Senado no logra avanzar ley para eliminar fondos a “ciudades santuario”

Senador Ted Cruz amenaza con intentarlo de nuevo en otras medidas
Senado no logra avanzar ley para eliminar fondos a “ciudades santuario”
Foto: Archivo

Washington.- Ante la amenaza de un veto presidencial y el activismo de la comunidad inmigrante, el Senado fracasó este martes una prueba clave para avanzar una medida republicana que hubiese eliminado ciertos fondos federales a más de 340ciudades santuario” en el país.

Con una votación de 54-45, los partidarios de la medida, incluyendo los senadores republicanos Marco Rubio y Ted Cruz, no lograron los 60 votos mínimos necesarios para que ésta avanzara a su votación definitiva esta semana.

El proyecto de ley SB. 2146 fue ideado por el senador republicano por Louisiana, David Vitter, a raíz del asesinato de la estadounidense Kathryn Steinle a manos del inmigrante indocumentado Francisco Sánchez, en San Francisco (California) en julio pasado.

//platform.twitter.com/widgets.js

De ser aprobado en ambas cámaras del Congreso, el “Acta para Frenar las Políticas de Santuario y Protección de Estadounidenses” (“Stop Sanctuary Policies and Protect Americans Act”) eliminaría fondos federales a más de 340 ciudades y jurisdicciones “santuario” que no cooperan con las autoridades de Inmigración.

La medida daba luz verde para que la policía local pudiese detener a indocumentados a solicitud de los agentes federales, pese a que esa autoridad ha sido cuestionada en los tribunales.

También imponía una sentencia carcelaria mínima de cinco años para indocumentados que reingresan a EEUU tras ser condenados de un delito agravado o dos infracciones previas por ingresar ilegalmente al país.

Aunque para efectos prácticos la medida murió en el hemiciclo, Cruz prometió continuar esfuerzos para someterla a voto de nuevo, posiblemente en alguna legislación presupuestaria.

En todo caso, la Casa Blanca ha dicho que el presidente Barack Obama vetará cualquiera medida similar a la derrotada hoy en el Senado.

“Factor Trump”

Durante el debate, la mayoría de los demócratas condenaron que, tras más de dos años de inacción, los republicanos del Senado, siguiendo la retórica del magnate empresarial, Donald Trump, invirtieran esfuerzos no en una reforma migratoria sino en una medida que equipara a todos los inmigrantes indocumentados con criminales, y que además no admitió enmiendas.

El senador Patrick Leahy, el demócrata de mayor rango en el Comité Judicial del Senado, afirmó que la medida buscaba castigar a todos los inmigrantes por los delitos de unos pocos.

Leahy afirmó que la muerte de Steinle era “evitable” y fue un fracaso del sistema pero condenó que la tragedia se haya politizado.

Por su parte, el senador demócrata, Bob Menéndez, condenó que sus colegas republicanos se hayan “contagiado” con la retórica anti-inmigrante de Trump y, para sumar puntos políticos, encasillen a todos los inmigrantes como “criminales y violadores”.

Presión de activistas

Grupos de la comunidad inmigrante celebraron que, a su juicio, haya imperado la sensatez al frenar el avance de la medida.

Pablo Alvarado, director ejecutivo de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON), señaló que la medida nunca tenía posibilidades de convertirse en ley pero sí permitía que los republicanos convirtieran en chivos expiatorios a los inmigrantes y promovieran deportaciones “injustificables”.

La votación tan estrecha, advirtió, deja en claro que se requieren más “ciudades santuario” para contrarrestar la “enfermiza demagogia” del llamado “efecto Trump”.

Previo a la votación, decenas de alcaldes y grupos proinmigrantes de todo EEUU habían presionado al Senado a que desistiera del proyecto de ley, al advertir que la eliminación de centenares de millones de fondos golpearía a numerosos programas de desarrollo social y de vigilancia policial en las comunidades.

Entre las ciudades que reciben esos fondos figuran Nueva York, Los Angeles (California), Filadelfia y Pittsburgh (Pensilvania), Detroit (Michigan), y Boston (Massachusetts).

Reacciones en la contienda

La votación se produjo en unos momentos en que la inmigración acapara un gran espacio en la contienda electoral, que ha enfrentado a precandidatos presidenciales a favor y en contra de una reforma migratoria.

En su cuenta en Twitter, el precandidato presidencial demócrata, Martin O´Malley, condenó que la S2146 se basa en “estereotipos y falsedades”, además de que indebidamente obliga a la policía local a hacer las veces de agentes de Inmigración.

Pero Rubio y Cruz, dos aspirantes a la candidatura presidencial del Partido Republicano y copatrocinadores de la medida, afirmaron que ésta es una herramienta contra la presunta “negligencia” de la Administración Obama para hacer cumplir las leyes de inmigración.

“Debemos enviar el mensaje de que no toleraremos el desafío de nuestras leyes, ya sea por parte de las ciudades santuario o de quienes delinquen al reingresar ilegalmente y que allí reciben refugio”,  dijo Cruz.

Al condenar la “peligrosidad” de las políticas de “santuario”, Cruz señaló que, según el conservador Centro para Estudios de Inmigración, 9,295 criminales fueron puestos en libertad entre enero y septiembre de 2014 en las “ciudades santuario” que debían ser deportados.

Jeb Bush, que apoya eliminar fondos a estas jurisdicciones, no se ha pronunciado sobre el voto.