Crímenes de odio elegibles para la Visa U

Inmigrantes como Félix Valenzuela, golpeado en Brooklyn, buscan regularizar su estatus con esta ayuda humanitaria
Crímenes de odio elegibles para la Visa U
Enrique Jerves (izq.), directo r de HANAC y Feliz Valenzuela en una reunión informativa sobre Visas U.

Las huellas de la brutal golpiza apenas son visibles en su rostro, pero el miedo aún persigue al guatemalteco Félix Valenzuela (25), quien fue víctima del odio racial a manos de dos jóvenes blancos en el vecindario de Williamsburg, en Brooklyn.
“Pienso que encontraré a los agresores a la vuelta de la esquina y que esta pesadilla se repetirá”, expresó el inmigrante al recordar el salvaje ataque hace unas semanas en la calle Jackson -cerca de Leonard- cuando conducía bicicleta rumbo a su apartamento. “Esta mañana un hombre se molestó porque tropecé con él en un vagón de tren lleno de pasajeros. Me alejé de inmediato. No tengo tranquilidad”.
Pero ese miedo en los ojos de Félix se disipa cuando habla de la posibilidad de regularizar su estatus migratorio con una Visa U, un permiso humanitario para el que podría ser elegible, según la organización HANAC (Hellenic American Neighborhood Action Committee).
“Por ahora estamos analizando los recursos disponibles, pero consideramos que el caso es lo suficientemente sólido”, comentó Enrique Jervez, director del Programa de Víctimas de Crímenes Violentos de la organización. “Lo primordial en esta situación es la colaboración de la víctima con los investigadores”.
La Visa U se otorga a inmigrantes que son víctimas de crímenes graves que han cooperado con las autoridades en la acusación del autor del delito. El documento brinda al beneficiario un estatus legal para residir y trabajar el país.
Actualmente Félix está recibiendo la ayuda de HANAC para anular la cuenta de más de $4,000 que tiene con el Hospital Woodhull, en el que recibió atención médica luego de la salvaje golpiza.
“Me preocupaba tener que desembolsar todo ese dinero”, dijo Valenzuela. “No tengo un seguro médico, ni el ahorro suficiente para cubrir la deuda”.
Jervez destacó que las cuentas médicas vinculadas a crímenes violentos pueden llegar hasta los $30,000. Una suma que decenas de víctimas terminan pagando ante la desinformación de los servicios disponibles.
HANAC provee asesoría a víctimas de crímenes violentos y las acompaña en el proceso para conseguir una Visa U, con la colaboración de otras organizaciones no lucrativas. La agencia trabaja con la Policía y los fiscales para asegurar una adecuada investigación y documentación de los casos.
Para superar el miedo de convertirse nuevamente en blanco del odio, Félix está recibiendo terapia, un servicio que consiguió por medio de HANAC.
“Nunca imaginé que podría ser elegible para esta clase de servicios”, apuntó. “Es salir de la sombra con las protecciones de las leyes de este país”.

No es sólo para víctimas de trata

El mexicano Javier Chipilan (37) fue ferozmente golpeado por un vecino adicto en el primer piso de su propio edificio, en el vecindario de Corona, en Queens. El hombre le preguntó su nacionalidad, pero al no responder, lo atacó causándole lesiones serias en la espalda y el cuello.
“Estaba distraído hablando con mi esposa por teléfono. No presté atención hasta que sentí un golpe terrible en la cara”, contó. “Fue un ataque sin sentido”.

Francisco Javir originario de México actualmente aplica a una Visa U para el y su familia.
Francisco Javir originario de México actualmente aplica a una Visa U para el y su familia.

El incidente ocurrió en febrero pasado, pero hace unas semanas Chipilan acudió a una cita con las autoridades migratorias para la toma de huellas dactilares requeridas en el proceso de la Visa U. El original de Veracruz, con la asesoría de HANAC y la organización Mujeres Latinas en Acción, consiguió someter una solicitud familiar y espera reunirse en poco tiempo con su esposa Esthela Nuñez y sus dos hijos, a quienes no ve desde 2010.
“Siempre le pedí a Dios que se diera una reforma migratoria, pero jamás imaginé que ser víctima de un asalto me haría elegible para regularizar mi estatus”, comentó. “Tenía la idea equivocada de que la Visa U era sólo para víctimas de violencia doméstica o de trata”.
Casos como el de Chipilan pueden tomar hasta dos años en USCIS, pero un reporte policial y la adecuada documentación médica pueden hacer la diferencia, dijo Enrique Jervez.
“Hablar con uniformados puede ser intimidante, pero sin un reporte policial es más complicado formular un caso para solicitar la Visa U”, indicó. “Lo ideal después de un ataque es llamar a una ambulancia y recibir atención médica, como una forma de documentar la agresión”.

Víctima de robo

Félix Valenzuela, originario de Escuintla, ya había sido víctima de otro ataque en 2007, cuando fue apuñalado en un robo en Brooklyn. Las heridas, casi mortales, le causaron convulsiones. Temeroso de reportar a la Policía, Valenzuela decidió volver a su país natal para recuperarse y regresó a Nueva York en 2009, en una arriesgada travesía por la frontera mexicana.
“De haber tenido la información necesaria, tal vez ahora tendría una Visa U y una mejor vida”, sostuvo. “Pero en medio de la tormenta tengo una luz de esperanza”.
Félix, quien trabaja 16 horas al día en sus dos empleos como cocinero y repartidor de pizzas, planea matricularse en una escuela para aprender inglés. Su sueño, de conseguir la Visa U otorgada por el Departamento de Inmigración y Naturalización (USCIS), es ahorrar y comprarse una casa.
“Sé lo que es trabajar bien duro. Desde los 7 años ya me ganaba el pan cosechando frutas en los campos de mi país”, dijo. “Ahora estoy más decidido que nunca a demostrar que ser latinos nos convierte en criminales”.

Solicite ayuda

Usted puede contactar a HANAC de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. en 47-20 de Hoyt Ave South, Astoria, Queens. También puede llamar al (718) 396-5041 o visitar http://www.hanac.org
La organización asegura absoluta confidencialidad para las víctimas.
Quienes califican para Visa U
Son elegibles víctimas de crímenes graves como violencia doméstica, tráfico humano, abuso sexual, extorsión, asalto agravado, secuestro, esclavitud y tortura, entre otros.
Los requisitos son:
Haber sufrido un verdadero abuso mental y físico.
Tener información útil acerca del crimen.
Colaborar en la investigación y en la acusación del autor del delito.
El incidente debe ocurrir en Estados Unidos o violar las leyes del país.
Para más información en español puede visitar http://www.uscis.gov/es/programas-humanitarios/victimas-de-la-trata-de-personas-y-de-otros-crimenes/victimas-de-actos-criminales-estatus-u-de-no-inmigrante

Crímenes de odio

En los cinco condados se registraron 224 crímenes de odio de enero a septiembre de 2014, en comparación con 192 en el mismo período de 2013, un aumento del 17% según cifras del NYPD.
En comparación, las cifras más recientes de la División de Justicia Penal del Estado indican que en la ciudad de Nueva York se reportaron 315 crímenes de odio en 2013 -un 15% menos que en 2012- y un total de 203 arrestos vinculados a éste delito. El 30.1% de los incidentes fue con motivos raciales.
La mayoría de los casos ocurrieron en Brooklyn (123) seguido por Manhattan (100), Queens (48), El Bronx (24) y Staten Island (20).
De los 354 casos de crímenes de odio ocurridos en todo el estado, el 87.6% de las víctimas fueron varones y el 42.7% eran latinos.
Para más información puede leer el reporte Crímenes de Odio en el Estado de Nueva York en http://www.criminaljustice.ny.gov/crimnet/ojsa/hate-crime-in-nys-2013-annual-report.pdf