México exige aclarar con celeridad el ataque a turistas mexicanos en Egipto

La secretaria mexicana de Relaciones Exteriores informó que el ataque fue perpetrado con bombas lanzadas desde "un avión y helicópteros" egipcios
México exige aclarar con celeridad el ataque a turistas mexicanos en Egipto
Foto: EFE

El Gobierno de México exigió hoy a su homólogo egipcio un pronto esclarecimiento del ataque por parte de fuerzas de seguridad a turistas mexicanos en el país árabe que se saldó con doce muertos, entre ellos al menos dos mexicanos.
México “ha demandado al Gobierno egipcio una investigación exhaustiva, a fondo y expedita de lo ocurrido que establezca responsabilidades”, dijo hoy el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en un evento público en la capital del país.
El mandatario reveló que 14 turistas mexicanos fueron víctimas de este “trágico y lamentable” ataque perpetrado cerca del oasis de Bahareya, en el desierto occidental de Egipto, de los cuales hasta el momento se han confirmado dos muertos y seis heridos.
El Gobierno egipcio elevó a doce los fallecidos y diez los heridos, pero no precisó cuántos de ellos son mexicanos, mientras que fuentes cercanas a las víctimas y el sindicato egipcio de guías turísticos cifró en ocho los ciudadanos de este país que perdieron la vida.
Por el momento sólo se conoce la identidad de una de las víctimas fatales mexicanas. Se trata de Fernando José Bejarano Rangel, de 41 años, un músico y chamán (curandero) originario del occidental estado de Jalisco, conocido por su trabajo en favor de comunidades indígenas y definido por sus allegados como “un hombre en paz”.
Esta era la segunda vez que Bejarano Rangel visitaba Egipto, en un viaje que fue organizado por su madre, Marisela Rangel, de 63 años, quien resultó lesionada en el ataque y se encuentra internada en un hospital, sin que sus familiares tengan detalle de su estado de salud, contó la hermana del fallecido, Gabriela Bejarano.
Según Bejarano, se trataba de un grupo de 15 mexicanos, 12 de ellos de Jalisco, que desde el 11 de septiembre llevaban a cabo un viaje que su madre organizaba “entre amigos” desde hacía 10 años.
La secretaria mexicana de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, informó que el ataque fue perpetrado con bombas lanzadas desde “un avión y helicópteros” egipcios, de acuerdo con el testimonio de algunos supervivientes que están “hospitalizados y estables”.
La Cancillería emitió varias recomendaciones para los mexicanos residentes en Egipto y turistas, entre ellas no involucrarse en manifestaciones políticas, evitar desplazamientos innecesarios en automóvil o en dirección al norte de la Península del Sinaí, donde se han registrado choques entre fuerzas y terroristas.


El embajador de Egipto en México, Yasser Shaban, explicó hoy a los periodistas que los turistas fueron confundidos por terroristas al llevar un vehículo similar al que estos utilizan y al encontrarse en un área donde fuerzas policiales y del Ejército estaban llevando a cabo un operativo.
“Como resultado, los turistas fueron atacados por las fuerzas de seguridad”, dijo Shaban, que no precisó si fue por tierra o aire.
Precisamente el domingo la filial egipcia del grupo yihadista Estado Islámico (EI) aseguró a través de las redes sociales que realizó una operación contra el Ejército de ese país en el desierto occidental.
Los yihadistas mostraron imágenes en las que se ven vehículos 4×4 y armamento en una zona que podría ser el característico desierto blanco, al que se accede desde el oasis de Bahareya.
El primer ministro egipcio en funciones, Ibrahim Mehleb, justificó la operación de seguridad en que Egipto se encuentra embarcado en una lucha contra el terrorismo, que se intensificó desde el golpe de Estado de julio de 2013.
Asimismo, aseguró que se están proporcionando los “máximos cuidados” médicos a los mexicanos heridos en el ataque y subrayó que siente “mucho” lo sucedido.
Shaban recibió hoy una nota diplomática de la Cancillería mexicana “por estos deplorables acontecimientos” e informó que Egipto decidió establecer un comité de investigación encabezado por el propio primer ministro.
“Se llevarán a cabo todas las actividades necesarias para investigar a cabalidad y determinar las causas del incidente”, agregó el embajador, que remarcó que ofrecerán todos los recursos disponibles al Gobierno de México y a los familiares y víctimas.
Un amigo de las víctimas egipcias y también guía, Shauky Yusef, dijo que el grupo fue atacado cuando se detuvieron a comer en un paraje desértico en una zona vetada al tránsito situada a unos dos o tres kilómetros de la carretera.
Con anterioridad, las autoridades egipcias denunciaron que la agencia “Windows of Egypt” no tenía el permiso para realizar este itinerario, una acusación que el sindicato de guías rebatió mostrando la autorización de la que disponían.