La verdad acerca de los seguros de autos

Esta es la realidad en cuanto a cotizaciones y coberturas del seguro del auto
La verdad acerca de los seguros de autos
Tómate tu tiempo para tomar una decisión sobre el seguro de tu coche.
Foto: Shutterstock

La forma en que las aseguradoras establecen sus precios está rodeada por un halo de misterio y plagada de injusticias. Estudiamos más de dos mil millones de precios cotizados para comprender los factores que incrementan las tarifas. Aquí te decimos lo que debes hacer para mantener la tuya baja.

Conoces a Flo. Es la promotora de delantal blanco con un encanto bobalicón que te dice que puedes ahorrar más de $500 si te cambias al seguro de autos de Progressive. O que puedes conseguir otros descuentos si haces un paquete con tus seguros o nombras tu propio precio, el que se ajuste a tu presupuesto.

A partir de los anuncios, puedes llegar a la razonable conclusión de que te encuentras ante ahorros bastante tentadores. Pero Consumer Reports comparó lo que 5 aseguradoras nacionales les cobrarían a conductores adultos típicos en estados donde todas lideran el mercado. Y descubrimos que Progressive era en realidad la segunda compañía más cara, en promedio, con una prima $597 más cara que la más económica, de USAA.

¡Niégalo, Flo!

Progressive no es para nada la única que afirma tener descuentos que acaban resultando no ser tan atractivos como suenan. De hecho, el reptil relajado de los anuncios de Geico es tan conocido que la gente puede recitar fácilmente su slogan: “15 minutos te podrían ahorrar 15%”.

“Los anuncios crean la impresión de que existe competencia entre los precios, cuando en realidad no es así”, expresa Doug Heller, un defensor de los consumidores y consultor de seguros de California.

Sin duda, el predominio de hábiles comerciales de seguro de autos disfraza prácticas de la industria más amplias y problemáticas que dan lugar a la poca transparencia y falta de justicia de las políticas de fijación de precios de las aseguradoras. Como resultado, a los consumidores les cuesta distinguir entre una buena oferta y un mal negocio. Y en ausencia de información confiable e independiente, a los consumidores solo les queda dejarse llevar por el despliegue publicitario.

Consumer Reports considera que conocer la tarifa de mercado de cualquier producto o servicio es un derecho fundamental de los consumidores. Por este motivo, nos embarcamos en un proyecto exhaustivo de dos años, en el que analizamos más de 2 mil millones de cotizaciones de precios de seguros de auto provenientes de más de 700 empresas con la mayor cantidad de clientes de los 33,419 códigos postales generales de EEUU. Mira “Cómo se realizó nuestro análisis” más adelante.

Lo que descubrimos es que detrás de las cotizaciones de tarifas se encuentra un proceso de fijación de precios que te juzga menos por tus hábitos de manejo y cada vez más por factores socioeconómicos. Estos factores incluyen tu historial crediticio, si utilizas tarjetas de crédito de grandes tiendas o de bancos, y hasta tu proveedor de servicio de TV. Esas mediciones se utilizan luego en algoritmos confidenciales, y a menudo confusos, de puntaje. Y gracias a los datos masivos disponibles, las empresas tiene mucho más información que hurgar.

Tienes la obligación legal de contratar un seguro de autos si deseas manejar (salvo en New Hampshire); aún así, el negocio se esfuerza por ocultarles información crítica a los clientes. “La transparencia en los precios es una de las herramientas más poderosas de ahorro que puede tener el consumidor a la hora de contratar un seguro de autos”, sostiene Norma García, abogada senior y gerente del programa de servicios financieros de Consumers Union, la división de defensa de Consumer Reports, que viene luchando por la protección de los seguros de autos desde la década de 1980.

La industria está regulada a nivel estatal y por esta razón la fijación de precios se encuentra desperdigada por todo el mapa. “Esto implica traer la lucha hacia los reguladores de seguros y legisladores estatales”, expresa García. Algunos estados intentaron mantener un mercado justo al exigirles a las aseguradoras que presenten sus fórmulas de fijación de precios ante los reguladores, que se encargarían de garantizar que los precios no fueran excesivos ni discriminatorios.

Pero en los últimos 15 años, las aseguradoras hicieron que la fijación de precios sea considerablemente más complicada y confusa. Como resultado, “existe una completa falta de transparencia”, expresa Birny Birnbaum, director ejecutivo del Centro para la Justicia Económica de Texas. Estos nuevos modelos de puntaje, si bien se le ocultan al público, están a disposición de los reguladores con la condición de que se mantenga su confidencialidad. Pero debido a su alto grado de complejidad, “los reguladores no guardan ni la esperanza de poder supervisarlosa fondo”, expresa Birnbaum.

Es hora de que la industria de los seguros de autos nos haga una mejor oferta. Nuestra investigación arroja luz sobre algunas de las peores prácticas al demostrar el costo real para los consumidores en dólares y centavos. También destacamos a las empresas que ofrecen ofertas justas y te ayudamos a mantenerte alejado de las aseguradoras cuyos números simplemente no cuadran.

Pero lo más importante es que queremos unir fuerzas contigo para exigir que las aseguradoras y los reguladores que tienen la tarea de controlarlas en nuestra representación, adopten prácticas de fijación de precios que se ajusten de forma más clara y significativa a la forma en que conduces, y no a quien piensan que eres. Busca información sobre cómo trabajar con nosotros más adelante.

La verdad oculta #1

Tu puntaje crediticio y no tanto tus hábitos de manejo puede determinar tu prima. Tu puntaje se utiliza para medir tu solvencia, la probabilidad de que devuelvas un préstamo o pagues las deudas de tarjeta de crédito. Pero tal vez no sepas que las aseguradoras también están revisando con lupa tus registros crediticios para hacer algo completamente diferente: predecir las probabilidades de que hagas un reclamo. Y si creen que tu crédito no llega a su estándar más alto, te cobrarán más, incluso si nunca tuviste un accidente, según lo que muestran nuestros datos de precios.

Al seleccionar subjetivamente alrededor de 30 de casi 130 elementos de un informe crediticio, cada aseguradora crea un puntaje de propiedad exclusiva que difiere mucho del puntaje FICO que probablemente conozcas, de modo que no pueda utilizarse uno para adivinar el otro de manera confiable.

El incremento de tu prima puede ser significativo. Nuestros conductores solteros con puntajes apenas buenos pagaron entre $68 y $526 más por año, en promedio, que conductores similares con los mejores puntajes, dependiendo del estado donde viven.

Y el efecto de tu puntaje crediticio en el precio de tu prima podría ser mayor que ningún otro factor. Con respecto a nuestros conductores solteros de Kansas, por ejemplo, una infracción de tránsito en movimiento aumentaría la prima $122 al año, en promedio. Pero un puntaje considerado simplemente bueno la elevaría unos $233, incluso con un historial de manejo impecable. Un mal puntaje crediticio podría sumarle $1,301 a la prima, en promedio.

Como las empresas de seguro no tienen obligación alguna de decirte qué puntaje inventaron para ti, ignoras por completo si tienes un halo alrededor de la cabeza como santo o un tiro al blanco dibujado en la espalda para que te suban el precio.

Las aseguradoras de autos no utilizaron el puntaje crediticio hasta mediados de la década de 1990. Allí fue cuando muchas de ellas, trabajando en conjunto con la empresa que creó el puntaje FICO, empezaron a evaluar la teoría de que los puntajes podrían predecir las pérdidas de reclamaciones. Mantuvieron bien en secreto lo que estaban haciendo. Para el 2006, prácticamente todas las aseguradoras estaban utilizando el puntaje crediticio para fijar precios. Pero aproximadamente en la misma época, dos tercios de los consumidores encuestados por la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de EEUU manifestaron no tener idea de que su crédito podría afectar lo que pagaban de seguro.

Incluso hoy, las aseguradoras no publicitan este hecho. Normalmente no te dirán cuál es tu puntaje; nadie los obliga. Si tu puntaje baja repentinamente y esto provoca que aumenten tus tarifas o cancelen tu póliza, recibirás un supuesto aviso de acción negativa. Pero estos avisos “solo ofrecen información codificada cuya utilidad es limitada”, expresa García.

California, Hawaii y Massachusetts son los únicos estados que les prohíben a las aseguradoras utilizar el puntaje crediticio para fijar precios. En estos estados, las aseguradoras basan las primas, en gran medida, en el historial de manejo del consumidor, la cantidad de millas conducidas por año y otros factores. De acuerdo con un estudio de 50 estados sobre las regulaciones de seguro realizado por la Federación de Consumidores Estadounidenses (Consumer Federation of America) en 2013, las prácticas de fijación de precios de California aprobadas como parte de la Propuesta 103 de 1988, permitieron un ahorro de $8,625 por familia durante esos 25 años.

La verdad oculta #2

Las aseguradoras se benefician de accidentes que tal vez nunca tengas. Contratas el seguro de autos para estar protegido económicamente en caso de un accidente automovilístico. Pero un injusto efecto secundario de permitir que se utilice el puntaje crediticio para fijar los precios de las primas es que obliga efectivamente a los clientes a buscar en el fondo de su bolsillo para pagar por accidentes que no sucedieron y podrían no suceder nunca.

Cómo se realizó nuestro análisis: Al inicio de nuestro proyecto de precios de seguros de autos, contratamos a Quadrant Information Services, una empresa privada que recopila las fórmulas matemáticas de fijación de precios que las aseguradoras deben presentar en casi todos los estados. Luego creamos una sección cruzada de titulares de póliza hipotéticos. Había 20 en total, cuyas edades oscilaban entre los 16 y los 75 años, hombres, mujeres, algunos casados, algunos con un conductor adolescente.

A los titulares de las pólizas se les asignó el mismo perfil de “base”, que incluía un historial de conducción perfecto y un crédito excelente. Contrataron una cobertura de responsabilidad civil estándar: un límite de $100,000 por lesiones físicas (bodily injury, BI) por persona, $300,000 por BI por accidente y $100,000 por daños a la propiedad. También contrataron la protección contra conductores no asegurados/sin cobertura adecuada por las mismas sumas, y protección contra choques, contra todo riesgo, y de gastos médicos o lesiones físicas.

Colocamos a nuestros conductores en vehículos populares, en la mayoría de los casos el Toyota Camry LE (donde la póliza cubría solo un vehículo) y un Honda Accord LX para el segundo auto en los casos donde las pólizas tenían dos vehículos.

Utilizando los datos de Quadrant, obtuvimos cotizaciones para nuestros conductores de ejemplo en agosto y noviembre de 2014 de un máximo de 19 aseguradoras de autos de cada estado, para los 33,419 códigos postales generales. Esto incluyó cotizaciones de Amica y USAA, dos empresas que desde la década de 1990 obtienen buenas calificaciones en cuanto a la satisfacción de reclamaciones de nuestros suscriptores, sumadas a las aseguradoras más grandes que operan en cada estado, que normalmente incluyeron a Allstate, Geico, Progressive y State Farm. En el caso de las empresas que tenían subsidiarias (por ejemplo, Allstate Indemnity y Allstate F&C), utilizamos para la mayoría de los análisis la empresa que tuviera la porción más grande del mercado en el estado.

Luego cambiamos cada uno de los factores de calificación de “base” de nuestros conductores de ejemplo para ver cómo cambiaría la prima anual. Por ejemplo, calculamos qué sucedería si el conductor sufriera un accidente donde tuviera la culpa, o si tuviera un puntaje crediticio bueno en vez de excelente.

De acuerdo con las leyes estatales que regulan los seguros automotores, las aseguradoras tienen la obligación de cumplir con los precios generados por sus presentaciones públicas de índices. Por lo tanto, las primas que obtuvimos de Quadrant son lo que cada empresa se obliga legalmente a cobrarles a los consumidores. Dicho de otra manera, nuestros precios son los precios reales de la aseguradora respecto de los perfiles de conductores que creamos y las empresas que enumeramos.

Haciendo cuentas
Recopilamos datos de todos los códigos postales del país. Por ejemplo, nuestros ciudadanos solteros de Nueva York con buen puntaje crediticio e historiales de manejo impecables pagarían primas anuales $255 más caras, en promedio, que si tuvieran un puntaje crediticio excelente. En California, esos mismos conductores no tendrían que pagar una penalidad por tener un crédito solo “bueno”.

En los estados donde las empresas de seguro no utilizan la información crediticia, el precio del seguro de auto se basa principalmente en la forma en que efectivamente manejan las personas y otros factores, y no en algún riesgo futuro que el puntaje crediticio “predice”.

Esa dinámica de fijación de precios también disminuye artificialmente el verdadero escozor de la conducción imprudente en estados como el de Nueva York. Si sufres un accidente, tu prima no se ve tan afectada porque ya has pagado los siniestros que tu puntaje apenas “bueno” predijo que tendrías. En California, las primas con un incremento promedio de $1,188 que nuestros conductores solteros tuvieron que pagar por el accidente que provocaron es una advertencia memorable de que deben manejar con más cuidado. Y cuanto más cuidadosas sean las personas al conducir, más seguras serán las calles para todos. En Nueva York, nuestros conductores solteros recibieron apenas un tirón de orejas, solo $429 en promedio.

La verdad oculta #3

Te cobrarán más si los datos masivos dicen que no lo notarás. En otro intento por maximizar aún más las ganancias, algunas empresas de seguro empezaron en los últimos años a utilizar una nueva técnica para determinar tu sensibilidad ante los precios. De esa forma, pueden basar sus primas no solo en tu perfil de riesgo o puntaje crediticio, sino también en el importe que estás dispuesto a tolerar.

choque auto

Esta práctica denominada optimización de precios —que no está permitida en California, Florida, Maryland, Ohio, Vermont ni Washington respecto de los seguros de auto— utiliza datos sobre ti y modelos estadísticos para medir tus probabilidades de salir a buscar precios mejores. ¿Aguantarías un incremento de $100? ¿Sí? ¿Y uno de $200?

¿Qué clase de datos hay dentro de esa bola de cristal? Dos de los factores incluyen si te has quejado de tu póliza y cuánto aumento aceptaste al renovar tu póliza en el pasado. Así que no seas tímido y quéjate un poco más.

Pero según Bob Hunter, director de seguros de la Federación de Consumidores Estadounidenses, quien analizó la optimización de precios y fue el primero en señalársela a los reguladores, esos modelos también pueden tomar en cuenta medidas que parecen no relacionarse con el seguro de autos. Ellas incluyen la cantidad de iPhones y cervezas que compraste, o si te estás quedando con Verizon FiOS cuando DirectTV podría ser más económico.

“La optimización de precios se utiliza para generar calificaciones discriminatorias injustas, que son ilícitas en todos los estados”, expresa Hunter, quien también participó como consultor en este proyecto.Pero la optimización de precios es legal, responde Robert Hartwig, presidente del Insurance Information Institute, un grupo de la industria. “Los 6 estados que la prohibieron lo hicieron sin pruebas de un perjuicio al mercado”, manifiesta.

Los reguladores, sin embargo, parecen coincidir más con el punto de vista de Hunter. “Las aseguradoras no pueden utilizar un factor de calificación que le cobra a alguien $20 más porque tiene menos probabilidades de irse después de un aumento de precio que a otra persona con el mismo riesgo”, expresa Eric Nordman, director de la División de Servicios Reguladores de la Asociación Nacional de Comisionados de Seguros y su Centro de Políticas e Investigación sobre Seguros.

Pete Drogan, vicepresidente y actuario principal de Amica, la empresa de seguros, dice: “Basamos los precios exclusivamente en el riesgo”, y agrega que la empresa no utiliza la optimización de precios. “No es para nada la forma en que realizamos las operaciones de fijación de precios aquí”.

State Farm también afirma que no utiliza la optimización de precios. “Nuestro objetivo es ser tan precisos como podamos para cumplir con el costo de la promesa que hacemos”, dice Dick Luedke, un vocero de la empresa. “No hacemos ningún esfuerzo por medir qué tan probable es que alguien pague más de lo que está pagando ahora”.

Los representantes de Allstate, Geico, Progressive, y USAA se negaron a hablar sobre la optimización de precios.

El alto costo de un mal crédito
Las tarifas que se muestran corresponden a la prima promedio para conductores adultos solteros con un historial de conducción impecable y un puntaje crediticio malo, bueno o excelente. Las comparamos con la prima promedio de un conductor con un crédito excelente y una condena por DWI o por conducir ebrio (círculo inferior).

Así es como quedan los números en Florida, por ejemplo:

  • $1,409 Crédito excelente
  • $1,721 Crédito bueno
  • $3,826 Crédito malo
  • $2,274 Con un DWI

Para obtener un análisis de los 50 estados y de Washington, D.C., dirígete a Consumer Reports.org/FixCarInsurance

¿Qué aseguradoras cobran más o menos?*
Marca    Prima anual promedio
Allstate    $1,570
Progressive    $1,414
Geico    $1,177
State Farm    $1,147
USAA    $817
*Tarifas para clientes nuevos correspondientes a conductores de sexo masculino y femenino solteros de 25, 35, 65 y 75 años con un excelente crédito y un historial de conducción impecable en AK, AL, AR, AZ, CO, CT, DE, FL, GA, HI, KY, LA, ME, NH, NM, NV, NY, SC, TN, TX, UT, VA, WA, los estados donde las 5 empresas lideran el mercado.

Esto es lo verdaderamente gracioso de los ahorros que se publicitan. Tal vez las aseguradoras piensan que no notarás sus cálculos confusos si estás muy ocupado riéndote

¿Estás recibiendo la oferta que crees?
Conoces tan bien la frase del geco de Geico “15 minutos te podrían ahorrar un 15%” que podrías recitarla dormido. ¿Pero sabías que la palabra “podrían” también puede significar “no podrían” con la misma facilidad? Cuando investigamos, las primas promedio de Geico en el estado podían, en realidad, ahorrarles un 30% a nuestros conductores solteros frente a Allstate, y un 18% en comparación con Progressive. Pero la cobertura de Geico costaba un 17% más que la de State Farm y un 57% más que la de USAA.

¿Cuenta las pelotas y mira los ahorros?
La promotora Flo compara la cantidad de pelotas que rebotan, 500, con la cantidad de dólares que te puedes ahorrar si te cambias a Progressive. De hecho, dice: “puedes ahorrar incluso más”. Jeff Sibel, un vocero de Progressive, afirma que el cálculo se basó en una encuesta de 2014 entre personas que consultaban precios en Progressive online “luego de eliminar los datos de respuestas inválidas… [y] a aquellos que no ahorraban con Progressive así como valores atípicos”. De modo que saber si un comprador tipo ahorraría con Progressive sigue siendo una pregunta abierta.

¿Realmente estás mejor protegido?
Un ventarrón, personificado por el amenazante personaje de Allstate, Mayhem, arroja un enorme tronco de árbol sobre un auto. “Consigue Allstate,” entona.

“Puedes ahorrar dinero y estar más protegido de Mayhem, como yo”. Pero el descargo de responsabilidad que se muestra brevemente dice: “Los ahorros potenciales hacen referencia a los gastos de bolsillo que se evitan al seleccionar un seguro que cubre los daños que se muestran”. En otras palabras, al comprar la cobertura contra todo riesgo de Allstate (que protege contra daños al vehículo provocados por fenómenos naturales) ahorras más que si no estuvieras asegurado.

Los ahorros potenciales hacen referencia a los gastos de bolsillo que se evitan al seleccionar un seguro que cubre los daños que se muestran.

La verdad oculta #4

Añadir a un conductor adolescente podría costar una fortuna, pero no tiene que ser así. Para muchos padres, añadir a un conductor adolescente a la póliza de seguro familiar y entregarle las llaves del auto es un momento de orgullo pero también de miedo. Saben perfectamente bien que los adolescentes tienen el índice más alto de choques entre los grupos de cualquier edad, y les preocupa su seguridad.

El riesgo puede infundir miedo en el corazón de un padre, pero la expectativa de lo que sucederá con su factura de seguro podría provocar lo mismo. Nuestros análisis identificaron algunas buenas noticias. Añadir a un adolescente no tiene que ser forzosamente exorbitante, pero podría implicar que debas abandonar a tu aseguradora actual y cambiarte a una nueva si deseas un mejor precio.

Algunas aseguradoras le cobraron a nuestro matrimonio de ejemplo un 250% más por añadir a un conductor de 16 años a la póliza familiar; otras cobraron mucho menos. En promedio, a escala nacional, el impacto fue de un incremento de la prima del 90%. Hawaii tuvo el incremento promedio más bajo (16%), y North Carolina tuvo el más alto (159%). Serían unos $309 adicionales a los $1,698 por año.

Pero cuando empezamos a indagar por estado y empresa de seguro, surgieron las oportunidades individuales de ahorro. En California, una pareja de 55 años sin hijos podría elegir a Allstate Indemnity por su prima anual de $1,762, la más baja entre las 16 empresas que comparamos en el Estado Dorado. Pero cuando añadieron a un hijo de 16 años a la póliza, la prima dio un salto del 194%, para llegar a un precio descomunal de $5,182.

Los consumidores tienden a renovar su seguro de auto automáticamente, de modo que si nuestra pareja supusiera erróneamente que este aumento de precio es estándar, podrían simplemente pagar más. Pero hacer una comparación de precios les ahorraría un montón. Auto Club le cobraría a la pareja con el adolescente solo $2,667 por año, tan solo un 4% más de lo que venían pagando.

La verdad oculta #5

Los descuentos prometidos podrían no hacerse realidad. Asegurar un auto es una propuesta costosa, y las empresas de seguro de auto alardean enérgicamente sobre las formas en que puedes ahorrar dinero con ellos. Pero nuestro estudio reveló que algunos de los descuentos que más se publicitan, como los de contratar un paquete de seguro de hogar y auto, o la instalación de equipo contra robo, ahorraron muy poco: solo $97 por año y $2 por año respectivamente, en promedio, a escala nacional.

También nos sorprendió descubrir que los considerables ahorros para los conductores jóvenes que realizaran el curso de conducción no eran más que un espejismo. De hecho, el descuento valía muy poco, unos irrisorios $63 de ahorro anual para nuestra familia de ejemplo a escala nacional. Los descuentos tuvieron un valor más alto, sin embargo, en Louisiana ($155), California ($334) y Massachusetts ($386).

Cómo combatir los precios injustos
Durante la Gran Recesión de 2007-2009, los legisladores de diferentes estados del país se alarmaron por el impacto que tendría la debilitada economía en el puntaje crediticio y cómo esto aumentaría los costos de seguro de sus electores. Lucharon por fortalecer las “excepciones por circunstancias de vida extraordinarias” en las leyes estatales que permiten que las aseguradoras fijen precios en función de la información de puntaje crediticio.

En parte como respuesta, 29 estados adoptaron las denominadas disposiciones de la Conferencia Nacional de Legisladores de Seguros (National Conference of Insurance Legislators, NCOIL). Muchas de ellas permiten que los consumidores le soliciten a su aseguradora que no utilice el puntaje crediticio en su contra si se ven afectados por circunstancias que están fuera de su control, como situaciones de desempleo, divorcio, enfermedad grave, el fallecimiento del cónyuge y robo de identidad.

poliza auto

Pero las disposiciones son débiles. Para empezar, “la notificación de las excepciones por circunstancias de vida extraordinarias no es exigida por la mayoría de las leyes estatales”, afirma Neil Alldredge, vicepresidente senior de asuntos de estados y pólizas en la National Associate of Mutual Insurance Companies (NAMIC). Y no está claro si las aseguradoras se ocupan adecuadamente de que los consumidores sepan siquiera que existen.

Amica, que cuenta con más de 670,000 pólizas vigentes, expresó que recibe solo una solicitud de este tipo por mes. State Farm, la aseguradora más grande del país, nos dijo que no sabría decir cuántas solicitudes recibe ni cuántas concede. “Pero sí puedo decirte que son números pequeños”, dijo Dick Luedke, un vocero. “Después de todo, estamos hablando de eventos de vida ‘extraordinarios’”. Los representantes de NCOIL y NAMIC expresaron que sus organizaciones no llevan un registro.

Lo que puedes hacer
• Solicita una “excepción por circunstancias de vida extraordinarias” si recibes una acción negativa. Deberías obtener una de esas notificaciones si tu puntaje crediticio da lugar a una prima más alta, la reducción de los límites de cobertura, la cancelación o no renovación de tu póliza, o directamente el rechazo de la cobertura.
• Contrata en las empresas que les cobraron a nuestros conductores modelo con un puntaje crediticio bueno y/o malo las primas más bajas, enumeradas en ConsumerReports.org
• Monitorea tus informes de crédito para asegurarte de que sean precisos, y pide que te califiquen nuevamente si encuentras y corriges errores en tu expediente. Esto es importante, porque la información que determina tu puntaje crediticio para el seguro se toma de ellos. Consigue tu informe anual gratuito de las 3 agencias de informe crediticio en annualcreditreport.com.
• Evita determinados tipos de crédito que se penalizan en los modelos de puntaje crediticio de las empresas de seguro: tarjetas de crédito de tiendas grandes, créditos instantáneos ofrecidos por tiendas para mover artículos costosos; cuentas de crédito de tu distribuidor de neumáticos, tienda de autopartes o estación de servicios locales; y créditos de entidades financieras, incluidas tarjetas de crédito minoristas.
• Utiliza los créditos que se favorecen en los modelos de puntaje de las aseguradoras: tarjetas de crédito emitidas por bancos nacionales (AmEx, Discover, MasterCard y Visa).
• Mantén bajo control los saldos de las tarjetas de crédito; cuanto más alto es el saldo, más disminuye tu puntaje.
• Intenta no incorporar créditos nuevos. Los sistemas de puntaje crediticio miran con desconfianza a aquellos que abren nuevas cuentas de crédito con frecuencia, y pueden penalizarte solo por comparar precios de créditos ya que las consultas de créditos aparecen en tu informe crediticio.

Como las empresas de seguro no tienen obligación alguna de decirte qué puntaje secreto inventaron para ti, no sabes si te ponen un halo alrededor de la cabeza o un tiro al blanco en la espalda.

Es más lucrativo el descuento de hasta un 14% que las aseguradoras les ofrecen a las familias con estudiantes menores de 25 que puedan demostrar un buen desempeño académico. Le consiguió a nuestra familia de ejemplo un ahorro nacional promedio de $263 que fue particularmente alto en Minnesota ($471), California ($474) y Luisiana ($688).

Es bueno que Johnny haga la tarea, pero al igual que con el puntaje crediticio, el descuento por buen estudiante no hace énfasis en factores que se relacionen con conductas reales de manejo. Y puede recompensar a familias con ingresos altos a expensas de las familias con ingresos bajos.

“Según nuestra investigación, los conductores jóvenes son inexpertos, sin importar qué tan buenos estudiantes sean, y ese es su principal riesgo”, afirma Ruth Shults, epidemióloga sénior del Centro Nacional para la Prevención y el Control de Lesiones de los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades.

La verdad oculta #6

La fidelidad por mucho tiempo a una empresa podría actuar en tu contra. Muchas empresas, incluidas las aseguradoras de autos, premian a sus clientes más fieles con descuentos u otros incentivos.

Es un modelo de negocio inteligente. Pero nuestro estudio descubrió que mientras algunas aseguradoras brindan un descuento considerable, otras dan uno pequeño, y existen otras que directamente no ofrecen nada. Algunas aseguradoras incluso elogian tu lealtad con un aumento de precio.

Es común que los consumidores permanezcan con la misma empresa de seguros durante un largo tiempo. El 53% de los suscriptores de Consumer Reports tienen una permanencia de 15 años o más, de acuerdo con nuestra encuesta más reciente. Pero ese tipo de complacencia puede tener un costo para ti.

En el Estado de Washington, por ejemplo, 7 de 15 aseguradoras no le dieron un descuento a nuestra pareja casada, que habían sido clientes constantes durante al menos 15 años, incluidos Amica Mutual y Farmers. Los nombres de marcas de confianza no fueron garantía de nada: en Washington, State Farm Fire & Casualty no ofreció descuento alguno; State Farm Mutual ofreció $182 o un 15% de ahorro. Geico General y Geico Government Employees no ofrecieron descuento alguno; de hecho, Geico Casualty cobró una penalidad por fidelidad de $689 o el 17%.

Asimismo, los descuentos variaron por estado. USAA ofreció un buen descuento de $197 en Kentucky, pero un escaso descuento por fidelidad de $14 en Washington, nada en Colorado ni Michigan, y una penalidad por fidelidad de $28 en Nueva York.

Geico Casualty nos dio un latigazo con su castigo por fidelidad de $3,267 en New Jersey y un descuento de $888 apenas cruzando el límite estatal, en New York, para clientes de muchos años. State Farm Mutual brindó descuentos uniformes de un par de dólares hasta algunos cientos de dólares; Allstate Fire and Casualty y Allstate Property & Casualty tendieron a inclinarse por las penalidades.

Injusto a cualquier velocidad
Compartes la carretera con una cantidad estimada de 30 millones de conductores no asegurados, de acuerdo con el Insurance Research Council. Si bien cada estado, salvo New Hampshire, exige que los conductores tengan cobertura de seguro, algunos se escapan de la red estatal de imposición de penas al contratar la cobertura para registrar el auto y luego dejar que expire.

Es fácil demonizar a estos consumidores al suponer que eligen no comprar un producto que pueden permitirse pagar fácilmente. “Hay personas allí afuera a quienes les gusta vivir al límite” y conducen sin seguro, expresa un video Web de Allstate.

Pero el puntaje crediticio que calcula el seguro, que asocia los precios de las primas de los clientes con su solvencia crediticia, aumenta el costo del seguro para algunos conductores de bajos ingresos y lo transforma en prohibitivo.

De hecho, la investigación realizada por la Federación de Consumidores Estadounidenses detectó una fuerte correlación entre las tasas de pobreza estatales y el porcentaje de conductores no asegurados en un estado en particular, que oscila entre el 4% en Massachusetts y el 26% en Oklahoma.

Lo que es peor, nuestros propios datos muestran que cuando las personas no aseguradas intentan volver a encarrilarse y contratar una cobertura, las aseguradoras aplican una penalidad adicional sobre el precio.

Nuestros titulares de póliza solteros con un lapso sin cobertura de 60 días recibieron un golpe de $207 adicionales en sus primas, en promedio a escala nacional. La penalidad varió por estado y osciló entre cero en California y $834 por año en Michigan.

Las aseguradoras, sin embargo, descartan que exista un problema y dicen que el seguro es bastante accesible para las personas pobres. “Los consumidores de bajos ingresos gastan de por sí más en alcohol y productos de tabaco o en equipos y servicios audiovisuales de lo que pagan por el seguro del auto”, expresa la National Association of Mutual Insurance Companies.

Gravar con un sobrecargo a las personas pobres mediante el puntaje crediticio y otros medios no relacionados con el manejo causa problemas para todos los conductores asegurados, ya que los precios de seguro excesivamente altos tientan a los consumidores que están escasos de dinero a manejar sin seguro. Este, a su vez, es el motivo por el que recomendamos la protección contra conductores no asegurados/sin cobertura adecuada, que cubre los siniestros que sufres a causa de otro conductor sin seguro o cuyo seguro de auto resulta insuficiente.

El seguro contra conductores no asegurados/sin cobertura adecuada le añadió entre $10 y $230 por año a la factura de nuestros conductores solteros, en promedio y en función del estado.

Infórmate

Para obtener más información acerca de la fijación de precios de los seguros, incluida una mirada sobre la manera en que el puntaje crediticio afecta las primas estado por estado y una guía para ayudarte a empezar a buscar la mejor oferta donde vives, visita: ConsumerReports.org/FixCarInsurance

Haz una compra de seguro inteligente

El seguro del auto es un gasto importante que pagarás mientras tengas un auto, de modo que debes invertir tiempo para conseguir la mejor oferta. Las primas varían enormemente según el estado y la empresa. Pero en términos generales, gastarás entre $9,000 y $14,000 en los próximos 10 años para asegurar un auto si eres soltero; entre $13,000 y $20,800 por dos autos si eres casado. (Estos precios no están ajustados por inflación).

Nuestros datos brindan uno de los primeros puntos de referencia independientes que puedes utilizar para determinar si un precio es alto y otro es justo, y mostramos cómo diferentes factores pueden aumentar o reducir tu prima. Pero aún así necesitas cotizaciones personalizadas. Te decimos cómo hacerlo:

1. Busca una copia de tu póliza actual más los registros de cualquier reclamación por accidentes que hayas causado y por infracciones en movimiento.

2. Empieza por las 3 aseguradoras que, según lo detectado por nuestro estudio, tienen en general los precios más bajos: Amica, State Farm y USAA. (USAA está a disposición de alrededor de 60 millones de personas, aquellas que pertenecen a las fuerzas armadas de EEUU, los veteranos dados de baja de manera honorable y las familias de los miembros). Llama o consigue cotizaciones por Internet directamente de las empresas.

3. Consigue una perspectiva más completa del mercado. Te recomendamos que verifiques los precios de, al menos, una docena de empresas de tu estado, de marcas con grandes nombres y de aseguradoras menos conocidas.

Puedes encontrar la información si te diriges a thezebra.com, un sitio Web que utiliza datos independientes de Quadrant, la empresa que contratamos para nuestro estudio, y brinda estimaciones de primas personalizadas de 18 a 35 aseguradoras por estado. Otros sitios web muestran cotizaciones de un puñado de empresas que realizan operaciones comerciales con el sitio, de modo que no te brindan una forma integral de comparar precios. Un sitio como The Zebra te ayudará a evaluar si tienes una buena oferta o incluso puede encontrarte otra mejor.

4. Puedes encontrar calificaciones de satisfacción de reclamaciones en ConsumerReports.org si eres suscriptor en línea. El precio es un componente clave de una buena oferta de seguro. Pero si tienes un siniestro, resulta crítico saber qué tan bien maneja la reclamación la aseguradora. Más de 18,000 de nuestros suscriptores calificaron las marcas principales en cuanto a la satisfacción de reclamaciones, servicio al cliente y precio.

5. Repite el proceso cada 2 o 3 años, ya que las necesidades de tu cobertura y tu puntaje crediticio cambian, y las aseguradoras, por lo general, actualizan sus precios cada seis a 12 meses.

6. También debes investigar el mercado cada vez que cambie tu situación, por ejemplo, si te casas o necesitas añadir un adolescente a tu póliza. Pregúntale a tu aseguradora cómo afectará el cambio a tu póliza y luego busca ofertas mejores.

Olvídate de conseguir una independiente para el adolescente; también le pusimos precio a eso y casi siempre fue mayor que el aumento en la póliza familiar. Mira nuestras calificaciones de satisfacción de reclamaciones en ConsumerReports.org

En los próximos meses continuaremos informando acerca de nuestra investigación sobre la fijación de precios de los seguros de auto. Mientras tanto, trabajaremos para encontrar las empresas con las mejores y peores ofertas en la mayor medida posible. Por ahora, ten en cuenta que como las empresas de seguro fijan precios de manera muy personalizada, los puntos de referencia generales que informamos aquí podrían no aplicarse siempre a tu situación.

Por ejemplo, descubrimos que Amica (luego de su típico descuento anual a dividendos del 20%), State Farm y USAA tienen en general los precios más bajos para personas solteras con puntaje crediticio alto y sin accidentes en los 23 estados donde lideran el mercado, y Allstate tiene los más altos. Pero puede seguir siendo verdad que Geico, Progressive u otras marcas tengan las mejores ofertas en determinados códigos postales con respecto a conductores de ciertos perfiles o una combinación diferente de factores de calificación.