Alcaldes promueven lucha por justicia social y más fondos para infraestructura

Fueron interrumpidos por una manifestante que exigió una mayor rendición de cuentas de la policía y la renuncia del alcalde de Chicago, Rahm Emanuel
Alcaldes promueven lucha por justicia social y más fondos para infraestructura
Foto: Twitter

WASHINGTON.- Hacinados en una sala de un céntrico hotel capitalino, alcaldes de cerca de 300 ciudades del país iniciaron este miércoles su reunión invernal con un llamado a la justicia social y más fondos para modernizar la infraestructura nacional.

Durante una conferencia de prensa con la que arrancaron su reunión invernal de 2016, los alcaldes llegaron preparados para hablar de empleos y de la urgencia de reformar el sistema de justicia criminal, pero fueron interrumpidos por una manifestante que exigió una mayor rendición de cuentas de la policía y la renuncia del alcalde de Chicago (Illinois), Rahm Emanuel.

La mujer, identificada como April Goggans, portaba un cartel denunciando el presunto encubrimiento de la muerte del joven afroamericano Laquan McDonald, quien recibió 16 disparos de agentes de la policía de Chicago en octubre de 2014.

Un freno al abuso policial

“16 disparos y un encubrimiento #LaquanMcDonald #ResignRahm”, rezaba el letrero escrito a mano.

En declaraciones a la prensa, y rodeada de otros manifestantes, Goggans explicó que su mensaje estaba dirigido a Emanuel pero que, en realidad, “las cosas que él está haciendo son las que sistemáticamente hacen todos los departamentos de policía, y las alcadías”.

Goggans agregó que los alcaldes reunidos en Washington deberían evaluar sus políticas en torno a asuntos como el abuso policial y el problema de la inmigración en sus ciudades.

Tras la breve e incómoda interrupción, en la que los manifestantes coreaban la consigna “Black Lives Matter”, para enfatizar el valor de la vida de los afroamericanos, los alcaldes retomaron la discusión en torno a los asuntos más acuciantes para las comunidades pobres en este país.

En ese sentido, Karen Weaver,  alcaldesa de Flint (Michigan), una ciudad de mayoría afroamericana que desde hace dos años sufre una crisis de agua potable por la contaminación de plomo, sugirió que el problema no había recibido la debida atención por tratarse de una comunidad pobre y minoritaria.

“Es una comunidad minoritaria, pobre, y sin voz, y eso fue parte del problema… el agua es un derecho humano fundamental”, afirmó Weaver, quien se reunió ayer con el presidente Barack Obama para solicitar más fondos federales para responder a la crisis.

El tema de la violencia y cómo reducirla también dominó un panel auspiciado por la Liga Nacional Urbana.

Infraestructura deficiente

En paralelo a la rueda de prensa, la Conferencia de Alcaldes de EEUU divulgó hoy una encuesta de 89 alcaldes en la que pidieron, como máxima prioridad, la modernización de la vetusta infraestructura nacional.

Aunque la lista de deseos es larga,  los alcaldes enfatizaron la necesidad de invertir más fondos en el transporte público, la reparación y modernización de carreteras, asi como en la infraestructura de agua potable y tratamiento de aguas servidas.

En el sondeo de 2015, los alcaldes hicieron énfasis en la situación que afrontan ciudades como Nueva York, Chicago, Filadelfia (Pensilvania) y Los Angeles (California), pero expresaron poca confianza en que logren respuestas adecuadas de los gobiernos estatales y las autoridades federales.

Por ello, los alcaldes también se quejaron de que reciben poco apoyo financiero de los gobiernos, y destacaron la urgencia de reformar las leyes para que las alcadías puedan tener más autonomía para la recabación de impuestos y distribución de ingresos.

La conferencia anual incluye una apretada agenda en la que los alcaldes evalúan los retos y soluciones a los problemas comunes en sus ciudades. El alcalde de Los Angeles, Eric Garcetti, participó en un panel con otros alcaldes de la costa Oeste para discutir la crisis del agua y posibles soluciones a la sequía en su estado.

El encuentro de tres días reúne bajo un mismo techo a cerca de 300 alcaldes de ciudades con al menos 30,000 habitantes.