Ciudad de México promulga ley de protección a periodistas

Mientras trata de resolver el asesinato de Rubén Espinosa
Ciudad de México promulga ley de protección a periodistas
Miguel Ángel Mancera, alcalde de la Ciudad de México.

México.- Mientras continúan las pesquisas en torno al asesinato del fotógrafo Rubén Espinosa y la activista Nadia Vera, en Ciudad de México entró en vigor una ley para la protección de periodistas y defensores de derechos humanos, indicaron hoy fuentes oficiales.

Estamos comprometidos a dar seguridad, protección y garantizar el derecho fundamental de la libertad de expresión y el ejercicio libre del periodismo”, dijo el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, con motivo de la entrada en vigor de la norma.

Se trata de Ley para la Protección Integral de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas del Distrito Federal, que establece la creación de un organismo público descentralizado “con autonomía, personalidad jurídica y patrimonio propio”, detalló.

La ley engloba también la puesta en marcha de un consejo consultivo que colaborará en el diseño de programas preventivos y el plan de trabajo, el de un consejo de evaluación y el de un fondo de protección integral para comunicadores y defensores de derechos humanos.

Lea también: Gobernador de Veracruz declarará por asesinato de Rubén Espinosa

Con esta nueva ley, que refuerza el convenio marco que implementó en 2012 la Ciudad de méxico en esta materia, se aplicarán medidas preventivas, de protección y también de carácter social, laboral o de vivienda, explicó Mancera.

Recordó que desde el inicio de su mandato (2012-2018) se han establecido medidas de seguridad en 77 casos atendidos, y señaló que la nueva normativa debe tener un “reglamento de inmediato” y la “suficiencia presupuestaria necesaria”.

Asimismo, negó que la medida responda a un “oportunismo político” por el asesinato del reportero gráfico Rubén Espinosa y la activista Nadia Vera.

Los cuerpos de Espinosa, Vera y otras tres mujeres, incluida una colombiana, fueron hallados con un tiro de gracia y signos de tortura el 31 de julio pasado en un departamento de la capital del país.

Lea también: Asesinato pone en el ojo del huracán al gobernador de Veracruz

Hasta ahora un hombre ha sido detenido por su presunta participación en los hechos y otros dos implicados son buscados por la fiscalía capitalina.

En este sentido, el jefe de Gobierno reiteró que la fiscalía capitalina agotará “todas y cada una” de las líneas de investigación, que contemplan el robo, el feminicidio o el crimen relacionado con la labor informativa de Espinosa, quien trabajaba para el semanario Proceso y la agencia Cuartoscuro.

“Agotaremos cualquier indicio, evidencia y línea de investigación, sea de la autoridad que sea que se deba requerir”, puntualizó.

En una rueda de prensa posterior, Mancera anunció que el gobernador del oriental estado de Veracruz, Javier Duarte, declarará mañana ante la fiscalía capitalina en relación a este suceso.

Lea también: 10 Claves del asesinato de Rubén y Nadia, un reto para la PGJDF

Tanto Vera como Espinosa se habían refugiado en la capital mexicana tras recibir amenazas y hostigamientos en el estado de Veracruz, el más peligroso del país para ejercer el periodismo con 14 asesinatos desde que Duarte llegó al poder en 2010.

En declaraciones del año pasado, Vera responsabilizó a Duarte de “cualquier cosa” que le “pudiera suceder” y le acusó de ser el responsable directo de la represión en ese estado del oriente de México.

En el evento de hoy, el director de la organización defensora de la libertad de expresión Artículo 19, Darío Ramírez, deseó la correcta aplicación de esta ley “plagada de buenas intenciones” que reconoce la labor del comunicador.

No obstante, recordó el Distrito Federal acumula 297 agresiones a comunicadores desde el año 2000 y que un 48% de la violencia es perpetrada por funcionarios públicos, por ejemplo, durante manifestaciones.

Según datos de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle), 102 periodistas fueron asesinados entre 2000 y 2014 en México, convirtiéndolo en uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo.

En este contexto, Ramírez dijo tener constancia de más de setenta periodistas que buscaron refugio en la Ciudad de México por recibir amenazas en otros estados, y consideró que, tras el asesinato de Espinosa, la capital ha dejado de ser sinónimo de seguridad.

Lea también: Órgano de protección a periodistas de Veracruz dice que Espinosa rechazó ayuda

“El miedo era real, como es real el miedo que sienten muchos colegas desplazados”, señaló Ramírez, citando el caso de Espinosa y Vera.