Alcalde de la Ciudad de México ¿ Dónde están los fondos verdes?

Miguel Ángel Mancera participa en la COP21, que se realiza en París, Francia

Alcalde de la Ciudad de México ¿ Dónde están los fondos verdes?
Foto: @ManceraMiguelMX

FRANCIA, París –  El alcalde de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, lamentó este jueves que los anuncios de fondos económicos para combatir el cambio climático muchas veces no se traduzcan en iniciativas tangibles y que, cuando lo hacen, dejen de lado a las metrópolis, que no puede acceder directamente a la financiación.

Se dice que se han creado fondos, pero no sabemos dónde están. Si en el mundo se dice que existen, las ciudades no los estamos viendo”, declaró en una entrevista con EFE en la cumbre del clima de París (COP21).

El responsable de la capital mexicana criticó además las trabas burocráticas a esas líneas de crédito y que sean los Estados los únicos que puedan reclamar dotaciones económicas, cuando aglomeraciones urbanas como la de México, Shanghái o Nueva Delhi superan los 20 millones de habitantes.

“Tampoco puede ser que no se estimule a las ciudades que están haciendo monitoreo, cumpliendo con las tareas”, estimó Mancera, cuya ciudad anunció esta semana que destinará el 10 % de su presupuesto anual a combatir el cambio climático, junto con urbes como Río de Janeiro, Cali o Santa Fe.

Ese dinero, en el caso del distrito federal mexicano, se destinará esencialmente a “rediseñar la infraestructura inmobiliaria de los edificios de Gobierno” para “que puedan ser sustentables” y al transporte público, uno de los pilares de la urbe para reducir su consumo energético.

“La ciudad de México consume todos los días el equivalente a 47 millones de litros de gasolina en vehículos. Esto no puede seguir así, por eso apostamos por el cambio”, agregó Mancera.

En ese sentido, exhortó a los países desarrollados a contribuir favoreciendo una transferencia de tecnología para que llegue “a los que menos tienen”.

“Hoy pareciera que está la fórmula al revés: solamente los que tienen dinero puede acceder a este tipo de tecnologías”, lamentó Mancera, quien subrayó que “donde menos dinero hay, que es donde más se requeriría hacer el esfuerzo (en energías limpias), es donde no llega el cambio”.

La mayoría de la electricidad que consume su ciudad no es limpia y, aunque hay fuentes de energía eólica o solar en estado casi embrionario, el resto son plantas incluso “en las que se quema gasolina”.

“Sao Paulo, Buenos Aires, Río de Janeiro, Quito… están haciendo este cambio y les está costando también mucho trabajo”, agregó Mancera, que se ha comprometido a “crear para 2018 otros 90 kilómetros de metro-bus (BRT) para llegar prácticamente a los 200”.

También en materia de transporte público, la capital mexicana está inmersa en un “proyecto piloto” para “poder transformar los que hoy son trolebuses por buses eléctricos y apoyar a los taxis eléctricos”, pero la escala de la ciudad requiere que se le trate más como un Estado que como una aldea, incidió.

“Hay que comparar peras con peras y manzanas con manzanas. La ciudad de México no puede compararse con ciudades en las que solucionan el problema con una sustitución de mil taxis. Nosotros tenemos que cambiar 100.000 taxis o 20.000 buses. Es absolutamente distinto”, destacó.

A su juicio, más allá de la gestión municipal, se trata de “un tema de salud pública”, porque el cambio climático genera problemas renales, respiratorios o enfermedades derivadas de las inundaciones.

Para que esa transición hacia la energías limpias sea una realidad, se dijo dispuesto a explorar todo tipo de posibilidades, pues no vio viable que las empresas ofrezcan sus productos innovadores a la Ciudad de México como si fuera un cliente con el mismo músculo financiero que Nueva York o Berlín.

“Nos pueden llevar a diferentes opciones. Si en una de esas llegara Volvo y nos dijera que nos van a rentar sus buses, igual la tomamos…”, señaló el alcalde, que también centra sus esfuerzos en materia de resiliencia porque su ciudad es “un laboratorio viviente” del cambio climático.