Hable con su doctor sobre la mamografía

Nuevas directrices sobre esta prueba crean más polémica y confusión entre médicos y pacientes
Hable con su doctor sobre la mamografía
Se estima que durante el 2016 se diagnosticarán 246,660 nuevos casos de cáncer de mama en EEUU.
Foto: Archivo

Si usted es una mujer mayor de 40 años y está interesada –o preocupada– por el tema de la mamografía y no sabe cuándo comenzar a hacérsela y, mucho menos, con qué frecuencia debe repetirla,  lo más recomendable es que hable con su médico de cabecera sobre el asunto.

Nuevas directrices dadas a conocer este lunes sobre el inicio y la regularidad con que las mujeres deben hacerse esta prueba, han venido a incrementar el debate y la confusión que durante los últimos años ha existido entre las pacientes y hasta los mismos médicos.

Según la última recomendación dada a conocer por el US Preventive Services Task Force (USPSTF), las mujeres que tengan un riesgo promedio de sufrir cáncer de seno, no deben comenzar a realizarse mamografías antes de los 50 años. Después de esa edad, sugieren repetir el examen cada dos años.

Por otra parte, el grupo de expertos nacionales en prevención, que forman parte del USPSTF, recomienda que las mamografías sean opcionales para las mujeres entre 40 y 49 años, mientras que las mismas no se recomiendas para las mayores de 74.

En octubre pasado, la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS) también publicó nuevas directrices –las primeras desde 2002- en las que sugiere que las mujeres no inicien las mamografías hasta que cumplan 45 años y no a los 40 como se sugería anteriormente.

La ACS aconseja que las mamografías se realicen cada dos años entre los 45 y 54 años y que las mismas se realicen anualmente una vez que la mujer cumpla 55 años.

Durante décadas, la ACS había recomendado que las mujeres comenzaran las  mamografías y exámenes clínicos de los senos a partir de los 40, mientras que otras organizaciones y grupos médicos sugerían que el examen se debería comenzar a los 50 y que los mismos fueran menos frecuentes.

https://s.graphiq.com/rx/widgets.js

Riesgos y beneficios

Ante la gran confusión que puedan generar estas sugerencias contradictorias, los expertos recuerdan que la decisión de realizarse una mamografía es algo muy personal, y que la misma debe realizarse basándose en la historia personal y familiar de cada mujer; en sus factores de riesgo de desarrollar cáncer de seno, como mutaciones genéticas, y en su estado de salud actual.

Se aconseja que cada mujer que esté considerando realizarse una mamografía, especialmente después de los 40 años, tome decisiones informadas, hablando con sus médicos de cabecera o un especialista, sobre los beneficios y riesgos que puede presentar esta prueba.

Se ha demostrado que las mamografías salvan vidas, porque este tipo de examen permite diagnosticar el cáncer de seno de forma temprana, cuando es más fácil y efectivo tratarlo. Sin embargo, estudios médicos también sugieren que el exceso en las pruebas de mamografías puede producir resultados positivos falsos, por lo que muchas mujeres -especialmente las más jóvenes- podrían ser sometidas a pruebas adicionales innecesarias, ineficaces e incómodas como las biopsias.

Otro factor que hay que tomar en cuenta, especialmente en el caso de las latinas, es que estas directrices siempre se basan en la población como un todo y establecen promedios generales, y muy pocas veces toman cuenta los diferentes grupos étnicos o casos individuales.  

Hay más casos entre latinas

Mientras que el cáncer de pulmón superó al cáncer de mama como la principal causa de muerte entre las mujeres en general en los EEUU, entre las hispanas, la principal causa de muerte por cáncer sigue siendo el cáncer de seno (16%), seguido de los de pulmón y colorrectal.

En general, según la ACS, se estima que durante el 2016 se diagnosticarán 246,660 nuevos casos de cáncer de mama en EEUU y que 40,450 mujeres morirán por esta enfermedad.

No afecta la cobertura médica

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS) dijo en un comunicado que las nuevas recomendaciones no afectarán la cobertura de seguro para la mamografía, debido a que una legislación federal firmada en diciembre 2015, dentro de la ley conocida como ‘Obamacare’  mantiene los mismos beneficios por lo menos hasta el 2017.

“Las mujeres de 40 años inscritas en la mayoría de los planes de seguro de salud seguirán siendo cubiertas para mamografías cada 1 a 2 años sin copagos o deducibles, del mismo modo que en la actualidad”, dijo Nancy Lee, MD, directora de la Oficina de Salud de la Mujer en el HHS. “Si una mujer tiene 40 años y su médico determina que debe hacerse una mamografía, no tendrá que pagar de su bolsillo”.