Los latinos son el grupo que más rápido crece en las escuelas públicas

Con el comienzo del año escolar, los alumnos latinos encabezan el grupo que crece y avanza más rápido en las escuelas públicas.
Los latinos son el grupo que más rápido crece en las escuelas públicas
Esos estudiantes son hijos de los inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos en los años 70, 80 y 90. Foto: EFE

Chicago (IL).- Con el comienzo del año escolar, los alumnos latinos encabezan el grupo que crece y avanza más rápido en las escuelas públicas, en busca de una mejor educación que la que tuvieron sus padres y abuelos, según estudios y opiniones de expertos.

Aunque en algunos condados las clases ya han empezado, la mayoría de las más de 129.000 escuelas primarias del país recibirán en las próximas semanas a 53,5 millones de niños.

El cálculo fue realizado por el Pew Research Center, una institución que divulgó esta semana su último estudio sobre la diversidad en la enseñanza pública y concluyó que el alumnado hispano es el que más crece.

El Pew señaló que desde el año 2000 se ha incrementado de manera notable la cantidad de estados donde es latino al menos uno de cada cinco niños en jardines de infancia públicos.

Asimismo, que la tasa de abandono escolar es del 14 % entre los latinos, después de haber llegado al 32 % en 2000, y que un número creciente de jóvenes hispanos finaliza la secundaria y se inscribe en la universidad, aunque todavía están atrás de los blancos en la obtención de diplomas de enseñanza superior.

Según el Pew, el estudiantado es más diverso y en camino a ser mejor educado que sus padres y abuelos inmigrantes, en el caso de los latinos.

“Esos estudiantes son hijos de los inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos en los años 70, 80 y 90”, declaró a Efe la directora de educación del Latino Policy Forum de Chicago, Cristina Pacine-Zayas.

En el caso de Illinois, el 92 % de los niños latinos nacieron en este país o son ciudadanos naturalizados, y representan uno de cada cuatro estudiantes en las escuelas del estado.

En Chicago, que es el tercer distrito escolar de EE.UU., después de Nueva York y Los Ángeles, los latinos representan el 46 % del alumnado.

Pacine-Zayas destacó que también ha crecido la población de estudiantes que aprenden inglés, que en Illinois aumentó el 83 % en los últimos 15 años, en su mayoría de origen hispano.

Los hispanos representaban en 2011 el 24 % de la matriculación escolar pública y, según proyecciones del centro, en 2023 podrían llegar al 30 %.

Además, muchos jóvenes hispanos estudian y trabajan al mismo tiempo para ayudar a sus familias.

“Los latinos participan en la fuerza laboral en cantidades superiores a otros grupos étnicos, pero con el apoyo de sus padres, que quieren que continúen estudiando más allá de la secundaria”, expresó Deborah Santiago, directora del Centro Excelencia en Educación, en Washington.

En opinión de Pacine-Zayas, es importante que los inmigrantes reconozcan la importancia de estudiar porque en la actualidad el diploma de secundaria ya no tiene el mismo valor de antes.

Más que nunca, el mercado laboral exige conocimientos especializados, “destrezas del siglo XXI y diplomas avanzados”, dijo.

Sin embargo, aunque tres cuartas partes de los estudiantes latinos se gradúan de secundaria en los plazos establecidos, menos del 12 % consigue obtener una licenciatura y apenas del 3,6 % avanza a maestrías o grados superiores.

El estudio del Pew señala que los estudiantes estadounidenses han mejorado sus conocimientos sobre matemáticas y ciencias en los últimos 20 años, pero todavía están muy retrasados en comparación con otras naciones industrializadas.

Pacine-Zayas reclamó más recursos para enfocar mejor la educación de la población diversa en las escuelas públicas, en particular apoyos para aprender inglés sin perder el idioma del hogar, “que en muchos casos es una riqueza que se puede usar en el trabajo”.

Dependiendo de las ciudades, suburbios y comunidades que habiten los jóvenes latinos, los presupuestos escolares han disminuido en general y los distritos escolares reciben menos dinero del necesario, afirmó.

La especialista también destacó como un obstáculo a salvar el problema de la “gentrificación” que se registra en las grandes ciudades y afecta a las escuelas, porque las comunidades originales son desplazadas y sus jóvenes no tienen futuro.

“No saben si tendrán empleo cuando salgan de la escuela, si podrán aplicar lo aprendido, si tendrán vivienda en su comunidad o si tendrán que irse a otro lado”, señaló. EFEUSA

?>