Los Mets tienen varias armas para ganar

Terry Collins ha logrado armar un grupo sólido y ganador que tuvo  su refuerzo clave en la llegada del sluger cubano Yoenis Céspedes
Sigue a El Diario NY en Facebook
Los Mets tienen varias armas para ganar
El manager Terry Collins (centro) ha rearmado a los Mets desde la llegada del sluger cubano Yoenis Céspedes / Getty Images
Foto: GETTY IMAGES / Getty Images

No es un secreto que desde la llegada del cañonero cubano Yoenis Céspedes, pasó la ofensiva de ser una de las más débiles a una de las más temidas de la Liga Nacional, y quizá, de todas las Mayores.

Céspedes se ha vestido de héroe con la franela de los Mets, al grado de que ya le quieren dar el premio MVP y los fanáticos han comenzado a colectar fondos para preservar al campechueleño que será agente libre al final de la temporada.

LEE: Mets ya huelen playoffs

A su paso por Citi Field, el cubano ya es coreado como MVP de la afición de Queens gracias a sus números, que son de bastante respetables: .308 de bateo en 40 juegos con los Mets, con 16 jonrones y 41 impulsadas.

Su impacto no sólo fue al inyectarle pólvora a los fogoneros de los Mets. Céspedes inspiró al resto de la ofensiva Met que ha aprendido a ganar partidos incluso cuando ya todo parece perdido. Eso mismo demostró su líder de bateo, Daniel Murphy (.274), cuando pegó el jonrón con el que selló la remontada el pasado domingo para barrer a los Bravos de Altanta.

LEE: Bartolo Colón se acerca a Pedro

Tras sobrevivir a la sombra de unos Nacionales de Washington que nunca reventaron la división, los Metropolitanos, bajo la tutela ofensiva de Céspedes, se consolidaron como el equipo a vencer y ya pocos piensan en la carrera contra  los capitalinos que simplemente continúan hundiéndose a 9.5 juegos.

Pero Céspedes no ha logrado esto solo. Travis d’Arnaud ha vuelto de su lesión para batear .296 y con su .949 de OPS está entre en los mejores receptores en este rubro en toda la liga.

Bueno para todos

Curtis Granderson, el héroe anónimo de la ofensiva deMets, tiene un porcentaje de .403 de llegadas a base (on-base) como primer bat de la alineación de los Mets desde el Juego de Estrellas y es segundo en el equipo después de Céspedes en cuanto a jonrones en la segunda mitad de la temporada con 10. En total, ‘Grandy’ lidera al equipo con 23 vuelacercas.

Otro que levantó la mano es el novato Michael Conforto, que no ha dado muestras de batallar en la pelota de Grandes Ligas. En sus primeros 40 partidos en la Gran Carpa batea para .290 con siete jonrones.

LEE: Yoenis Céspedes enciende a los Mets

La mejora más notable, y peligrosa, es en OPS, que es la suma de los promedios de en-base y slugging. Los Mets son ahora el segundo equipo en la Gran Carpa con un OPS de .797, cuando antes del Juego de Estrellas eran 29 en la liga con .660.

Estos Mets de Terry Collins parecen haber aprendido a ganar, incluso cuando tienen todo en su contra, haciendo olvidar a aquellos equipos que siempre se quedaban cortos y que para estas alturas de la campaña se ocupaban más en su campamento de primavera que en el cierre del año.