Acusan a tres compañías de California de timar a clientes hispanos

Las empresas engañaron a consumidores hispanos que no hablaban inglés
Acusan a tres compañías de California de timar a clientes hispanos

Aprovechando que algunos clientes hispanos no hablaban bien el inglés, tres compañías de modificación de préstamos hipotecarios en Modesto (California), y nueve de sus agentes, los engañaron con falsas promesas de ayuda, y ahora afrontan cargos federales por posibles violaciones a la Ley de Vivienda Justa.

Según la acusación, entre 2008 y 2010 las empresas The Home Loan Auditors, Century Law Center, y SOE Assistance Center, y sus agentes, se acercaron a clientes hispanos que tenían problemas con el pago de sus hipotecas y, al cobrarles “miles de dólares”, les ofrecieron auditorías de préstamos hipotecarios, que nunca recibieron, y la modificación de sus préstamos que tenían “poco o ningún valor”.

Al parecer, las empresas aprovecharon que los clientes no hablaban bien el inglés y también recurrieron a publicidad “engañosa” en español.

Los propietarios de vivienda no sólo no recibieron el “rescate” prometido sino que terminaron perdiendo sus casas por ejecución hipotecaria.

En uno de los videos utilizados por The Home Loan Auditors, la empresa se presentó a los clientes como “la empresa más honesta en ayudar al cliente con franqueza y seriedad” y que además “ha tenido resultados comprobados”.

En otro video, usan el ejemplo de Adrián Sánchez, un propietario de vivienda que presuntamente se benefició con una auditoría preliminar y una modificación hipotecaria que presuntamente le ayudó a reducir sus pagos mensuales, intereses o el balance principal de su préstamo.

En el documento, HUD dejó en claro que las auditorías de nada sirven para obtener una modificación de préstamos hipotecarios o cualquier otro tipo de ayuda, por lo que advirtió de que los consumidores deben tener cuidado con las publicidades que reciben.

Un ejemplo típico es cuando las empresas ofrecen sus servicios en español falsamente indicando que el banco a cargo de la hipoteca es objeto de una investigación y que si el cliente se suma a una demanda podría frenar el embargo hipotecario, reducir sus pagos mensuales o el balance total de su hipoteca, o incluso recibir alguna compensación monetaria.

El cliente, bajo engaño, cesaba su comunicación con el banco y dejaba de pagar su hipoteca y, en el peor de los casos, perdía su casa por embargo hipotecario, conocido en inglés como “foreclosure”.

La Ley de Vivienda Justa prohíbe explícitamente la discriminación en todas las transacciones de vivienda, incluyendo en los servicios de préstamos hipotecarios, sin importar el país de origen de los consumidores.

El secretario adjunto de HUD para asuntos de Igualdad de Vivienda, Gustavo Velásquez, dijo que las familias que afrontan dificultades para conservar sus viviendas necesitan ayuda y no “falsas promesas que agravan la situación”.

El funcionario afirmó que HUD continuará tomando las medidas necesarias contra individuos y empresas que “victimizan” a propietarios de vivienda aprovechando su lugar de origen o us limitaciones con el idioma inglés.

Los agentes incluidos en la acusación de HUD fueron identificados como Omar Alcaraz; Araceli Castro; Hortencia León; Raul Luna; David Spieker; Faustina Zendejas; Laura Vargas Zendejas; Elena Ramírez, y Leilani Anderson.

El caso será escuchado por un juez de derecho administrado, aunque las partes implicadas tienen la opción de airearlo en un tribunal federal.

Si las autoridades determinan que hubo discriminación contra los clientes hispanos, éstas tienen un abanico de opciones para compensar a las víctimas, incluyendo daños punitivos y multas civiles contra los acusados.

Según HUD, las autoridades investigan casi 8,500 quejas de discriminación de vivienda al año.

Las personas que hayan sido víctimas de discriminación de vivienda deben comunicarse con HUD al (800) 669-9777 (voz), o al (800) 927-9275 (TTY), o pueden presentar sus quejas a través de la página web www.hud.gov/fairhousing.

El HUD recomienda a los propietarios de vivienda que tengan problemas a que busquen ayuda profesional, y ha lanzado una campaña en español “Conózcalo. Evítelo. Repórtelo”,  para evitar la estafa en el sector de vivienda.