La revolución verde y social del Sumo Pontífice

Desde la reforma de la curia romana hasta mediar entre EEUU y Cuba
La revolución verde y social del Sumo Pontífice
El presidente Barack Obama durante su audiencia con el Papa Francisco en marzo de 2014. /Getty Images

Desde su participación en el retorno a las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, hasta su encíclica “verde”, el Papa Francisco ha revolucionado no solo la Iglesia católica sino que continúa rompiendo esquemas tanto en la parte religiosa como en lo social, político y económico.
La llegada al Vaticano de un sacerdote jesuita fue decisiva. Ellos tienen una formación casi militar y esa mística se vio reflejada rápidamente en sus acciones, primero ordenando una comisión para investigar la corrupción dentro del Banco Vaticano y luego finalizando el trabajo dejado por su antecesor Benedicto XVI.
Hace poco la influyente revista Newsweek cuestionó en su portada si el Papa Francisco era católico, debido a sus puntos de vista que han catalogado como “liberales” .
A continuación estos han sido los temas políticos y religiosos más relevantes durante el papado de Francisco.
Dos meses después de ser elegido reformó la curia romana para iniciar su proceso de cambio dentro de la iglesia.

Encíclica histórica

Tras presentar el 29 de junio de 2013 “Lumen Fide” (Luz de Fe), la encíclica iniciada por Benedicto XVI, en noviembre del mismo año Francisco lanza al mundo “Evangelii Gaudium” (La alegría del Evangelio), donde dejó entrever su intención de reformar el papado y descentralizar la Iglesia católica.
En ese documento abogó por una institución más abierta y misionera y denunció que la economía actual, dominada por la “idolatría del dinero”, promueve la exclusión y la desigualdad.
“Evangelii Gaudium” surgió tras el sínodo de obispos del 7 al 28 de octubre del año pasado, dedicado a “la nueva evangelización para la transmisión de la fe”.
Posteriormente el pasado 24 de mayo presentó la encíclica que marcaría un antes y un después de su papado “Laudatto Si” (Alabado Seas), la llamada encíclica “verde”.
“Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta. Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos”, fue el mensaje de Francisco y exhortó a los líderes mundiales a cuidar nuestra “casa” ante el cambio climático.

Política unificadora

La reunión del presidente Barack Obama y el Papa Francisco en Roma en marzo de 2014 dio sus frutos. Estados Unidos y Cuba anunciaron en julio de este año el reinicio de las relaciones diplomáticas luego de 54 años de Guerra Fría. Tanto Raúl Castro como el presidente Obama han manifestado que fue el Sumo Pontífice quien ayudó a tener un contacto entre los dos gobiernos y a raíz de esta histórica cita se puso en marcha la gira internacional que realizará en las dos naciones y que será quizá más política.
Desde su época de cardenal el Papa ha expresado sus ideas. Combatió al gobierno del presidente argentino Néstor Kirchner en más de una ocasión y mantuvo cierto distanciamiento con la actual presidenta Cristina hasta que fue nombrado el sucesor de San Pedro. En febrero de este año causó controversia al enviar una carta al legislador argentino Gustavo Vera donde le pedía evitar la “mexicanización” de Argentina en referencia al narcotráfico.
Su papado fue decisivo para que el 23 de mayo monseñor Arnulfo Romero haya sido beatificado tras muchos años de olvido por parte del Vaticano. Aunque no pudo asistir a la ceremonia su paticipación en dar el visto bueno y acelerar el proceso de beatificación sin duda fue obra suya al identificarse plenamente con la labor apostólica de monseñor Romero.
Respecto a la crisis en Siria hizo un llamado a cooperar para evitar los “crímenes” del drama de la migración. Durante esta visita se espera que el Papa se pronuncie nuevamente sobre la crisis que afecta a los inmigrantes en Estados Unidos así como los derechos humanos.