Jóvenes recrean en una obra teatral el nacimiento del niño Jesús

Una veintena de jóvenes latinos se las ingenian para transmitir un positivo mensaje navideño a feligreses de New Rochelle

Guía de Regalos

Jóvenes recrean en una obra teatral el nacimiento del niño Jesús
Jóvenes latinos intentan transmitir una positivo mensaje navideño por medio del teatro.
Foto: Cortesía / El Diario

Nueva York— Un diablillo entrometido, pastores despistados y ángeles guardianes son algunos de los personajes de una pintoresca puesta en escena que busca transmitir el verdadero significado de la Navidad, recurriendo a la comedia y la inventiva de una veintena de jóvenes parroquianos de la Iglesia de San Gabriel, en New Rochelle.

“Queremos revitalizar a la Iglesia Católica inyectándole energía y alegría”, contó la salvadoreña Claudia Ríos, la joven guionista que se inspiró en el humor blanco del fallecido comediante mexicano Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” para escribir “Venciendo la Tentación”, como se llama la obra teatral.

La risa es un remedio para el alma al alcance de la mano. Podemos reír y aprender de la palabra de Dios al mismo tiempo”, dijo Claudia, quien trabaja como niñera y es voluntaria en la iglesia.

Niños de entre 10 y 14 años ensayando la obra de teatro de navidad.
Niños de entre 10 y 14 años ensayando la obra de teatro de navidad. Foto Crédito:Cortesía/El Diario

La historia narra la cruzada de un grupo de pastores que, animados por los Reyes Magos, emprenden un viaje a Belén para venerar al niño Jesús. En el camino se encuentran con un diablito que los persuade de disfrutar de los placeres terrenales para que no lleguen a su destino, pero los ángeles guardianes impiden que el entrometido personaje se salga con la suya.

El diablillo representa todo lo que nos distrae de la palabra de Dios. La Navidad no es una época para comer, beber y gastar. Se trata del perdón, de la hermandad y de la paz en la tierra”, explicó el mexicano Gerardo Nava, quien interpreta al hilarante diablito de larga cola y cuernos retorcidos.

El personaje de Nava echa mano del pecado de la vanidad para distraer a los pastores en su búsqueda de la redención, algo que el joven músico vincula al abuso de las redes sociales y la tecnología.

“Las personas están ansiosas por exhibir en Facebook sus fiestas y obsequios. No hay tiempo para la reflexión”, se lamentó.

Jesús Espinosa, un inmigrante mexicano y organizador comunitario, emprendió hace ocho años la representación del nacimiento del hijo de Dios en la Iglesia de San Gabriel, pero este año no actúa. Ahora su labor es guiar a los nuevos participantes, la mayoría niños de entre 10 y 14 años.

El teatro ha servido para atraer a más feligreses a la Iglesia de San Gabriel.
El teatro ha servido para atraer a más feligreses a la Iglesia de San Gabriel. Foto Crédito:Cortesía/El Diario

“Intentamos evangelizar y transmitir la palabra de Dios de una manera creativa. Continuamente estamos buscando estrategias frescas para acercar a nuestra iglesia a los jóvenes y a sus familias”, comentó.

Espinosa dijo que la puesta en escena implica meses de antelación. La guionista escribió la obra en el verano y los vestuarios se confeccionaron al inicio del otoño. En el pasado, los escenarios se pintaron en países de Centro y Sudamérica y se enviaron a Nueva York para el gran día.

“Este proyecto es el lazo que une a la gran familia latinoamericana más allá de las fronteras”, dijo Jesús.

En 2014 el escenario se pintó en Panamá, pero en esta ocasión la artista fue una niña de 13 años.

“Quise hacer un lienzo para Dios para agradecer por este talento”, dijo Katerine Jaramillo, una estudiante de noveno grado de New Rochelle High School. “Las pinceladas salieron del corazón. Es genial ser parte de algo tan bonito, me siento apreciada y con deseos de hacer más por mi iglesia”.

La niña Katerine Jaramillo pintó el escenario de la obra Venciendo la Tentación.
La niña Katerine Jaramillo pintó el escenario de la obra “Venciendo la Tentación”. Foto Crédito: Cortesía/El Diario

Katerine interpreta a una pastora que a toda costa busca llegar hasta el pesebre donde descansa el niño Jesús.

“Esta obra habla de compartir, aunque no tengas casi nada. Los pastores son personas nobles con riqueza espiritual. Ellos no piensan en regalos costosos”, expresó Katerine.

El cierre de iglesias por decreto de la Arquidiócesis de Nueva York preocupó a los jóvenes parroquianos de San Gabriel. En respuesta, el grupo está revolucionando la evangelización tradicional para retener y atraer a los feligreses, y el teatro fue la herramienta más efectiva. Cada viernes, los chicos interpretan un pasaje bíblico.

“Es una actividad divertida que no pierde el objetivo de enseñar la palabra de Dios”, explicó Claudia Ríos, una voluntaria en el grupo de jóvenes. “Nuestra Iglesia nos necesita ahora más que nunca”.