado de dinero.

Lea también: El Chapo invade Twitter tras fuga

Fue puesto en libertad como parte de un acuerdo con la Fiscalía después de servir dos años y medio de cárcel, además de perder unos 5 millones de dólares en el proceso”, narró Thompson sobre el ex miembro del Cártel de Sinaloa.
El funcionario de inteligencia mexicano le dijo a la reportera, mientras el criminal fue al baño, que el sur de Texas estaba lleno de hombres como él.

“Él debe saber, porque ha llevado a muchos de ellos allí. Mientras que su trabajo del día lo mantiene muy ocupado en México, ha mantenido su esposa, ex esposa, y a sus niños en Texas, donde es más seguro y en el que se gana la vida en secreto colaborando con Washington”, dijo el funcionario mexicano que ha ayudado a numerosos narcotraficantes o funcionarios corruptos a entregarse a las autoridades de Estados Unidos para su enjuiciamiento o cooperación.

Mexican Drug Dealer Joaquin "El Chapo" Guzman is Captured in Mexico

Una de sus más recientes negociaciones, dijo, había tenido lugar en Culiacán, y había involucrado a uno de los hijos del líder del Cártel de Sinaloa, Alfredo.

“Lo vi con incredulidad. En mis años de cubrir la guerra contra las drogas, había visto numerosos informes clasificados que describen este tipo de reuniones. ¿Pero el hijo de ‘El Chapo’? ¿En serio?”, escribió Thompson.

Lea también:  La cárcel de dónde se fugó “El Chapo”

“Usted está pensando demasiado como una persona honesta”, le dijo el funcionario a la periodista. “Estados Unidos puede llegar a acuerdos […]. En México, no hay tal cosa, al menos no oficialmente”.

“No hay una verdadera lucha contra las drogas”, dijo el funcionario de inteligencia mexicano. “Es todo un juego perverso de intereses”, aseguró.

“Sinaloa se convirtió en el McDonalds del tráfico de drogas. Los clientes pueden encontrar sus productos (cocaína, heroína y metanfetaminas) en todas partes. La fuga de ‘El Chapo’ parece haber puesto fin a cualquier tipo de ilusione sobre la nueva era de confianza entre los gobiernos de México y Estados Unidos”, dice Thompson.

También se acabó la ilusión de que el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, era serio acerca de poner fin a una larga historia de corrupción en el gobierno, concluye.

 

Alrededor de la web