Lil’ Libros, bilingües de la A a la Z

Patty Rodriguez y Ariana Stein lanzan una editorial para animar a los niños a aprender inglés y español conociendo sus raíces latinas.
Lil’ Libros, bilingües de la A a la Z
Patty Rodríguez y Ariana Stein, creadoras de Little Libros./Ciro César
Foto: Ciro Cesar / IMPREMEDIA-LA OPINION

Cada noche, cuando sus hijos ya están en sus camas dormidos, Patty Rodríguez y Ariana Stein empiezan a trabajar. Es la hora en la que estas dos amigas de la infancia tienen tiempo para intercambiar ideas a través de mensajes, llamadas, y correos electrónicos. Así ha sido para estas dos chicanas el último año desde que lanzaron su propia editorial, Little Libros.

Aunque las dos tienen carreras distintas (Rodríguez es productora para “On Air With Ryan Seacrest”, y Stein trabajaba en la industria inmobiliaria), esta no es la primera vez que las dos amigas trabajan juntas. De hecho, desde la preparatoria, han intentado varios proyectos empresariales.

“Una vez, intentamos abrir un negocio de perros calientes en Mc Arthur Park”, dice Rodríguez con una risa refiriéndose a este famoso parque de Los Ángeles.

“Pero se nos ocurrió esa idea por una razón”, explica Stein también riendo. “Una amiga que trabajaba en Bank of America nos dijo que los empresarios que más dinero depositan en sus cuentas son los que venden perros calientes. Entonces, decidimos que era una buena idea”.

Compraron todo lo necesario para el negocio pero finalmente no se animaron con los perros. No obstante, las dos recuerdan que siempre han estado motivadas para crear o vender cosas. Rodríguez recuerda que comprababa bolsas de M&Ms cuando era niña para vender en la escuela, pero no funcionó porque, según ella misma admite, se comía la mayoría antes de venderlas.

Hoy, solo 10 meses después del lanzamiento de Little Libros, han vendido 60,000 de copias de su colección de libros bilingües, bajo la marca Lil’ Libros, para niños menores de cinco años. La serie de seis textos de aprendizaje están ligados a elementos culturales latinos hechos para conectar a los nenes con sus raíces.

“Nuestra meta es crear algo que nuestros compañeros, padres o abuelos latinos están orgullosos de leer a sus hijos o nietos”, dice Rodríguez, quien tiene un hijo de 4 años y espera otro más.

Encontrar el momento oportuno es todo

La idea de Lil’ Libros nació hace cuatro años cuando Rodríguez tuvo su primer hijo. “Buscaba libros bilingües que enseñaran nuestra cultura y no pude encontrar nada online”, explica. “Me dí cuenta que sería una buena idea crear lo que yo buscaba porque estaba segura que habría otras madres latinas que buscan lo mismo para sus hijos”.

Su primer instinto fue escribir sus ideas, crear un ejemplo de cómo quería su libro y presentarlo a editoriales de todo el país.  Aunque muchas respondieron con interés, ninguna quiso hacerse cargo del proyecto. “Me acuerdo que alguien me respondió diciendo que el problema era que los padres latinos no leen a sus hijos, y fue muy desalentador”, lamenta Rodríguez. “En ese momento pensé, pues, si los profesionales dicen que no es buena idea, tal vez lleven razón”.

Rodríguez olvidó la idea durante varios años y no fue hasta 2014 que volvió sobre ella. ¿El motivo? Perdió su casa en un incendio. “Fue un momento en el que analice todo en mi vida, vi todas mis cosas en el piso, quemadas, y de repente encontré lo que quedaba del manuscrito que había creado”.

Entonces, esta emprendedora contactó a Stein para empezar a trabajar en la idea de hacer libros juntas. Como no pudieron encontrar una editorial, decidieron crear la suya propia. El verano pasado, invirtieron todos sus ahorros, más o menos $30,000 cada una, contrataron a una ilustradora en México, y consiguieron una imprenta en China.

Las dos trabajaron todos los días desde casa y desarrollaron presencia en redes sociales y ferias locales para arrancar la empresa. La primera orden de 6,000 libros en diciembre de 2014 se agotó en solo dos semanas. Hoy, 10 meses después de comenzar sus operaciones, la compañía ha vendido más de 60,000 volúmenes.

A los seis meses de lanzar la compañía solicitaron un préstamo empresarial que les fue negado. Solo una vez que han recibido un gran pedido de Target, les han concedido un capital de $50,000.

“Normalmente, un negocio tiene que esperar un año o dos para recibir un préstamo, pero tuvimos la suerte de poder mostrar que  estamos creciendo a un ritmo muy rápido”, explica Stein.

Hoy, sus clientes incluyen Target, Barns & Noble, varias bibliotecas en el Sur de California, y otras 30 librerías independientes del país. El Museo de Arte Moderno en Nueva York (MOMA) va a vender varios libros de la colección.

Este año, la compañía no tuvo perdidas y esperan tener beneficios el año que viene.

Sin embargo, la gran meta no es solo tener beneficios. “Como niña, no tuve un modelo con quien pudiera identificarme porque siempre me sentí como una minoría”, explica Rodríguez “Ahora como madre, reconozco la importancia de estar orgullosa de ser latina y nuestra misión es ayudar y animar a niños latinos a soñar a lo grande y creer en ellos mismos”.

La semana pasada, Stein dejó su trabajo para dedicar todo su tiempo a Little Libros. “El año que viene, queremos agregar tres libros más a la colección y esperamos establecer nuestra marca como la editorial para libros bilingües a largo plazo”, explica Stein. También esperan desarrollar más libros para niños mayores.

Bilingüismo

“Ser bilingüe no solo te ayuda intelectualmente sino que también te abre la mente artísticamente, te hace apreciar culturas diferente, estilos de vida y artes”, dice Ariana Stein.