Vibrante bienvenida al Año Nuevo

La carrera Midnight Run se convirtió en una 'rumba saludable' para latinos que optaron por un festejo energizante para recibir el 2016
Vibrante bienvenida al Año Nuevo
El entrenador Alfonso Eugenio con los 'Conejitos', un grupo de jóvenes atletas de El Barrio. Foto Crédito: Gerardo Romo/El Diario
Foto: Gerardo Romo / El Diario

Nueva York—  Un saludable y vibrante festejo de Año Nuevo disfrutaron miles de atletas neoyorquinos, entre ellos muchos latinos, quienes optaron por recibir el 2016 participando en una carrera de 4 millas a la medianoche, en lugar de una cena familiar con champagne y rituales para atraer la buena suerte el año que apenas comienza. La emblemática carrera Midnight Run en el Central Park vigorizó a la Gran Manzana de cara a un año repleto de desafíos y batallas por librar.

Correr por justicia

Apenas recuperados de una huelga de hambre de 48 horas en Navidad, Antonio Tizapa (47) y Amado Tletempa (35) corrieron hombro con hombro la Midnight Run en honor a los 43 estudiantes de magisterio de Ayotzinapa, al igual que lo hicieron en el pasado Maratón de Nueva York.

Amado Tletempa corrió la Midnight Run con su amigo Antonio Tizapa. Foto Crédito: Gerardo Romo/El Diario.
Amado Tletempa corrió la Midnight Run con su amigo Antonio Tizapa. Foto Crédito: Gerardo Romo/El Diario.

“Primero quiero a mi hijo y luego quiero justicia”, dijo Tizapa, padre de Jorge Antonio Tizapa Legideño, uno de los jóvenes secuestrados y desaparecidos en septiembre de 2014 en el poblado de Iguala, en el estado de Gerrero, en México. “Terminé el año y comencé el venidero luchando. No siento miedo, ni cansancio”.

Un grupo de activistas se solidarizó con Tizapa en un ayuno frente al Consulado de México, como parte de una campaña que nombraron “Hambre de Justicia”. Los huelguistas permanecieron dos días en la acera frente al edificio consular en Manhattan durante las festividades navideñas, para recordar a los 43 y a los más de 25,000 desaparecidos en México.

Amado Tletempa y Antonio Tizapa también corrieron la Maratón de Nueva York. Foto Crédito: Cortesía/El Diario.
Amado Tletempa y Antonio Tizapa también corrieron la Maratón de Nueva York. Foto Crédito: Cortesía/El Diario.

Antonio y Amado son originales de Tixtla, una ciudad cercana a Ayotzinapa. Los dos atletas se encontraron en Nueva York en las protestas y pronto se hicieron compañeros en el deporte y en la lucha.

“Escenarios como la Midnight Run y la Maratón de Nueva York son las plataformas que necesitamos para propagar el reclamo del pueblo mexicano a cientos de espectadores”, dijo Tlatempa, quien pese a tener dos empleos y trabajar más de 12 horas al día, cada madrugada entrena con absoluta disciplina en sitios como Central Park. “No hay mayor honor y motivación que correr al lado de un padre que se mantiene firme y fuerte en la búsqueda desesperada de su hijo”.

La Midnight Run es una tradicional carrera realizada por la organización New York Road Runners (NYRR) que se realiza a la par de la cuenta regresiva para recibir al Año Nuevo. Los participantes brindaron con champagne y escribieron en un muro sus resoluciones para 2016, además de presenciar un espectáculo de fuegos artificiales de 15 minutos.

La amistad y la pasión por correr definió la Midnight Run para Antonio y Amado, cuyas resoluciones difirieron de las tradicionales.

Correr por justicia es la resolución para 2016 de Antonio Tizapa. Foto Crédito: Cortesía/El Diario.
Correr por justicia es la resolución para 2016 de Antonio Tizapa. Foto Crédito: Cortesía/El Diario.

“No daremos ni un paso atrás hasta que el Estado Mexicano admita su responsabilidad y nos entregue a los muchachos”, dijo Tizapa, un atleta dedicado por más de cinco años. “No hay manera de silenciarnos”.

Tlatempa recordó que, antes de emigrar a Nueva York hace una década, acostumbraba entrenar en la pista de la Escuela Rural Raúl Isidro Brugos, a la que acudían los 43 estudiantes.

“Correr fortalece el cuerpo y el espíritu. Correr es ir hacia adelante, es esfuerzo y entrega. Correr es nuestro altavoz en esta protesta continua”.

Una cuestión de honor

Para Ponciano Ramírez (36) correr la Midnight Run fue una cuestión de honor. Antes de integrarse al club Rabbits, de East Harlem y auspiciado por NYRR, el mexicano era desamparado y alcohólico.

El deporte me rescató de las calles”, dijo mientras entrenaba en el Parque Jefferson con una veintena de jóvenes atletas. “Ahora tengo metas claras y sueños. Mi misión en la vida es llevar un mensaje de esperanza para aquellos que creen que lo han perdido todo”.

Ponciano Ramírez dice que el deporte lo rescató de las calles. Foto Crédito: Gerardo Romo/El Diario.
Ponciano Ramírez dice que el deporte lo rescató de las calles. Foto Crédito: Gerardo Romo/El Diario.

La resolución de Ramírez para 2016 es entrenar hasta quedar sin aliento con tal de lograr un tiempo de 2 horas y 47 minutos en el próximo Maratón de Nueva York. “Quiero ser una inspiración para que más latinos practiquen este maravilloso deporte”, comentó.

El club de los Rabbits, o Conejitos, como son conocidos en El Barrio, fue fundado en 2002 por el exboxeador mexicano Alfonso Eugenio, con la meta de apartar a los jóvenes latinos de las pandillas y las adicciones. Actualmente 63 niños y adolescentes son entrenados para correr en importantes competiciones, y algunas de las madres también practican el agotador ejercicio.

“Estamos cambiando la vida de nuestras familias, por eso participamos en la Midnight Run, para que las resoluciones de Año Nuevo comiencen con un estilo saludable”, dijo Eugenio, quien corrió con su esposa María Michaca, y sus hijos adolecentes Jonathan y Abigail.

Los Rabbits se prepararon para la Midnight Run con semanas de anticipación. Foto Crédito: Gerardo Romo/El Diario.
Los Rabbits se prepararon para la Midnight Run con semanas de anticipación. Foto Crédito: Gerardo Romo/El Diario.

El entrenador corre la Midnight Run desde hace 15 años y su resolución para 2016 también implica la creación de una fundación que lleve el proyecto de los Rabbits a toda la ciudad. El club es un semillero de talento. Hasta ahora cuatro jovencitos han corrido el Maratón de Nueva York, entre ellos Elvis Guzmán (19), quien es parte del grupo desde la infancia.

“Amo correr. Este deporte me enseñó disciplina y concentración, es una forma de ser leal a mí mismo”, dijo el chico, quien corre con sus dos hermanos. “La obesidad infantil y juvenil es un problema en El Barrio y quiero aminar a otros muchachos a correr por una vida sana”.

Mujeres en movimiento

Y las hispanas también le pusieron sabor a la Midnight Run y convirtieron la carrera en una ‘rumba saludable’. La puertorriqueña Michelle Almodovar (49), una residente de El Bronx, corrió acompañada de otras integrantes del club Latinas in Motion, un grupo fundado en 2012 que busca poner en movimiento a las mujeres de todas las edades.

Latinas in Motion se unieron a la carrera para llenarse de energía en el Año Nuevo. Foto Crédito: Cortesía/El Diario.
Latinas in Motion se unieron a la carrera para llenarse de energía en el Año Nuevo. Foto Crédito: Cortesía/El Diario.

“Nunca es tarde para ser activos. Cuidar el cuerpo puede comenzar con una decisión tan fácil como subir las escaleras en lugar de usar el ascensor”, dijo Almodovar, quien se unió a Latinas in Motion en 2013, dispuesta a cambiar su estilo de vida. “Admito que no me gustaba correr, pero ahora no puedo dejar de hacerlo”.