Desamparados permanecen en las calles a pesar del frío

Los albergues, entre tanto, los están ocupando cada vez más personas que llegan de afuera de la ciudad
Desamparados permanecen en las calles a pesar del frío
Muchos desamparados prefieren quedarse en la calle que ir a los refugios.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Es preferible ‘morir de frío’ que ir a un albergue de la Ciudad. Así piensan muchos desamparados que permanecieron en las calles el martes, a pesar de las congelantes temperaturas que han golpeado a la Gran Manzana desde principios de semana.

El martes se vio, por ejemplo, a muchas personas sin hogar ubicadas junto a una reja de un subway en el oeste de la calle 32 con Sexta avenida. Permanecieron allí a pesar de los intentos de agentes del NYPD de llevarlos a albergues. “No podemos obligarlos a ir a ningún lado”, dijo uno de los agentes al New York Post.

Uno de los agentes supuestamente le dijo a un desamparado: “Ve a donde quieras y cuando ya no nos veas por aquí, puedes volver”.

La acción de los policías, aunque no es nueva en la ciudad, se habría aumentado luego de que el gobernador Andrew Cuomo ordenara el fin de semana que todos los desamparados debían estar bajo techo cuando las temperaturas estuvieran extremadamente frías.

LEE TAMBIÉN: Cuomo critica acciones de De Blasio para lidiar con desamparados

El alcalde Bill de Blasio indicó que la Ciudad ya había removido a 97 desamparados de las calles en una sola noche, a pesar de que pocos se fueron voluntariamente.

Desamparados de afuera

Entre tanto, este miércoles se reveló que los albergues de la Ciudad no sólo son ocupados por neoyorquinos, sino también por un creciente número de personas de otras ciudades que llegan a la Gran Manzana en busca de refugio.

Según estadísticas de la Ciudad, 1 de 6 parejas adultas y 1 de 10 familias con niños que entran a los albergues vienen de afuera de los cinco condados.

En el año fiscal del 2012, sólo 8.6% de las parejas viviendo en albergues dijeron que no eran de la ciudad. Sin embargo, en la primera mitad del año fiscal del 2015, ese porcentaje se duplicó a casi un 17%, según estadísticas del Departamento de Servicios para los Desamparados (DHS).

“Los grandes cortes en servicios sociales y económicos que se han visto en el resto del país significan que somos un buen lugar por muchas razones”, dijo Nicole Gelinas, del Manhattan Institute.

“Si quieres hacer dinero entregando panfletos en la calle, aquí hay más densidad que en cualquier otro lado, tenemos más turistas que en cualquier otro lugar”, añadió Gelinas. “Si está buscando un trabajo o un nuevo comienzo, este es el mejor lugar para hacerlo”.

La Gran Manzana es una de las pocas ciudades en las que hay una ley de derecho a albergue, lo que garantiza casi siempre el acceso a un lugar donde dormir pagado por quienes pagan impuestos.