Aplauden multa millonaria a compañía por abuso sexual a campesinas mexicanas

Los hijos del propietario de Moreno Farms, empresa ya cerrada, y el supervisor solían tocar a las mujeres y amenazarlas con el despido si se negaban a las propuestas sexuales e intentos de violación, de acuerdo con la demanda presentada
Sigue a El Diario NY en Facebook
Aplauden multa millonaria a compañía por abuso sexual a campesinas mexicanas
Foto: EFE

Las asociaciones en defensa de las trabajadoras del campo celebran hoy la multa de más de 17 millones de dólares impuesta por un tribunal de Florida a una compañía agrícola por los delitos de abuso sexual y represalias contra cinco empleadas mexicanas.
El caso se remonta a 2014, cuando las cinco trabajadoras agrícolas presentaron una demanda por acoso sexual y amenazas contra dos propietarios y un capataz de la compañía Moreno Farms, dedicada al embalaje de tomate, berenjena y calabaza.
“Esta demanda en particular con una cifra tan exorbitante puede ser la sentencia que enseñe a los rancheros que la nueva era de la industria es de tolerancia cero con los abusos de las trabajadoras del campo, ya sea verbal o físico”, resaltó Lucas Benítez, directivo de la Coalición de Trabajadores de Immokalee, en el condado de Collier.
Benítez apuntó que, decisiones como la citada, “evitarán que casos de este tipo sigan pasando en Florida, que manzanas podridas contagien” al resto, aunque fue la propia industria, enfatizó el activista, la que “permitió que las raíces” de este mal y epidemia de violencia sexual “echara raíces”.
El acoso sexual ha sido uno de los principales problemas al que se han enfrentado las trabajadoras agrícolas en el estado de Florida, la mayor parte de ellas inmigrantes indocumentadas.
El perfil de la inmigrante empleada en las labores agrícolas en Florida es una mujer joven, procedente de Latinoamérica, especialmente de México y Centroamérica, a menudo indocumentada, sola, pero también con hijos y marido, lo que añade un plus de sentimiento de culpa entre las víctimas.
Muchas de ellas solían callar por vergüenza o miedo a ser despedidas o deportadas.
Según un estudio divulgado en 2010, el 80 % de las trabajadoras del campo confesaron que habían experimentado en su trabajo algún tipo de acoso sexual, puso de relieve la Coalición.
Sin embargo, la multa tan alta impuesta el pasado viernes por un jurado federal resulta “muy positiva porque manda un mensaje a la industria en general” sobre la importancia de “poner atención a lo que pasa en los ranchos” donde se cultiva y cosecha, agregó Benítez.
Las cinco mexicanas recibirán 17,4 millones de dólares como compensación por los daños sufridos, según la demanda presentada por la Comisión de Oportunidades e Igualdad en el Empleo (EEOC) contra dos hijos del dueño de Moreno Farms y un capataz supervisor.
El activista comunitario de esta importante zona agrícola del suroeste del estado dedicada al cultivo del tomate se refirió también al exitoso “Programa de Alimentos Justo”, un acuerdo alcanzado hace cuatro años entre los gremios de los trabajadores del sector y la industria del tomate.
“En los ranchos del estado participantes en el programa que ha implementado e impulsado nuestra organización ha habido cero reportes de acoso sexual en casi tres años”, apuntó un satisfecho Benítez.
El acuerdo en sí, prosiguió, protege en Florida a unos 30,000 trabajadores, el 90% de los cuales pertenecen a la industria del tomate, pero queda mucho todavía por hacer, por ejemplo, alcanzar acuerdos similares en otras industrias como la de cítricos, frutas o pimientos, subrayó.
“Por fin se está haciendo justicia con esta sentencia. Es fenomenal” porque la decisión judicial conlleva que “muchas otras mujeres pierdan el temor a hablar, por ejemplo en los campos de Homestead (localidad aledaña a Miami), ante los frecuentes acosos sexuales que sufren”, dijo Levis Torres, coordinador en el grupo We Count! de los derechos laborales de los inmigrantes.
Muchas de las trabajadoras del campo, puso en contexto Torres, proceden de países donde estos delitos “no son castigados prácticamente y creen que aquí (en EEUU) es lo mismo”.
Pero ahora, este “precedente puede frenar los casos de abuso sexual” y abrir los ojos a las trabajadoras agrícolas”, de manera que “vean que no están solas”, precisó.
“Hay leyes que las protegen y tienen que hablar. Hay que acabar con el acoso (sexual) de las trabajadoras. Es una cosa que sucede prácticamente a diario”, insistió el activista.
De acuerdo con la demanda presentada por la EEOC, los dos hijos del propietario de Moreno Farms, empresa ya cerrada, y el supervisor solían tocar a las mujeres y amenazarlas con el despido si se negaban a las propuestas sexuales e intentos de violación de sus supervisores.
Las cinco mujeres terminaron por ser despedidas tras rehusar someterse al acoso sexual de los tres hombres.
Robert E. Weisberg, abogado regional del distrito de Miami de la EEOC, sostuvo que el veredicto del jurado “debería servir como mensaje claro a la industria agrícola de que la ley no tolerará el abuso y acoso sexual contra las mujeres y que las consecuencias son graves”.