Piden al Gobierno Federal regular venta de cigarrillos electrónicos

El contralor de la ciudad de Nueva York Scott M. Stringer y la defensora pública Letitia James denunciaron que las compañías promueven publicidad entre niños y adolescentes

Guía de Regalos

Piden al Gobierno Federal regular venta de cigarrillos electrónicos
Faith Williams, presidenta del gobierno estudiantil de la escuela secundaria Wadley interviene durante el acto promovido por el contralor de la ciudad y la defensora pública de Nueva York contra los cigarrillos electrónicos

Ambos funcionarios presidieron la reunión junto a decenas de abogados, padres y jóvenes para pedir a las empresas de cigarrillos electrónicos cesar las prácticas de comercialización entre niños y adolescentes, mientras que al mismo tiempo instan a las entidades federales a investigar y regular la comercialización y la clasificación de los cigarrillos electrónicos.

“La salud de los niños de la ciudad de Nueva York no está en venta”, dijo el contralor Scott M. Stringer. “Uno pensaría que las empresas tabacaleras aprendieron la lección de cuando fueron multadas con  $ 250 mil millones – pero estás de vuelta de nuevo, usando los mismos viejos trucos de marketing para seducir a nuestros adolescentes a engancharse en los cigarrillos electrónicos. Estas empresas deben voluntariamente dejar de comercializar nicotina entre los niños y adolescentes ahora mismo, pero si continúan negándose, el gobierno federal debe tomar medidas serias”.

De su parte la defensora pública Letitia James dijo: “La seguridad de nuestros niños debe ser siempre nuestra principal prioridad. Pero las empresas de cigarrillos electrónicos están utilizando técnicas de marketing engañosas para decirle a nuestros hijos que son una alternativa saludable a los cigarrillos convencionales”

James agregó que,  “ninguna empresa que promueve un producto que es peligroso para nuestra salud se debe permitir utilizar los anuncios de seducción para atraer a nuestros hijos. Necesitamos regulaciones para evitar que las empresas de cigarrillos electrónicos continúen usando estas tácticas para poner en peligro la salud de nuestros hijos”.

En 1998, las principales empresas tabacaleras firmaron el “Master Settlement Agreement”, con cuarenta y seis fiscales generales estatales. Este acuerdo prohibió a las compañías de tabaco hacer marketing dirigido a los niños y, específicamente, les prohibió la creación de anuncios con dibujos animados, con el apoyo de celebridades, patrocinando eventos donde se espera la significativa presencia de público joven, tales como conciertos y juegos deportivos, y la comercialización de los cigarrillos con sabores de frutas.

De acuerdo al contralor y la defensora pública, después del acuerdo de 1998, las tasas de tabaquismo juvenil cayeron dramáticamente. Hoy, sin embargo, las empresas de cigarrillos electrónicos – muchas de los cuales son propiedad de las compañías tabacaleras más grandes del país – están utilizando el mismo esquema para vender sus productos a los niños.

Los funcionarios denunciaron que tales estrategias maliciosas parecen estar funcionando. De acuerdo con el Centro para el Control de Enfermedades, más de 70 por ciento de los jóvenes estadounidenses han estado expuestos a la publicidad de cigarrillos electrónicos – y entre 2011 y 2014, la tasa de uso de este producto entre los adolescentes se ha disparado en casi un 800 por ciento.

Varios funcionarios electos a nivel local y estatal respaldaron la propuesta presentada por el contralor y la defensora pública.

“El uso de cigarrillos electrónicos por desgracia se ha disparado entre los adolescentes de Estados Unidos hoy”, dijo el representante demócrata Jerrold Nadler. “La Administración de Drogas y Alimentos debe emitir inmediatamente regulaciones que restringen la comercialización y venta de cigarrillos electrónicos a los adolescentes”.

La asambleísta demócrata Linda B. Rosenthal también se sumó a la cruzada. “He aprobado leyes para prohibir la venta de cigarrillos electrónicos y nicotina líquida a menores de edad en el estado de Nueva York, pero estos esfuerzos son en vano si no nos unimos para hacer frente a la industria y su práctica explotadora e implacable de orientar la publicidad hacia los niños y los jóvenes”.

El senador estatal demócrata Adriano Espaillat felicitó la iniciativa del contralor y la defensora pública, quienes dijo, “han mostrado un gran liderazgo en este importante tema”.

Según Espaillat, “las compañías de cigarrillos electrónicos están tratando de resucitar a los anuncios utilizando dibujos animados al estilo de Joe Camel, los cuales fueron declarados ilegales en Estados Unidos por ser una herramienta de marketing inaceptable para un producto peligroso”.

“En abril pasado, el Centro para el Control de Enfermedades anunció que el uso del cigarrillo electrónico entre los adolescentes se duplicó en sólo un año, mientras y entre los estudiantes de secundaria se triplicó”, dijo el presidente del condado de Manhattan Gale A. Brewer. “Tenemos que hacer todo lo posible para revertir estas tendencias alarmantes y detener estos productos puedan ser comercializados para nuestros hijos”.

Las entidades más importantes de salud del país como la Sociedad Americana del Cáncer, la Asociación Americana del Corazón, Asociación Americana del Pulmón, Academia Americana de Pediatría y la NYC Libre de Humo también se adhirieron en respaldo de la iniciativa en contra de la comercialización del cigarrillo electrónico en Nueva York.

Medidas

En la manifestación el contralor y la defensora pública pidieron a las autoridades federales tres puntos concretos:

  • Que la Comisión Federal de Comercio (FTC) investigue la comercialización de los cigarrillos electrónicos entre los niños y adolescentes para determinar si estas prácticas se ajustan a las leyes de la “verdad en la publicidad”.
  • Que la Administración de Drogas y Medicamentos (FDA) regule a los cigarrillos electrónicos como productos de tabaco. Entre otras restricciones, esta regulación debe establecer a nivel nacional un límite de edad para la compra de los cigarrillos electrónicos; se requiere que las compañías adviertan sobre el poder adictivo de la nicotina, imponer bloqueos a la distribución de muestras gratuitas por parte de las compañías, e imponer ciertas restricciones de comercialización.
  • Que las compañías de cigarrillos electrónicos apliquen voluntariamente las restricciones del “Master Settlement Agreement” de 1998 a los anuncios de cigarrillos electrónicos, y abandonen la práctica de comercialización orientada a los niños.