Estudiantes de NYC merecen una educación sexual inclusiva e integral

Muchos estudiantes de la ciudad se sienten avergonzados o sin las herramientas necesarias para navegar en sus relaciones
Estudiantes de NYC merecen una educación sexual inclusiva e integral
Huber se opone rotundamente a la educación sexual que promueve el uso de preservativos.
Foto: Archivo

Respeto. Inclusividad. Empoderamiento. Comunicación. Estas son palabras que deberían venir a la mente cuando se piensa en educación sexual. Pero, desafortunadamente, para muchos estudiantes de la ciudad de Nueva York y graduados de escuela secundaria, estas palabras están lejos de lo que ellos recuerdan fue su experiencia en torno a la educación sexual.

En lugar de eso, ellos se sienten avergozados, o faltos de las herramientas que necesitan para navegar en relaciones o consentimientos, o se graduaron de la secundaria simplemente sin recibir ningún tipo de educación sexual.

Los padres de familia en Nueva York respaldan fuertemente la educación sexual y están sorprendidos de que NYC no tenga aún una educación sexual integral, de kinder al 12do. grado, tal como lo recomiendan las normas nacionales de educación sexual.

De hecho, en un reciente sondeo entre votantes de NYC, 77% de ellos pensaba equivocadamente que la educación sexual formaba ya parte del programa de estudios, y 85% quería que una educación sexual integral sea impartida en las escuelas.

LEE TAMBIÉN: Hablemos claro sobre el sexo a los jóvenes

El Departamento de Eduación de NYC señala que la educación sexual debería ser enseñada una vez durante un semestre de la escuela intermedia y una vez en escuela secundaria, pero muchos estudiantes no están recibiendo ni siquiera ese mínimo.

La ciudad ha dado algunos pasos iniciales en la mejora de la educación sexual. El Departamento Municipal de Salud y el Departamento de Educación ahora permiten que haya demostraciones sobre el uso de preservativos en las aulas de las escuelas secundarias como parte de la educación sexual. Este es un paso positivo, pero no es suficiente.

En estos momentos, tenemos una oportunidad de asegurarnos que cada estudiante de NYC salga de la escuela secundaria armado no sólo con los recursos que necesita para tener éxito en la universidad o en sus carreras, sino armados también con la información y habilidades que necesitan para relaciones saludables, para proteger la salud y para formar comunidades solidarias.

El Concejo Municipal de Nueva York está considerando ahora tres proyectos que exigirían al Departamento de Educación seguir y evaluar mejor la educación sexual y los servicios de salud en las escuelas. Este es un paso importante para asegurar que una apropiada educación sexual y de salud sea otorgada a todos los estudiantes. Y esto no puede esperar más.

Los estudiantes de la ciudad merecen una educación sexual integral, apropiada a su edad en cada escuela, desde kindergarten hasta el 12do. grado. Sabemos que los padres de familia quieren la educación sexual, sabemos que los jóvenes la necesitan y sabemos que esto funciona. Ha llegado la hora también de que esto ocurra.

Una alarmante realidad

  • Las brechas en la educación sexual de la ciudad siguen teniendo un significativo impacto duradero en el bienestar de los jóvenes.
  • Las mujeres de 16 a 24 experimentan la mayor tasa de violencia de pareja, y el 25% de los estudiantes de 8º y 9º grado reportaron haber enfrentado la violencia en sus relaciones de enamorados.
  • En las escuelas de la ciudad de Nueva York, uno de cada 10 adolescentes reportó haber sufrido violencia física o sexual en una relación de noviazgo solamente el año pasado.
  • En las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York, uno de cada cuatro estudiantes ha sido intimidado debido a su identidad de género.

Para ver la versión en ingles visite: citylimits.org

Texto de Joan Malin, presidenta de Planned Parenthood de la ciudad de Nueva York