La historiadora de arte que asesora al senador Cruz en política exterior

Conoce a Victoria Coates, quien defendió la postura de Cruz respecto al combate a la inmigración ilegal porque, a su juicio, no se puede hablar de una reforma migratoria sin primero atender los problemas de la seguridad fronteriza, aunque no elaboró sobre esta política

WASHINGTON.- El senador tejano y precandidato presidencial republicano, Ted Cruz,  es un fiel seguidor de las doctrinas de Ronald Reagan y, si gana la presidencia en  noviembre próximo, su política exterior reflejará en parte los consejos de Victoria Coates, una historiadora de arte que habla con entusiasmo de Michelangelo e igual fluidez sobre la lucha antiterrorista y la democracia.

En entrevista telefónica con este diario, Coates rechazó las críticas vertidas en contra de Cruz, al señalar que éste es un conservador de pura cepa que, si llega a la Casa Blanca, buscará que EEUU recupere su liderazgo en el mundo y promoverá un “mensaje de aspiración” a la democracia.

El senador Cruz “cree que lo primero que tenemos que hacer es poner en orden nuestra casa” y fortalecer a las Fuerzas Armadas pero no es, como aseguran sus rivales, un “aislacionista”, afirmó Coates, excuradora del Museo de Arte de Cleveland y especialista en estudios del Renacimiento en Italia.

“Obviamente nos entusiasma su candidatura porque, si gana, sería el primer presidente  hispano en la historia de EEUU, pero el senador Cruz ha querido mostrar en cada discurso, foro o debate su compromiso con la democracia y con los principios básicos del presidente Reagan de paz mediante la fuerza”, explicó.

“No se trata de imponer nuestra visión de libertad en el mundo sino de que nuestro país sirva de inspiración… que sea una invitación, porque la democracia ha sobrevivido y ha florecido durante miles de años en Occidente”, observó.

Según Coates, el objetivo de Cruz es recalibrar la política exterior de EEUU de tal manera que se dé prioridad “a la promoción de la democracia como un valor absoluto”, y por ello habla con dureza sobre los abusos a los derechos humanos en lugares como China, Cuba o Venezuela.

Por qué se opone a la apertura hacia Cuba

Cruz se opone firmemente a la política de apertura de EEUU hacia el gobierno de Cuba, pese a que las encuestas demuestran un creciente apoyo hacia esta política, incluso entre miembros del exilio cubano.

“Los hermanos Castro son exactamente los mismos de siempre, no han cambiado ni han efectuado reformas, sólo quieren perpetuarse en el poder. El senador Cruz quiere promover una verdadera reforma en Cuba,  pero no de la forma en que lo está haciendo la Administración Obama”, explicó.

Tras la reapertura de la embajada de Cuba en Washington, Cruz presentó un proyecto de ley para cambiar el nombre de una calle aledaña a “Oswaldo Payá Way”, en honor al fallecido disidente cubano.

Coates reconoció que la experiencia personal de Cruz –la tía del senador fue encarcelada en Cuba hace poco más de 50 años– moldea su rechazo de la política de apertura, pero insistió en que EEUU no debe dar legitimidad al régimen castrista.

Por otra parte, Coates defendió la postura de Cruz respecto al combate a la inmigración ilegal porque, a su juicio, no se puede hablar de una reforma migratoria sin primero atender los problemas de la seguridad fronteriza, aunque no elaboró sobre esta política.

A lo largo de la contienda, Cruz ha querido marcar un contraste con Rubio y los demás rivales republicanos, aunque también ha prometido apoyar a Israel, revertir el acuerdo nuclear  pactado con Irán e incrementar los ataques militares contra el grupo extremista Estado Islámico (ISIS).

Coates acaba de publicar su libro titulado “David’s Sling”, que saldrá a la venta mañana y que en sus 295 páginas describe las diez obras de arte –incluyendo el “David” de Michelangelo, y “Water Lillies” de Monet- que, a su juicio, ilustran la historia de la democracia en la civilización occidental.

Coates cedió la entrevista a sólo 28 días de las asambleas populares de Iowa, que dan el pistoletazo al proceso de primarias en EEUU, el mismo día en que Cruz fue objeto nuevamente de críticas veladas del senador republicano por Florida, Marco Rubio, en materia de seguridad nacional.

Es que Rubio, ávido del apoyo de la base conservadora del partido, se presenta como el más duro en materia de seguridad nacional y política exterior, apoyando incluso más intervenciones militares para efectuar cambios democráticos.