Aguinaldos millonarios evidencian la desigualdad en México

Un asalariado con el mínimo necesita trabajar más de 500 años para recibir la misma cantidad que un ministro
Aguinaldos millonarios evidencian la desigualdad en México
El presidente Enrique Peña Nieto durante las celebraciones de la independencia.
Foto: Getty Images

MÉXICO

En un país de desigualdades sociales, la época decembrina es una racha de indignaciones y este 2015 no es la excepción para Diana Arismendi, una mesera del restaurante Don Gabriel, en la capital mexicana, quien recibirá un aguinaldo equivalente en pesos a 100 dólares.

Esta mañana todavía pensaba en lo que haría con ese dinero extra a su salario que le corresponde por ley cuando escuchó en la radio que cada uno de los siete magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación recibirá por la misma prestación social (el aguinaldo) alrededor de 28,000 dólares.

No escuchó más, pero si lo hubiera hecho, se habría enterado que otros funcionarios públicos rondan por los mismos estándares: poco más, poco menos, los titulares de la Auditoría Superior de la Federación, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, de Instituto Nacional de Geografía y del Instituto Nacional Electoral recibirán alrededor de 25,000 USD cada uno

“Yo sé que no hay comparación, que ellos tienen una carrera y yo una mesera pero es tan grande la diferencia que uno se queda con resentimiento”, cuenta mientras atiende a un par de comensales.

De acuerdo con cálculos que realizó el diario El Universal, una persona que gana el salario mínimo (como Diana) necesitaría trabajar alrededor de 558 años para recibir un aguinaldo de ese tipo.

El aguinaldo es una prestación contemplada en la Ley Federal del Trabajo. Se calcula con base en el salario mensual dividido en 30 días y el resultado se multiplica por una cantidad de días que establecen las empresas y debe ser siempre más de 10. En el caso de los funcionarios públicos, los jefes deciden cuántos días dan a cada burócrata.

“Esto se hace de manera muy discrecional y permite dar esos salariazos a subordinados para generar lealtades y clientelismo”, observa Jorge Javier Romero, analista político de la Universidad Autónoma Metropolitana. “También permite asignarse a sí mismo grandes partidas”.

Así, el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, por ejemplo, recibirá un aguinaldo similar a los de los ministros de la Suprema Corte, de alrededor de 28,000 y también superior al del presidente Peña. El resto de los mandatarios estatales tampoco se quedan atrás con montos superiores a los 20,000 USD.

“Este tipo de despilfarro del presupuesto público sólo se para con un servicio profesional de carrera con reglas claras porque ahora los funcionarios están ahí porque tienen gente que los llevó, no por méritos”, señala Romero.

41,000 pesos menos 

Según el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2015, el Presidente Enrique Peña Nieto recibirá de aguinaldo 81 mil 899 pesos, pero más 343 mil 579 pesos que recibirá por concepto de “gratificación de fin de año”, tendrá 425 mil 478 pesos para las fiestas decembrinas. Para 2016, el monto de su aguinaldo sólo sufrió una disminución de 41 pesos.