¿Es México tan guadalupano como el Papa?

La fe mariana va a la baja en México según algunas encuestas

Guía de Regalos

¿Es México tan guadalupano como el Papa?
Lidia Amelia con sus amigos a su llegada a la Basílica de Guadalupe.
Foto: Gardenia Méndoza

MÉXICO – A un costado de la puerta principal de la Basílica de Guadalupe, Lidia Amelia parece dudar. Peregrinó durante cuatro horas desde Atlixco, Puebla, acompañada de dos amigos y no se anima a cruzar el umbral. “Es que soy una rebelde y éstos –dice mirando a sus amigos- me convencieron”.

Esta joven de estudios truncados en secundaria busca a la Virgen Morena para agarrarse de algo en la vida, pero sigue insegura. Y no es la única: la fe mariana va a la baja en México según algunas encuestas.

Las más optimistas afirman que ya sólo cree en ella el 83% de los mexicanos (Parametría); las más pesimistas, como Gabinete de Comunicación Estratégica, que sólo el 69%.

Así las cifras el papa Francisco esta consciente y quiere -tal como lo ha dicho- llamar la atención con su ejemplo . Incluso solicitó unos minutos para “estar a solas” y orar frente al manto de San Juan Diego donde, según la historia católica, se dibujó la figura de la Virgen en1531, una década después de la caída de Tenochtitlan en manos españolas.

“Yo voy a buscar a un pueblo que no se olvida de su Madre, esa madre mestiza, esa madre que lo forjó en la esperanza. Conocen ustedes el chiste de aquel mexicano que decía: ‘Yo soy ateo pero soy guadalupano’”, dijo en entrevista con un grupo de mexicanos a través de la agencia Notimex.

Pero la realidad no es sencilla y se topa con la lógica de mucha gente. “Es que la Guadalupana parece un mito, algo inventado e impuesto; sino, cómo explicas que se le apareció a Juan Diego justo en el lugar donde los indígenas adoraban a su diosa Tonatzin”, afirma Javier Ramírez, un administrador de empresas radicado en la Ciudad de México.

Para el analista religioso Roberto Blancarte, la cultura mexicana se va alejando poco a poco de la identificación con la virgen de Guadalupe. “Estamos hablando de más de 20 millones de mexicanos ignorados por políticos, líderes religiosos y funcionarios que quieren seguir identificando a la nación con la virgen”, observa.

El ex presidente Felipe Calderón, por ejemplo, consideró durante un discurso cuando acudió a inaugurar la nueva Plaza Mariana en 2011que la Virgen del Tepeyac (como también se le conoce) es nada más y nada menos que un “símbolo de unidad e identidad”.

Como sea, el historiador Alejandro Rosas cree que la Guadalupe todavía atrae en México a más gente que cualquier político, artista o líder social. “Se arraigó mucho en la conciencia social”.