Proyecto de arte captura angustia e impotencia de mujeres en centros de detención

Los dibujos sirven, dicen sus creadores, para que la opinión pública conozca lo que ocurre en el interior de estos centros de detención familiares

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Proyecto de arte captura angustia e impotencia de mujeres en centros de detención
Foto: EFE

Una carta de puño y letra es el medio de expresión más íntimo del que las madres encerradas en centros de detención disponen para reflejar su angustia y frustración, sentimientos que fueron plasmados por quince artistas en el proyecto “Visions from the inside” (Visiones desde dentro)”.
Las misivas son el único medio que tienen estas mujeres para comunicarse con el exterior y expresar su dolor, incertidumbre y tristeza con la que esperan un rayo de esperanza en el complicado entramado del sistema migratorio que les permita dejar atrás la soledad de las celdas que comparten con sus hijos.
Fue esa angustia e impotencia de estas mujeres migrantes detenidas la que llevó a quince artistas a recolectar estas misivas y transformar todos esos sentimientos en arte y expresar con colores y trazos lo que pocos pueden escuchar.
En marzo pasado la organización CultureStrike inició el proyecto “Visions From The Inside”, a través del cual buscaron cartas de mujeres detenidas gracias a la ayuda de las organizaciones Mariposas Sin Fronteras y End Family Detention.
“Como indocumentado nunca estuve detenido y hoy, como beneficiario de la Acción Diferida (DACA), siento que tengo la oportunidad de hacer escuchar la voz de los que carecen de libertad“, dijo Julio Sandoval, director de CultureStrike.
“La carta que recibí fue de una mujer que dijo que tuvo que celebrar el primer año de su hijo adentro de una hielera, como le llaman a las celdas, por lo frías. Me conmovió mucho cuando la leí”, recordó.
Su dibujo muestra a una madre abrazando a su hijo con un pastel de cumpleaños dentro de un hielo, junto con una frase que ella escribió en su carta: “Sólo Dios me ha dado la fortaleza de aguantar tanto tiempo”.
Por este motivo, el activista lamentó la apelación del Departamento de Justicia de apelar a una juez federal que ordenó la libertad de los menores y madres migrantes que fueron arrestados por entrar al país sin documentos legales.
“Esos niños y sus mamás tiene que ser liberados, no podemos estar así en un país que llaman el país de las oportunidades, de la libertad y tratar de esta manera a las mujeres y niños que sólo están buscando un futuro mejor y escapando de situaciones peligrosas”, indicó Sandoval.
Fueron quince artistas los que se unieron para traducir en imágenes el contenido de estas cartas. Una de ellas es la estadounidense de origen asiático Jess Chen, que decidió sumarse a este proyecto por su “optimismo invencible de una vida mejor sin sufrimiento”.
Pero sufrimiento fue lo que tuvo que reflejar en su ilustración en la que se observa a una madre arrastrada por el viento que intenta tomar la mano de su hijo del que le separa una frontera.
“Esto no se lo deseo a nadie. Confío en Dios que rápidamente terminará esta pesadilla”, se lee en la que carta que Chen leyó e inspiró, y cuyo remitente era de una madre que permanece detenida junto a uno de sus hijos en el Centro Residencial de Karnes (Texas).
“Nuestro gran temor es que nos vayan a deportar sin ningún aviso y sin que tengamos alguna comunicación con nuestra familia o el abogado”, escribió por su parte María Estela Márquez, originaria de El Salvador, quien permanece con sus hijas, de 15, 14 y 11 años, en este centro de detención.
Esta misiva fue plasmada por la artista Rose Jaffe en un colorido dibujo donde se ve a una madre con sus tres hijas en su huida de la pobreza y la violencia de su país.
Estos dibujos sirven, en opinión de sus creadores, de llamamiento para que la opinión pública conozca lo que ocurre en el interior de estos centros de detención familiares.
dibujo centro detencion2
“Coincidimos con la necesidad de liberar a las madres con niños que están en centros de detención y pensamos que es una buena forma de llamar la atención con el arte”, dijo a Efe Raúl Alcaraz, directivo de Mariposas Sin Fronteras.
Su objetivo no es sencillo, aunque aseguran que esta lucha seguirá hasta que todas las familias sean liberadas y ya no tengan que reflejar con sus lápices y pinceles el drama que cada día viven estas mujeres y niños encerradas en los centros de detención.

Te recomendamos