Puertorriqueños piden derogación de ley de Cabotaje

Funcionarios de la isla advirtieron de una escasez de alimentos a raíz de la normativa establecida a principios del siglo XX
Puertorriqueños piden derogación de ley de Cabotaje

La presidenta de la Comisión de Derechos Civiles, Participación Ciudadana y Economía Social del Senado de Puerto Rico, Roxana López León, pidió en Nueva York la derogación de la Ley de Cabotaje, que impide la entrada a la isla de barcos que no sean de tripulación, bandera y fabricación estadounidense.

En un foro en el Centro Cultural Julia de Burgos convocado por el Comité Noviembre, el Senado del Estado Libre Asociado de Puerto Rico y The Hispanic Federation, la senadora López advirtió que la isla encara la escasez de alimentos como resultado de la normativa establecida en 1920, que estaría asfixiando la malograda economía local.

La funcionaria comentó que el déficit que sufre Puerto Rico desde hace más de siete años ha  vuelto a poner en mesa de discusión “el impacto catastrófico de una ley perjudicial” que obstaculiza la libre competencia. De acuerdo con López, el 85% de los alimentos que entran a la isla son transportados por un solo barco -conocido como El Yunque- propiedad de la compañía Tote Maritime Puerto Rico, del que dependen los 3.7 millones de habitantes del Estado Libre Asociado.

“La Ley de Cabotaje limita nuestro desarrollo económico, lo que es una violación a los derechos humanos”, expresó la legisladora del gobernante Partido Popular Democrático (PPD). “Somos más vulnerables en época de huracanes. La tragedia de ‘El Faro’ nos orilló a la escasez de alimentos. Tenemos anaqueles vacíos en los mercados”.

‘El Faro’, otro barco carguero que proveía alimentos a la isla propiedad de Tote Maritime Puerto Rico, desapareció en las Bahamas con 33 tripulantes cuando el huracán Joaquín golpeaba el área con vientos superiores a los 200 kilómetros por hora. La Guardia Costera de Estados Unidos encontró los restos de la embarcación que navegaba entre Jacksonville, Florida, y San Juan, Puerto Rico.

La senadora explicó a El Diario que la Ley de Cabotaje agrava la crisis económica al restringir la entrega de mercancía a Puerto Rico sólo a las navieras estadounidenses, lo que incrementa el precio de los bienes importados en casi 30%.

“Una familia de cuatro paga en promedio $500 por un plato de arroz, habichuelas y pollo”, sentenció. “La derogación de la Ley de Cabotaje generaría ingresos que nos ayudarían. No pedimos que las navieras estadounidense se vayan, pedimos la libre competencia”.

López destacó que el 94% de los víveres consumidos en la isla provienen de Jacksonville, Florida.

“Una cuantas compañías deciden qué comemos, cuándo lo comemos y el precio que pagamos”, apuntó.

En marzo, la naviera Horizon Lines dejó de operar en la isla argumentando un panorama económico incierto. Su salida limitó el transporte de mercancía en manos de las compañías Crowley, Sea Star Line y Trailer Bridge.

Semanas para proveer mercancía

La senadora López comentó que el barco carguero ‘El Yunque’, que tiene más de 40 años, es “demasiado obsoleto y lento” para abastecer a la isla. En promedio, los vegetales pueden tardar hasta dos semanas en llegar, y la carne de cabrito hasta 60 días.

Antonio Colorado, director de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico, pidió al presidente Barack Obama atender la seguridad alimentaria de la isla tras el hundimiento del buque ‘El Faro’ en el Atlántico.

“El presidente Obama puede derogar la Ley de Cabotaje de un plumazo sin la injerencia del Congreso”, sostuvo. “Estamos clamando por las alternativas administrativas que están en sus manos y que sólo él puede resolver ahora”.

Sin embargo, esta semana el presidente Obama -quien hasta ahora no se había pronunciado- llamó al Congreso a actuar y pidió una reforma legislativa para que Puerto Rico pueda ampararse a la ley de bancarrotas, como lo hizo la ciudad de Detroit.

Colorado dijo que la derogación de la Ley de Cabotaje es parte de la solución para incrementar el actual 15 al 25% de la producción de Puerto Rico.

“Lo que pedimos es la oportunidad de participar de manera justa en el mercado nacional”, dijo.

La presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, indicó que si no se actúa, en breve Puerto Rico podría enfrentar una crisis humanitaria. “Es una situación insostenible y los hemos advertido por años”, expresó. “Somos ciudadanos estadounidenses y demandamos la acción inmediata del Congreso”.