“La Alcaltraz de las Rocosas”, el posible destino final de “El Chapo”

La cárcel federal USP Florence ADX o Admax en Colorado está destinada a los peores criminales
“La Alcaltraz de las Rocosas”, el posible destino final de “El Chapo”
La prisión federal de máxima seguridad Florence Admax en Colorado está destinada a los peores criminales.
Foto: Buró Federal de Prisiones

El destino final de Joaquín “El Chapo” Guzmán en caso de ser extraditado y condenado en Estados Unidos sería, según fuentes de Univision, la cárcel más segura del país conocida como “La Alcatraz de las Rocosas (o Rocallosas)”, un fortín ubicado en Colorado y diseñado a prueba de fugas.

“Es una prisión de máxima seguridad, para delincuentes de alto perfil, es como la cárcel de Almoloya (el penal del Altiplano del que se escapó “El Chapo” en 2015), pero sin túneles”, comentó el abogado Eugene Iredale, quien fue defensor de Jesús “Chuy” Labra, considerado “el padrino” y “cerebro financiero” del cártel de los Arellano Félix.

Ese centro penitenciario federal -cuyo nombre oficial es USP Florence ADX o Admax- está destinado a encarcelar a lo peor de la clase criminal, a quienes no tienen el mínimo respeto por la vida humana, según la descripción de funcionarios de prisiones a The New York Times.

Iredale explicó que una vez que se cumpla la orden de extradición (algo que parece que se podría demorar años), “El Chapo” Guzmán sería enviado primero a alguna cárcel local adscrita al tribunal que le corresponda.

De ser enviado a California, donde radica la acusación más antigua en contra de Guzmán Loera, “El Chapo” quedaría recluido temporalmente en la Metropolitan Correctional Center (MCC) o la Western Regional Detention Facility, ambas en el centro de San Diego.

Lea también: Extradición de “El Chapo” puede durar de uno a seis años

“El Chapo”, requerido en ocho estados

Guadalupe Valencia, otro abogado que defendió a “Chuy” Labra, dijo que debido a que “El Chapo” Guzmán cuenta con múltiples casos criminales en el país, será la procuradura Loretta Lynch la que decida a dónde lo envía primero.

“Una vez que lo procesen en ese primer tribunal, las otras jurisdicciones también tienen el derecho de solicitarlo”, comentó.

Lea también: Loretta Lynch, la mujer que espera al ‘Chapo’ Guzmán en EEUU

Guzmán Loera tiene cuentas pendientes en los estados de California, Texas, Nueva York, Illinois, New Hampshire, Pennsylvania, Arizona y New Jersey. Para Valencia es poco probable que “El Chapo” sea enviado a California, ya que el caso judicial que se le sigue en San Diego es muy viejo, de 1994.

“Por lo general (el extraditado) se envía a la jurisdicción con el caso más fuerte o más reciente, donde se tenga más evidencia y testigos, yo veo más probable que sea enviado a Nueva York o Chicago”, mencionó.

Un alto funcionario de la Procuraduría General de la República (PGR) en México declaró este lunes que el narcotraficante podría ser enviado a California o Texas debido a las órdenes de detención que se habían recibido de estos estados.

La Fiscalía Federal en San Diego no confirmó si ya se había hecho la solicitud para que “El Chapo” sea enviado a California.

“No estamos haciendo comentarios en este momento”, dijo Kelly Thornton, vocera de la fiscalía en San Diego.

COBERTURA ESPECIAL SOBRE “EL CHAPO” GUZMÁN

Máxima seguridad en las Montañas Rocosas

La prisión de máxima seguridad USP Florence Admax, en el área de las montañas Rocosas o Rocallosas, al sur de Denver, en Colorado, alberga a personas que el gobierno considera enemigos del estado.

Actualmente cuenta con 404 internos, entre ellos Theodore Kaczynski “The Unabomber”, Robert Hansen, un agente del FBI que se volvió en espía ruso, Dzhokhar Tsarnaev, coautor de los ataques en el maratón de Boston, y donde en 2007 falleció Charles Harrelson, quien asesinó a un juez federal y era padre del actor Woody Harrelson.

Otros capos mexicanos del narcotráfico que han sido enviados a este penal son Osiel Cárdenas Guillén, líder del cártel del Golfo, Javier Arellano Félix “El Tigrillo”, del cártel de Tijuana, y Héctor “El Güero” Palma, compadre de “El Chapo”.

Lea también: ¿Qué mensaje da México con la extradición de narcotraficantes a EEUU?

Los reos que recién llegan a esta prisión son destinados a confinamiento solitario de 23 horas. Después de tres años el interno puede ser enviado a una prisión con menos restricciones.

Las celdas tienen una dimensión de 12 x 7 pies y están hechas con muros gruesos de cemento y cerradas por una doble puerta metálica que impide que los reos se vean unos a otros, según The New York Times. Incluyen una sola ventana de cuatro pulgadas de ancho, un WC y ducha, así como un colchón para dormir.

La mayoría de los presos tienen acceso a televisión, libros y publicaciones periódicas, pero solo pueden salir de sus celdas para ejercitarse un máximo de 10 horas cada semana.

Lea también: México formaliza detención para extraditar a “El Chapo” Guzmán a EEUU