Termina la pesadilla del paro en el transporte público salvadoreño

El paro del transporte dejó un saldo de nueve muertos y cuantiosas pérdidas económicas

San Salvador

De acuerdo a representantes del gobierno salvadoreño y a líderes de las gremiales del transporte público, el 90 por ciento de las unidades que fueron paralizadas durante cuatro días consecutivos, comenzó a circular este viernes, aunque la incertidumbre se refleja en los rostros de los usuarios por el temor de la violencia que generaron las pandillas en el boicot a los colectivos.

El paro de buses y microbuses fue percibido en mayor medida en el área metropolitana de San Salvador y parte de la zona paracentral, donde los pandilleros lograron intimidar desde el lunes a los empresarios de autobuses y de microbuses a fin de no sacar a circular sus vehículos so pena de ser incendiados y asesinar a sus empleados.

En declaraciones a La Opinión, el subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Cotto, informó el que transporte se había normalizado casi en un 100 por 100.

Según los representantes de las gremiales de transporte, el reciente paro de buses dejó cuantiosas pérdidas económicas, el sector dejó de percibir, según cálculos de ATP, 3,200,000 dólares.

Las pérdidas en el comercio se calculan en 60 millones de dólares, especialmente por ausencia de ventas, falta de empleados y reducción en la jornada laboral, aseguraron representantes de la Cámara de Industria y Comercio.

Por otra parte, los empresarios del transporte afirmaron que para evitar nuevos paros “hay que militarizar el transporte público”. “Cuando nosotros pedimos la militarización de los servicios, una hora después ya habían reacciones de los pandilleros que empezaron a mandar comunicados, pidiendo que saliéramos a trabajar”, dijo Elizardo González, vicepresidente de Asociación de Empresarios de Autobuses de El Salvador (AEAS).

El paro dejó 11 muertes y graves pérdidas económicas, muchas de las cuales no se han contabilizado; también ha cundido el miedo en la actividad turística especialmente porque en la primera semana de agosto son las vacaciones por las festividades al patrono de este país, El Salvador del Mundo.

Sigue el Plan de Contingencia

A pesar que el paro finalizó el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Lara, aseguró que continuará el plan de contingencia desplegado durante los últimos días, a fin de evitar hechos de violencia.
“Se continuará con toda la planificación que tenemos, como que estuviésemos en emergencia, más en las vacaciones de agosto vamos a mantener e incrementar estos dispositivos para garantizar la seguridad de nuestra población”, fijo finalmente Lara.

MÁS NOTICIAS DE EL SALVADOR