Sarah Palin, la reina del “tea party” y el reality TV, respalda a Donald Trump

El apoyo de Palin podría resultar un buen espaldarazo para Trump en Iowa, estado donde se celebran las primeras votaciones de las primarias el próximo 1 de Febrero

Sarah Palin, la reina del “tea party” y el reality TV, respalda a Donald Trump
Foto: Aaron P. Bernstein / Getty Images

Sarah Palin, la ex gobernadora de Alaska y reina conservadora del “reality TV”, dio este martes su más entusiasta espaldarazo a la precandidatura del magnate Donald Trump, en un colorido discurso realizado en el estado de Iowa y transmitido en vivo por la televisión nacional.

“Una persona muy especial”, anunció Trump al presentarla, y Sarah apareció en el escenario vistiendo un vestido negro y una corta chaqueta con adornos plateados que se movían al mismo ritmo de su retórica. En Alaska, pocas horas antes, el hijo de Sarah, Trak, de 26 años de edad, había sido arrestado por presunto asalto doméstico a su novia de 22. Los cargos fueron asalto en cuarto grado, interferir para evitar una denuncia de violencia doméstica y posesión de un arma de fuego en estado de ebriedad.

Pero nada de eso se mencionó en el entusiasta mítin político en el que Palin dio su respaldo a Trump para la presidencia, asegurando repetidamente que el multimillonario, quien posee numerosas mansiones en todo el país, incluyendo un penthouse de 100 millones de dólares en la Quinta Avenida de Nueva York, “no es elitista”.

“El no es elitista, el no es un político, aleluya”, dijo Palin durante el evento. “El no pertenece a la clase política permanente, la que hace el trabajo de los donantes, mantiene abiertas las fronteras para darles mano de obra barata, los capitalistas corruptos. Sabemos que él va a romper ese establishment y a hacer que todo sea “increíble” de nuevo”.

El apoyo de Palin se considera importante para ganar el apoyo de muchos estadounidenses conservadores de la “América profunda”, muchos de los cuales viven en el rural estado de Iowa, donde en menos de dos semanas se celebrarán las asambleas presidenciales y la primera prueba electoral real de las primarias presidenciales.

El perdedor en todo esto parece ser el precandidato y senador de Texas, Ted Cruz, el otro candidato competitivo en Iowa, y a quien Palin apoyó en su campaña por el senado. Cruz no quiso criticar a Palin por su apoyo a Trump. “Sarah Palin es fantástica”, dijo Cruz al ser interpelado este martes durante un evento de campaña. “Sarah es mi amiga, haga lo que haga, seguiré siendo su fan”.

Sobre todas las cosas, Cruz no quiere perder a los posibles partidarios o simpatizantes de Palin, si es que estos dudan entre el senador y el magnate.

Antes de presentar a Palin, Trump había dado su discurso de siempre a la multitud: “el muro fronterizo lo pagará México”, “haremos a America grande de nuevo”, “los hispanos de Nevada me aman”, “soy una persona muy existosa”, “Jeb es débil”.  En algún momento, entre las frases de siempre, Trump pidió a los votantes de Iowa que este próximo 1 de Febrero acusan a sus asambleas y le den su apoyo.

“Quiero ganar Iowa. No sólo salir bien, quiero ganar. Estoy ganando en el país. Estoy ganando con los evangélicos y el tea party. Y creo que saldremos mejor que en las encuestas”, dijo.

Iowa es la primera cita en la hora de la verdad para Trump, en la que ya no serán solo las encuestas, sino los resultados, los que dirán de la realidad de su candidatura.

Desde que Sarah Palin dejó la gubernatura de Alaska, tras perder como candidata a la vice presidencia junto a John McCain en 2008, la lideresa conservadora se ha dedicado al activismo político conservador, lucrativos discursos, apoyo a candidatos y hasta a un programa de “reality TV”.