Jornaleras marchan en NYC para reclamar salarios robados

Un centenar de mujeres llegó hasta la casa del propietario de Just Cleaning para exigirle que responda por los sueldos de cinco trabajadores latinos

Guía de Regalos

Jornaleras marchan en NYC para reclamar salarios robados
El 90% de las trabajadoras son mujeres latinas que laboran para empleadores de la comunidad judía ortodoxa. (Suministrada/WJP)

NUEVA YORK — Más de 100 jornaleras de Williamsburg continuaron este miércoles su batalla por lograr que les devuelvan sus salarios robados, y realizaron una marcha hasta de la casa de  Samuel Just (21), el propietario de Just Cleaning, quien fue arrestado en agosto por adeudar miles de dólares en salarios no pagados.

Las trabajadoras, que ya expusieron los trapos sucios de Just ante la fiscalía de Brooklyn, exigen que el joven empleador pague cientos de horas trabajadas a cuatro mujeres y un hombre, todos latinos, y que están afiliados al Centro de Justicia Laboral (WJP), organización que denunció el robo de salario ante la oficina del fiscal de distrito Ken Thompson.

“Es vergonzoso que el empleador opte por invertir en abogados dispuestos a mentir por él en los tribunales, en lugar de pagar su deuda”, dijo Ligia Guallpa, directora  de WJP.

La marcha partió desde la parada de las jornaleras que se estableció hace 15 años en la intersección de las avenidas Marcy y Division, y llegó hasta la casa de Just, en el 42 de Broadway, en Brooklyn. El 90% de las trabajadoras son mujeres latinas que laboran para empleadores de la comunidad judía ortodoxa.

Guallpa comentó que al menos 11 trabajadores -la mayoría mujeres- habrían sido víctimas de robo de salario a manos de Just, pero sólo cinco se atrevieron a denunciarlo ante la fiscalía del condado.

“Impera el miedo en nuestras comunidades”, se lamentó Guallpa. “Los litigios pueden ser intimidantes para la mayoría de los trabajadores”.

Pero la peruana Gladis Trujillo (51) no dudo en colaborar con los investigadores, dispuesta a recuperar unos $1,000 por 52 horas trabajadas más el tiempo extra. “No me asusta hacer oír mis voz en esta marcha. Samuel Just no sólo me robó a mí, también robó a mi familia”, sentenció.

Trujillo contó que, al quedar desempleada en marzo, aceptó la oferta de Just Cleaning alentada por otras trabajadoras en la parada de Williamsburg. La madre de un adolecente recibió un cheque por los primero tres días de trabajo, pero presuntamente Just se niega a pagarle cuatro días adicionales.

“Un día trabajé de las 6:30 de la mañana hasta las 9:30 de la mañana del día siguiente. Todo lo hice por mi hijo y no descansaré hasta recuperar mi dinero”, comentó Trujillo. “El empleador no dio la cara. Hacía las contrataciones por medio de un manager para evadir su responsabilidad”.

La marcha inició a las 6:00 p.m. y avanzó por las calles de Williamsburg hasta el domicilio de Just con la consigna “Si le roba a uno, le roba a todos”. La acción, a la que se unieron las organizaciones El Puente y Los Sures, sirvió para presionar a Just y pedir a los legisladores que el robo de salario se clasifique como un crimen.

“El empleador (Just) permaneció bajo arresto por algunas horas y ahora intenta anular los cargos mientras sigue operando. La leyes deben endurecerse y asegurar castigos ejemplares”, argumentó Guallpa.

Según la fiscalía de Brooklyn, Just recogía a los trabajadores en una van en la esquina de las avenidas Marcy y Division, y les ofrecía entre $10 y $15 la hora. El contratista hizo trabajar  a los jornaleros hasta 27 horas seguidas durante la celebración de Pesaj o Pascua Judía, que implica una intensa limpieza de los hogares, según la tradición.

Múltiples llamadas a la compañía Just Cleaning no fueron respondidas de inmediato.

El proceso legal contra Just continúa y está previsto que se presente en corte el 24 de noviembre.