Yankees pierden terreno en su casa

Los Bombarderos son los únicos que no han ganado más de 40 partidos en su patio (36-24)
Yankees pierden terreno en su casa
Foto: Getty Images

El festejo a Andy Pettite fue la única razón para celebrar en Yankee Stadium este domingo.

En un juego vital para sus aspiraciones, los Yankees no hicieron valer la localía y cayeron 4-3 ante unos Indios de Cleveland que no aspiran a nada más que hacer la maldad.

Y vaya que fue una mala tarde para los Bombarderos que además del tropiezo perdieron a su lanzador CC Sabathia, el veterano de 35 años, que abandonó el partido en la tercera entrada con una lesión en la rodilla derecha luego de permitir dos carreras en 2.2 entradas de labor.

De acuerdo al equipo, el serpentinero se someterá a una resonancia magnética (MRI) para evaluar la severidad de la lesión.

Aunque cayeron, los muchachos de Joe Girardi vendieron cara la derrota. Nueva York había venido de atrás para igualar el partido a tres carreras, pero en el octavo capítulo Francisco Lindor conectó un vuelacercas para darle a los Indios una ventaja que ya no perderían y así llevarse tres de los cuatro juegos que disputaron en El Bronx.

Con el descalabro, los Mulos (68-55) perdieron el primer lugar del Este de la Liga Americana para ceder el puesto a los Azulejos de Toronto (69-55) que ganaron en Anaheim 12-5.

Los Yankees quedan mal parados en esta, su más reciente estancia en casa, pues estas derrotas ante Cleveland evidenciaron la pobreza de su pitcheo y el hecho de que no saben defender su patio. De todos los contendientes a ganar su respectiva división, los Yankees son los únicos que no han ganado más de 40 partidos en casa (36-24).

Cleveland se fue arriba en la primera entrada con un jonrón, el número 15 en la temporada, del receptor dominicano Carlos Santana que le dio la vuelta a las cuatro esquinas detrás de Mike Avilés que fue el remolcado para poner el marcador 2-0 en ese momento.

Brian McCann bateaba en la parte baja de la tercera entrada con Jacoby Ellsbury en tercera y Brett Gardner en primera. El rubio de los Yankees arrancó para la intermedia y el receptor de la Tribu, Yan Gomes, erró su tiro y le abrió la puerta al veloz Ellsbury para correr a la registradora y empatar el encuentro.

En la alta del quinto rollo, se llenaron las bases de Indios y el relevista Yankee, Branden Pinder, caminó a Abraham Almonte, avanzó a todos los hombres en los senderos, incluyendo a Michael Brantley que pisó la registradora para poner el marcador 3-1 en favor de la Tribu.

En la parte baja de la séptima y con dos hombres en base, Carlos Beltrán levantó una pelota al jardín izquierdo a la que no pudo llegar Bentley para impedir el doble de terreno que trajo a la registradora las dos carreras con las que se igualó el marcador a tres carreras por bando.

En la alta de la octava, Francisco Lindor conectó su séptimo vuelacerca de la temporada, un palazo solitario que se fue por encima del muro del jardín derecho que adelantó 4-3 a su causa. La carrera se la tragó el relevista dominicano Dellin Betances.

Los muchachos de Joe Girardi no tendrán mucho tiempo para recomponerse. Este lunes arrancan serie de tres partidos ante los Astros de Houston (68-56), que lideran el Oeste de la Americana y son una de las ofensivas más temidas de Grandes Ligas.

El playball está agendado para las 7:05 p.m. y los Mulos le dieron la responsabilidad a Nathan Eovaldi (13-2, 4.24 ERA), que enfrentará a Scott Feldman (5-5, 4.05 ERA).

Atraco para la historia

Brett Gardner robó su base número 200 en la tercera entrada del partido. Se suma a los cinco Yankees con más de dos centenares de atracos en la historia del equipo. La estadística es liderada por el Capitán, Derek Jeter, que sumó 358 en sus 20 años de carrera.

Pettitte entre los Grandes

Your browser does not support iframes.

El domingo estuvo dedicado a Andy Pettitte, lanzador que fue parte del famoso ‘Core Four’ en el que también figuraron Derek Jeter, Mariano Rivera y Jorge Posada. Juntos, ganaron cinco series mundiales y marcaron la época más brillante en tiempos recientes para los Bombarderos de El Bronx.

Aquel primer día me dije, ‘Esto es maravilloso’. Había logrado cumplir mi sueño de llegar a las Grandes Ligas. Nunca me imaginé que 20 años después la franquicia con más historia en la pelota me estaría honrando de esta manera”, dijo Pettitte en la ceremonia.

Los Yankees retiraron su número, el 46 del lanzador que pasó 15 de sus 18 temporadas como profesional vistiendo las Pinstripes de los Mulos.

Pero el honor es uno sin precedentes pues Pettitte, además de su estelar carrera, admitió haber consumido la hormona del crecimiento humano, una sustancia prohibida por Grandes Ligas, en 2002.

Su sincero testimonio acaso disminuyó las críticas que suelen acompañar a los jugadores manchados por el uso de esteroides. No hay que ir muy lejos para encontrar un ejemplo: Alex Rodríguez, a pesar de sus números, es y será un paria por su uso de sustancias prohibidas.

Además, la organización presentó una placa que se incluirá en el Parque de los Monumentos dedicado a los grandes peloteros que han hecho brillar el nombre de los Yankees durante su historia.

Pettitte queda en los libros de la organización como el primero en ponches con 2,020, tercero en victorias con 219 y comparte la primera posición en aperturas con 438.