Una prioridad equivocada

Todavía la mayoría de los solicitudes de ICE es para gente sin delitos
Una prioridad equivocada
Activistas aseguran que incrementa la actividad, mas no habrá redadas específicas.

Las mayoría de las órdenes detención que gira la Agencia para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) a las autoridades locales, para que se le entregue un indocumentado bajo custodia, todavía son realizados contra individuos sin antecedentes penales que no representan peligro significativo para la sociedad. Esto quiere decir que todavía no se cumple cabalmente la intención de la Casa Blanca de centrar la atención de las autoridades de inmigración en los individuos más peligrosos.

Un análisis de los datos entregados al depósito de información federal, TRAC, en la Universidad de Syracusa indicó que en abril de 2015 solo el 19% de la solicitudes de ICE correspondió a convictos de crímenes serios, un tercio fueron convictos por algún tipo de delito y dos tercios de ellos no tenían más problemas que el haber cruzado la frontera sin autorización. El estudio también indicó que en ese mes hubieron 7,993 solicitudes en comparación al máximo alcanzado en marzo de 2011 con 27,916. Las cantidades se han ido reduciendo a partir de noviembre del año pasado cuando el presidente Obama cambio de política al discontinuar el programa de Comunidades Seguras.

Esta cifras llegan en momento en que el debate nacional sobre inmigración está distorsionado por la elección primaria republicana en donde los precandidatos presidenciales buscan el respaldo de una base partidaria nativista y anti inmigrante con propuestas improbables,  comentarios ofensivos y con percepciones equivocadas.  Uno de ellos es la idea que ICE pide detenidos peligrosos a las autoridades policiales y que, por la órdenes ejecutivas, estas ya no se los entregan, dejando los delincuentes en la calle para que cometan fechorías.

Eso en general no es cierto, aunque hubieron errores y malas interpretaciones de las autoridades locales que liberaron individuos peligrosos. Pero la seguridad pública ansiada por todos es lograble en la medida que la atención esté en capturar, entregar a ICE y deportar a los indocumentados peligrosos. Los datos federales indican lo contrario, todavía ICE se está centrando en las personas equivocadas para deportar, lo cual es una distracción.

La solución para este, y otros problemas de inmigración, es una reforma integral que está lejísima, según el clima político dentro de los republicanos que controlan el Congreso; esos mismos que sembraron la semilla para el odioso debate de la primaria.

?>