Velan a Ovidio Jaramillo, víctima de hit-and-run

Tristeza y sobriedad en el inicio de la despedida del joven atropellado el martes en Queens
Velan a Ovidio Jaramillo, víctima de hit-and-run
Laura Jaramillo (centro) ingresa a la casa de funerales con su hermana y una tía que vinieron del Perú. Víctor M. Matos/El Diario.

Llenos de congoja, cientos de familiares y amigos acudieron al velorio del joven colombo-peruano Ovidio Jaramillo (17) quien murió atropellado antes de la medianoche del martes en la intersección de Northern y Junction Boulevard en East Elmhurst, Queens.

La tarde se hizo gris antes de empezar la ceremonia a las 3:30 p.m. en la Gerard J. Neufeld Funeral Home en Elmhurst, donde el propietario ofreció gratuitamente el servicio para los vecinos de su comunidad. A las 6 p.m. el lugar estaba lleno y había una larga fila de personas, especialmente amigos del carismático joven.

Había también decenas de compañeros de Ovidio de la escuela privada católica St. John’s en Astoria y amigos del barrio con los que socializaba mucho.

Victoria Ramírez (16), una de sus mejores amigas, cuenta que ni ella ni otras amigas han tenido fuerza para regresar a clases. “Él cursaba el undécimo grado y se iba a graduar de bachillerato antes del verano de 2016. Había planeado estudiar música y tecnología. Le gustaba el rap y la música electrónica y además jugaba baloncesto”, señaló. Agrega que durante el verano pasaban mucho tiempo con otros amigos, realizando actividades productivas.

Asistió la hermana Mary Bride quien fue su profesora de religión en Saint Johns. “Era un chico maravilloso, educado y que se manejaba bien. Lo extrañaré”, dijo.

Vinieron desde Perú dos familiares de Laura Jaramillo, la madre del difunto. La mujer estaba casada con Ovidio Jaramillo, oriundo de Medellín, Colombia. La pareja recibía con un abrazo a todos los dolientes.

Ovidio Jaramillo, el padre, es propietario de un bar y su esposa trabaja con él. Dijo a El Diario que Ovidio no tenía primos en la ciudad. “Cada verano iba a Colombia y le gustaban las fincas a las afueras de Medellín, los paisajes, el ganado en las fincas. Aunque a Perú también viajaba”. Jaramillo reitera que la policía no les ha dado ninguna pista de la investigación. La oficina de prensa del  NYPD confirm el sábado a El Diario que la investigación continúa.

AMIGOS DE JARAMILLO. FOTO POR VICTOR M. MATOS
Amigos de la víctima se abrazan antes de entrar al velorio. Foto: Víctor M. Matos.

El senado estatal José Peralta, representante del sector, fue uno de los primeros en expresar sus condolencias. Lamenta que no hubiera cámaras de seguridad en la zona. “Por eso estamos pidiendo que haya cámaras que funcionen en esa intersección donde ha habido cuatro muertos los últimos cuatro años. Lo más irónico es que a una cuadra haya un cuartel de policía”.

Peralta insistió en que “hay que educar a los peatones, sobre todo a esta generación, que se distraen por estar pegados del celular. No digo que este haya sido el caso, pero si no de educa, puede seguir pasando este tipo de tragedias”.

La noche del accidente, Ovidio regresaba del funeral de la abuela de un amigo en Ridgewood, Queens.

PADRE DE OVIPIO JARAMILLO. FOTO POR VICTOR M. MATOS
Ovidio Jaramillo, tenía el mismo nombre de su único hijo. Foto: Víctor M. Matos.