¿Te vas a casar otra vez? Lee esto antes de dar el sí

Sálvate a ti mismo, a tu prometido o prometida y a tus hijos de la angustia financiera
¿Te vas a casar otra vez? Lee esto antes de dar el sí
Antes de volverte a casar, aclara asuntos de dinero.
Foto: Consumer Reports

El amor es más hermoso la segunda vez, cantaba suavemente Frank Sinatra. Pero a menudo también es más complicado. Quizás finalmente hayas encontrado a tu alma gemela, pero también puede ser que te estés zambullendo en una situación financiera más compleja. Es posible que tengas ahorros, inversiones o deudas significativas, y si te lastimaron financieramente en un divorcio, probablemente tendrás cuidado. Y si hay niños de por medio o padres que dependen de ti, combinar los hogares es complicado.

Así que antes de hacer la lista de invitados y ordenar el pastel, ten una buena y larga charla sobre dinero con tu futuro cónyuge. La conversación puede ser difícil, pero establecer las condiciones financieras de tu unión puede minimizar los malentendidos o las decepciones más adelante. A continuación, te brindamos un plan.

Sé sincero sobre tu pasado financiero

Puede sonar de mal gusto preguntarle a tu persona amada sobre su calificación crediticia, pero la pregunta es legítima. Necesitas saber de antemano los problemas financieros de una posible pareja, dice Les Parrott, un psicólogo de Seattle que también es coautor, junto con su esposa, Leslie, de “Cómo salvar tu segundo matrimonio antes de que comience” (Zondervan, 2015). Descubrir después de la boda que, supongamos, una nueva esposa tiene $25,000 de deuda de tarjetas de crédito genera una sensación de traición. “Si esconde eso, ¿qué más está escondiendo?”, se preguntará él.

Además de abordar las expectativas sobre la administración del dinero y otras preocupaciones, hablen acerca de sus estilos financieros (por ejemplo, si eres ahorrador o gastador) y de las preocupaciones financieras que a veces te desvelan. Una charla sobre cómo se manejaban las finanzas en el hogar donde creciste y durante tu primer matrimonio también puede ser reveladora.

Enfrenta las expectativas sobre hijos y padres

anillos boda

Saber cómo cada integrante de la pareja maneja el dinero con sus propios hijos —y cómo espera tratar a los hijastros— también es fundamental. Robert Boyd, socio y abogado de derecho familiar de Boyd Collar Nolen & Tuggle de Atlanta, dice que los padres que están comprometidos deben ser honestos con sus expectativas respecto a las mesadas, el pago de la universidad y la ayuda financiera a los hijos adultos.

Si uno de los padres malcría a sus hijos y el otro es tacaño con los suyos, la dinámica familiar puede sufrir. “Puede causar mucha fricción en un matrimonio si los padres tratan a sus hijos de forma diferente”, señala Boyd.

Organizar el dinero y a los hijos puede ser una tarea especialmente delicada cuando uno de los padres llega al matrimonio con mucho dinero y el otro no. En esos casos, Boyd ha recomendado la asesoría matrimonial.

A menudo, las familias ensambladas no mencionan a los hijastros en la Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes [Free Application for Federal Student Aid, FAFSA], dice Mark Kantrowitz, vicepresidente senior de Edvisors, un sitio web de ayuda financiera para universitarios. Si lo haces, podrían aumentar las posibilidades de obtener ayuda financiera que tiene un estudiante. Por otro lado, se deben incluir los ingresos que tuvo el año anterior el padrastro o la madrastra. La solución que él sugiere: espera para casarte.

Si los padres de edad avanzada requieren ayuda financiera —o quizás la requieran en el futuro—, Boyd aconseja a las parejas que conversen sobre esas responsabilidades previsibles e, incluso, que las incluyan en un acuerdo prenupcial (ver “Confiar en los fideicomisos”, más adelante). “El documento no entra en detalles como la suma de dinero destinada al cuidado de los padres”, explica. “Pero señalará que este es un gasto previsto” que esperas afrontar.

Piensa dos veces acerca de las cuentas conjuntas

Considera la posibilidad de tener cuentas separadas para los gastos que son exclusivamente propios, advierte Reid Abedeen, socio en Safeguard Investment Advisory Group en Corona, California. El apoyo a un hijo adulto u otros integrantes de la familia podría proceder de esa cuenta individual. Tener tus propios recursos puede evitar las discusiones conyugales sobre los gastos.

Boyd también dice que tiene clientes que dividen los gastos del hogar. El marido paga la hipoteca y los impuestos sobre la propiedad, y la esposa se ocupa de los servicios, los seguros, las cuotas de la asociación de propietarios y otras facturas. Un acuerdo como éste es particularmente útil para las personas afectadas por un divorcio costoso. “Quieren llegar a confiar en la persona nueva, pero saben que ya salieron lastimados antes”, explica Boyd.

De hecho, las cuentas separadas pueden asegurar tu independencia financiera y brindar protección, por si acaso. Después de todo, no hay nada que evite que uno de los titulares de una cuenta conjunta la deje vacía de repente, señala Marilyn McWilliams, socia especialista en sucesiones y fideicomisos en Moye, White, un bufete de abogados de Denver. “La gente pone cosas a nombre de ambos, sin entender lo que eso significa”, agrega.

Encárgate de las deudas

boda

Tu nuevo cónyuge no es responsable de las deudas que traes al matrimonio, pero es posible que le afecte de todas formas. El dinero que destinas a esos pagos no puede estar en la cuenta de los gastos compartidos.

Si tu deuda es cuantiosa, quizás tengan problemas para solicitar un préstamo como pareja. En este caso, Leslie Tayne, una abogada de Melville, Nueva York, y autora de “Life and Debt” (Gateway Bridge Press, 2015), recomienda poner las casas o los carros a nombre del cónyuge menos endeudado. Una vez que está cancelada la antigua deuda, se puede agregar al título de propiedad el nombre del cónyuge deudor.

Tayne también aconseja a los clientes que se aseguren de que los problemas financieros de sus excónyuges no los persigan. Asegúrate de que todas las cuentas conjuntas anteriores estén cerradas y revisa los reportes de crédito a menudo para detectar errores. Obtén un reporte anual de crédito de forma gratuita de cada una de las tres agencias de reportes de crédito a través de annualcreditreport.com

Se ha sabido de divorciados que usaron los números del Seguro Social de su exesposo para abrir nuevas cuentas de crédito, dice Tayne. Es posible que no detectes una cuenta fraudulenta hasta que solicites un crédito tú mismo: otra razón para revisar tus reportes de crédito. “No escondas la cabeza como el avestruz”, dice.

Considera la posibilidad de firmar un acuerdo prenupcial

Quizás un acuerdo prenupcial no tenga sentido para un primer matrimonio, pero es útil para los posteriores. “Cuando tienes 21 y ninguno de los dos tiene un centavo, no hay nada de qué hablar”, dice McWilliams. “La segunda vez, hay mucho más de qué hablar”.

Un acuerdo prenupcial ayuda cuando uno de los integrantes de la pareja tiene mucho más que el otro y quiere proteger esos bienes en caso de divorcio, dice Michael Ettinger, un abogado especialista en fideicomisos de Nueva York. Puede explicar con detalle si un cónyuge recibirá bienes inmuebles, acciones y bonos u otros bienes muebles en caso de divorcio.

Parrott no es un gran partidario de los acuerdos prenupciales porque piensa que muestran una falta de confianza. Sin embargo, admite que pueden ayudar a detectar a aquellas personas cuyo principal interés no es la relación. “Es una máquina de rayos X para conocer las motivaciones del matrimonio”, reconoce.

Piensa en las herencias

Cuando mueras, tu actual cónyuge probablemente sea el beneficiario de tu plan 401(k), a menos que renuncie a su derecho de recibir ese dinero. Ese dinero podría ser heredado por tus hijastros. Por el contrario, en la mayoría de los estados puedes nombrar a quien quieras como beneficiario de tu cuenta individual de jubilación (IRA).

Así que si quieres que tus propios hijos hereden los bienes de tu jubilación, reinvierte tus viejos planes 401(k) en las cuentas IRA y nómbralos como beneficiarios. Para el seguro de vida, las designaciones de beneficiarios reemplazan a los testamentos.

No esperes a volver a casarte para quitar el nombre de tu excónyuge como beneficiario. Actualiza también tu testamento, tu poder para cuestiones de atención médica, otros poderes y los documentos relacionados con la sucesión.

Prevé los efectos fiscales

dinero pareja

En cuanto a los impuestos, los segundos matrimonios no son diferentes de los primeros matrimonios. Combinar los ingresos puede ubicarte en una categoría impositiva más alta, sujeta a una limitación mayor de los ingresos destinados a gastos médicos detallados y otras deducciones.

Las personas que vuelven a casarse podrían ahorrar impuestos en la venta de su vivienda principal. El IRS dice que para utilizar una exclusión del impuesto a los ingresos por pareja de $500,000, el cónyuge sobreviviente debe vender dentro de los dos años del fallecimiento de su pareja. Preservar esa importante exclusión cuando ambos cónyuges están vendiendo casas que se han revalorizado mucho requiere algo de reflexión previa, señala Steven García, un contador público que vive en Armonk, Nueva York. En ese caso, ambos integrantes de la pareja deben vender dentro de la ventana de los dos años y antes de casarse, o bien esperar más de dos años para volver a casarse y vender.

Como una pareja casada, en general, pagarán más en impuestos federales sobre el ingreso que por separado, como solteros. Entonces, si los ahorros impositivos son importantes, considera cuál es el momento indicado para casarte. García dice que una vez le aconsejó a una pareja que planeaba volver a casarse en la víspera de Año Nuevo esperar hasta después de la medianoche para firmar los documentos. Hacerlo les aseguró que pudieran realizar sus presentaciones como solteros para ese último año.

Confía en los fideicomisos

Si estás entrando en tu segundo matrimonio con personas bajo tu cargo, la creación de fideicomisos puede ayudar a definir quién se queda con cada cosa cuando mueras. Los bienes incluidos en los fideicomisos no entran en las sucesiones. Así que un fideicomiso te permite dejarles algunos bienes a tus hijos y ayuda a evitar una disputa entre tus supervivientes en los juzgados de sucesiones.

Los bienes no se consideran parte de tu patrimonio que podría usar tu cónyuge o los hijos de tu cónyuge. Un fideicomiso no puede tener cuentas de jubilación, pero puede incluir otros bienes, como tu casa.

Michael Ettinger, un abogado previsional y especialista en sucesiones de la ciudad de Nueva York, sugiere designar a cofiduciarios: un familiar y un tercero desinteresado. “Tus hijos ven que alguien cuida sus intereses”, explica. “Eso ayuda a mantener la paz”.

Tendrás que considerar los costos de un fideicomiso. En el estado de Nueva York, por ejemplo, las comisiones de un fideicomiso revocable (se paga después de que tú, el otorgante, hayas fallecido) tienen un límite. Un patrimonio de $1’000,000 requeriría comisiones del fideicomiso de hasta $6,900 por año.

Estos son algunos fideicomisos que vale la pena considerar:

Fideicomiso revocable. Puedes revocarlo tú, el otorgante, mientras estés con vida. Puedes ser el fiduciario; también puedes echarle mano en cualquier momento. Este fideicomiso básico te permite ahorrar dinero para tus hijos, nietos u otros familiares, y establecer la edad o las circunstancias en las que puede liberarse el dinero.

Puedes hacer lo mismo con un nuevo cónyuge y habilitar la posibilidad de hacer “invasiones del capital”, es decir, retirar dinero para los gastos diarios. A diferencia de los fideicomisos revocables, los fideicomisos irrevocables en general tienen un fiduciario distinto y limitan el acceso al capital o a los ingresos.

Fideicomiso de discapacidad. Poner el dinero en un fideicomiso para el cuidado de un hijo discapacitado significa asegurarse de que tu cónyuge no tendrá que pagar la factura. “No recomendamos que ese dinero forme parte de los bienes conyugales”, dice Reid Abedeen, un asesor financiero de Corona, California.

Fideicomiso de Medicaid. Al determinar la elegibilidad de una persona para el servicio de atención de enfermería financiada con fondos públicos, Medicaid considera todos los bienes conyugales, sin importar el acuerdo prenupcial. Ettinger recomienda crear un fideicomiso irrevocable de protección de bienes de Medicaid [Medicaid Asset Protection Trust, MAPT] para proteger tus bienes de Medicaid.

También evita que los bienes de un cónyuge se utilicen para la atención del otro cónyuge. Por esa razón, ambos cónyuges pueden tener un MAPT. El período retroactivo de 5 años de Medicaid comienza una vez que se establece el fideicomiso. Si necesitas el servicio de atención de enfermería antes de esa fecha, pagas únicamente por los años restantes.

No puedes poner los fondos de la jubilación en un MAPT. Para hacer que el fideicomiso sea legal, debes limitar los retiros a los dividendos. “Si la gente no necesita esos ahorros que no provienen de la IRA para vivir, recomendamos ponerlos en el MAPT y bajo otro nombre”, dice Ettinger. “Si tú no puedes tenerlos, Medicaid no puede tenerlos”.