Danny García se siente orgulloso por cambiar el rumbo de la historia para los latinos en Filadelfia

El boxeador de sangre puertorriqueña asegura que su éxito le ha abierto las puertas a otros como él. El sábado pelea por otro título mundial
Danny García se siente orgulloso por cambiar el rumbo de la historia para los latinos en Filadelfia
Danny García, el boxeador de Filadelfia de herencia boricua, se prepara para buscar otro campeonato mundial.
Foto: Leonard Wilson/Premier Boxing Champions

A Danny García no le tiembla la voz cuando asegura que fue él quien cambio el rostro de una ciudad donde la presencia latina era casi inexistente.

“Mi éxito ha cambiado la manera de ver, tratar y respetar a los latinos en Filadelfia”, asegura García, quien el sábado se enfrenta en el Staples Center de Los Ángeles a Robert “Fantasma” Guerrero, en la pelea por el título vacante de peso welter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

“Yo era el único latino que encontrabas en los gimnasios de Filadelfia, los demás eran peleadores de raza negra”, comenta el hijo de padres puertorriqueños nacido en la llamada “Ciudad del Amor Fraterno“.

García, de 27 años, recuerda su etapa de infancia como una de muchos retos a superar.

El vecindario donde yo crecí era duro, había mucha violencia alrededor, y si a eso le sumas que yo era latino, las cosas se complicaban porque Filadelfia es una ciudad muy difícil para que un latino pueda triunfar”, asegura García. “No tenemos muchas oportunidades para salir adelante y cuando lo hacemos no existen las plataformas para darnos el crédito que nos merecemos como latinos”.

“Inclusive en estos tiempos, existe una muy mala impresión de los latinos porque creen que todos nos dedicamos a crear problemas o hacer cosas ilícitas”, dice el púgil, para después explicar cuál ha sido su mayor aportación para tratar de cambiar esa percepción.

“Ser el primer latino campeón del mundo que sale de Filadelfia me ha dado la oportunidad de hacer cambiar a la gente sus opiniones negativas hacia los latinos y también me ha permitido cambiar la mentalidad de muchos latinos que ahora me toman como ejemplo para establecerse metas importantes en su vida”, apunta el hombre que tiene marca invicta de 31-0, con 18 nocauts.

“Me alegra ver que el día de hoy, si vas a un gimnasio en Filadelfia, ves a una gran cantidad de jóvenes puertorriqueños. Me da mucho gusto haber contribuido al cambio de toda una generación de boxeadores latinos en Filadelfia”, agrega orgulloso García, que ha sido campeón de peso superligero del CMB y la AMB.

Justifica a Trump

García dice que no hablar ni una sola palabra de español no debe de ser la bandera de la que sus críticos se cuelguen para tratar de retirarle la etiqueta de latino.

“Mis orígenes son puertorriqueños, lo traigo en la sangre; el que no hable español no quiere decir que yo no sea latino. Cuando viajo a Puerto Rico veo que todo mundo allá habla inglés, ¿quiere decir que entonces ellos no son latinos?”, argumenta García.

“Creo que todos los latinos nos deberíamos unir bajo una misma bandera: mexicanos, cubanos, puertorriqueños, los que hablan español, los que no lo hablan, todos. Los latinos en Estados Unidos nos estamos multiplicando, estamos tomando control del país”, observa García en una severación interesante e inteligente.

Cuando a García se le hace notar que hay gente de mucho poder en Estados Unidos, como Donald Trump, que culpa a los latinos por los problemas del país, el boricua sale en defensa del aspirante a la presidencia del Partido Republicano.

“Fue un error, no creo que Trump haya querido ofender a los latinos, no hay manera de que Trump esté contra los latinos. Él lo único que no quiere es que ilegales entren a lastimar a nuestro país, pero de ahí a que no quiera a los latinos es muy diferente; básicamente, creo que cometió un error por no pensar antes de hablar”, opina García.

Con el retiro de Floyd Mayweather Jr., Danny García es considerado por muchos aficionados y analistas el mejor peso welter de la actualidad, pero esos señalamientos no lo han hecho perder la humildad.

“No debo de olvidar nunca de dónde vengo. Yo sigo entrenando en el mismo gimnasio del vecindario donde crecí en Filadelfia, sigo siendo la misma persona, la única diferencia es que ahora me pagan por boxear“.

Más de Boxeo

La última pelea de Manny Pacquiao llevará un mensaje anti Donald Trump

Pacquiao: ‘Estoy feliz de retirarme’

A 8 años del último golpe de Tito Trinidad

Mayweather Jr. cobrará miles de dólares por compartir en un partido de fútbol con sus fans

Deontay Wilder: pasos de animal grande que despiertan la furia