El precio de las medicinas es inalcanzable para muchos latinos

El 54% de las personas en EEUU toman medicamentos recetados; uno de cada cuatro dijeron que se les dificulta cubrir el costo.
El precio de las medicinas es inalcanzable para muchos latinos
Cointia Enriquez no ha podido cubrir el costo de una medicina que necesita constantemente. /Aurelia Ventura
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Estados Unidos gasta más en medicamentos que cualquier otra nación desarrollada y se espera que este gasto siga creciendo principalmente con medicinas especializadas. En el 2012, el dato disponible más reciente, se gastó $87,000 millones y se estima que esta inversión crecerá a $400,000 millones para el 2020.

Muchos pacientes enfrentan problemas para poder pagar por sus medicamentos, a pesar que la mayoría cuentan con seguro médico. Los afectados y las organizaciones que los defienden están alzando sus voces no sólo para protestar, sino para exigir soluciones.

Hay medicamentos que han subido estratosféricamente como el caso de Daraprim, una medicina que se compraba en $18 por píldora y que de la noche a la mañana incrementó a $750.

Esta serie especial de La Opinión narra el drama de personas que dependen de sus medicamentos y tienen pocos recursos. Analizaremos cómo se establecen los precios, la lucha de organizaciones por regular una industria y exploraremos las alternativas existentes para costear los medicamentos.

“La medicina es muy cara y no la puedo comprar”

Cointia Enriquez padece de fibromyalgia y para la cual hay una medicina que cuesta alrededor de $200. /Aurelia Ventura

Imagínate tener los síntomas de la influenza todo el tiempo. Te duelen los músculos, la cabeza, sientes fatiga constantemente, te cuesta dormir y si lo logras, te despiertas aún con más dolor. Esta es una condición médica que se llama fibromyalgia y para la cual hay una medicina que cuesta alrededor de $200 el suministro de 30 días, pero si no tienes seguro médico ni trabajo. ¿Qué haces?

Esta es la condición de Cointia Enríquez, quien desde hace dos meses no ha podido comprar la medicina llamada Cymbalta, que le ayuda a controlar su condición.

“La medicina es muy cara y no la puedo comprar. Con el seguro médico pagaba $30, después de pagar el deducible anual, así sí podía cubrirlo. Hacíamos el esfuerzo para comprarla”, dijo Cointia.

Ella no está sola. Un estudio de The Commonweath Fund indica que 50 millones de personas en Estados Unidos no pudieron comprar sus medicamentos recetados porque, al igual que Cointia, no podían pagar por ellos.

En el 2014 el precio de los medicamentos aumentó en un 23% y para el 2015 se espera que incremente aún más.

Una organización busca que California se convierta en el primer estado del país que regule el precio de los medicamentos. /Aurelia Ventura
Una organización busca que California se convierta en el primer estado del país que regule el precio de los medicamentos. /Aurelia Ventura

Actualmente no existen regulaciones sobre el precio de los medicamentos. Esto ha motivado a organizaciones como la AIDS Healthcare Foundation (AHF) a promover iniciativas que logren regular el precio de los medicamentos. La AHF busca que California se el primer estado de la nación en controlar los precios.

Michael Weinstein, presidente de AHF, dijo que impulsan una propuesta de ley  obligaría a que las farmacéuticas vendan las medicinas al precio que paga la agencia federal Veterans Affairs (VA) que generalmente es entre el 20% al 24% más barata que el precio que se vende al público.

“A nivel nacional, el gasto en medicamentos con prescripción ha incrementado más del 800% entre 1990 y 2013, convirtiéndolo en el segmento con más crecimiento en el área de servicios de salud”, dijo Tracy Jones, directora ejecutiva de AIDS Taskforce of Greater Cleveland, quien también está proponiendo una iniciativa de ley en Ohio que pondría tope al precio de los medicamentos.

El 54% de las personas en el país actualmente toman medicamentos recetados. Uno de cada cuatro dijeron que se les dificulta cubrir el costo. Un 38% toman cuatro o más medicamentos y entre éstos un 43% reporta tener mala salud, según una encuesta del 2015 de Kaiser Family Foundation.

Addictive Painkiller
50 millones de personas en Estados Unidos no pudieron comprar sus medicamentos recetados porque no podían pagar por ellos. /Archivo

Sin opciones

Luego que el esposo de Cointia perdiera su trabajo y con esto los beneficios médicos, esta mujer que padece fibromyalgia buscó inscribirse a MediCal.

Creó una cuenta con el Departamento de Servicios Sociales del Condado de Los Angeles, llenó el formulario y presentó los documentos que le pedía.

“El Medi-Cal es muy complicado, piden muchas cosas. Yo he hecho lo que me piden, pero tengo dos meses esperando a que resuelvan mi caso, pero aún nada. La verdad es que como estoy acostumbrada a tener seguro médico, se me hace difícil y estoy buscando otras opciones, pero no sé qué hacer”, dijo Cointia.

Mientras tanto, Cointia trata de controlar sus síntomas con medicamentos sin receta, pero no ha tenido éxito.

Niveles de precios en medicamentos

Las personas con cáncer, hepatitis C, artritis, reumatoides, así como quienes padecen de enfermedades menos comunes requieren generalmente medicamentos especializados que en el lenguaje de las compañías aseguradores se conocen como “tier” o nivel. Entre más alto el nivel más cara la medicina.

Algunas aseguradoras llega hasta nivel 4, mientras que otras hasta nivel 5, dependiendo de su propia clasificación.Estos son los medicamentos más caros que pueden costar miles de dólares, aunque la persona tenga seguro médico.

Rolando Torres, agente de seguros de Covered California, le recomienda a sus clientes que cada año, durante el período de inscripción abierta, hagan una lista de los medicamentos que utilizan y hablen con sus doctores para averiguar si hay opciones más baratas.

“Los pacientes con cáncer pueden pagar desde $500 por cada dosis de medicamento que necesitan y necesitan varios medicamentos… el gasto en medicamentos puede ser muy elevado aunque la persona tenga un plan que cubra el 80% o el 90%. Aún así estamos hablando de miles de dólares”, dijo Torres.

La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que en la medida de lo posible, las personas seleccionen planes que tengan copagos (copayment) en lugar de costo compartido (coinsurance).

“Tenga cuidado cuando compara costo de los diferentes planes de salud… algunos planes cobran copagos que es una cantidad estándar que se paga por cada prescripción. Otros planes cobran “coinsurance” o costo compartido que es un porcentaje del costo del medicamento que el paciente tiene que pagar. Para los pacientes con cáncer, el costo compartido sale casi siempre más caro que el copago”, advierte un boletín que la Sociedad Americana del Cáncer distribuye a nivel nacional a todos las personas con cáncer.

shutterstock_56850355

Solamente copago

Kaiser Permanente no tiene este tipo de clasificación de los medicamentos. Este plan cubre la totalidad del precio, menos el copago que la persona escogió al seleccionar la prima mensual.

El Dr. Sameer Awsare, director ejecutivo asociado de Kaiser Permanente, explicó que debido a que es una empresa gigantezca tiene el poder de negociar directamente con las compañías farmacéuticas. Esto les permite obtener los medicamentos –aún los más caros- a una fracción del precio del mercado.