Inmigrantes enviaron $68,000 millones en remesas a Latinoamérica y el Caribe en 2015

Los migrantes y los “Baby Boomers”  también preparan su “nido de retiro” en América Latina
Inmigrantes enviaron $68,000 millones en remesas a Latinoamérica y el Caribe en 2015
Se prevé un crecimiento en las remesas a final del año, por el aumento de migrantes centroamericanos.
Foto: Dmytro Lobodenko / Shutterstock

WASHINGTON.- Las remesas enviadas a México y el resto de América Latina y el Caribe, incluso a países aquejados por la violencia, totalizaron $68,300 millones en 2015, y previsiblemente seguirán en aumento, según un informe divulgado este martes por el Diálogo Interamericano.

En sus 19 páginas, el informe ofrece un desglosado del dinero que los inmigrantes latinoamericanos en todo el mundo enviaron a sus países –sobre todo desde EEUU– y demuestra un vínculo directo entre el aumento en las remesas y el incremento en la migración desde Centroamérica, la devaluación de las monedas locales y una mejora en la economía en este país.

“El mayor crecimiento (en las remesas) proviene de países que han experimentado grandes problemas de violencia política o inseguridad, como Guatemala, Honduras o Haití, predominantemente, pero incluso El Salvador también registró un crecimiento significativo” respecto a 2014,  explicó durante una conferencia de prensa, Manuel Orozco, uno de los autores del informe.

La novedad  del informe fue el incremento de casi el 6% en 2015, en comparación con el total de $64,500 millones el año anterior y, según Orozco, el envío de remesas no sólo se ubica ahora en los niveles previos a la “Gran Recesión” de 2008-2009 en EEUU sino que “seguirán en aumento”.

LEE TAMBIÉN: Cae el peso y suben las remesas

Al igual que en 2014, el aumento en las remesas el año pasado estuvo impulsado por mejorías en el mercado laboral de EEUU –en particular un descenso en la tasa de desempleo de los latinos-, la migración hacia el Norte, y el incremento en la frecuencia de los envíos, según el documento.

Remittances 2015 - IAD
(Foto: Informe Diálogo Interamericano)

México y Centroamérica

México registró un aumento del 4,8% en el recibo de remesas, con un total de $24,770 millones, lo cual lideró el crecimiento regional.

El incremento en México se atribuyó a una mayor frecuencia en el envío de remesas, las fluctuaciones en la tasa de cambio, y una continua migración, en particular de trabajadores con visas temporales en el sector agrícola.

Mex to US
(Foto: Informe Diálogo Interamericano)

LEE TAMBIÉN: Las remesas son ya el principal motor de divisas en México

Los países del “triángulo del Norte” en Centroamérica también registraron aumentos respecto a 2014. Guatemala registró el mayor nivel en el monto de remesas, con un incremento de más del 15%, a un total de $6,300 millones, mientras que Honduras tuvo un aumento del 10,9%, a $3,720 millones.

El Salvador, en cambio, tuvo un incremento del tres por ciento en el recibo de remesas, a $4,280 millones.

Otros países, como Colombia y Haití, también figuraron entre los países con mayores niveles de crecimiento anual consecutivo en las remesas, según el documento, que se apoyó en cifras oficiales de los bancos centrales en la región. El año pasado, Colombia, por ejemplo, tuvo un incremento del 13,3% en las transferencias de dinero, con un total de $4,640 millones.

Otros migrantes y los “Baby Boomers” también preparan “nido de retiro”

No sólo los inmigrantes recién llegados envían remesas para el sustento de sus familias, sino también personas que buscan aprovechar las buenas tasas de cambio y las oportunidades de inversión.

Ahora hay tres grupos adicionales: los inmigrantes que ya no mandan remesas porque tienen sus familias en EEUU, pero preparan su jubilación;  expatriados estadounidenses sin ningún nexo a Latinoamérica a punto de jubilarse, e inversionistas, tanto inmigrantes o jubilados, en busca de nuevos ingresos.

En declaraciones a este diario, Daniel Ayala, encargado de servicios de remesas globales de Wells Fargo, explicó que aparte de las remesas tradicionales, ha habido un aumento en las remesas como vehículo de inversión en la compra de apartamentos.

“Si hacemos una búsqueda en internet sobre los diez lugares más ideales para la jubilación, le garantizo que la mitad de ellos está en Latinoamérica, y al investigar el costo y la calidad de vida y otros beneficios, la gente encuentra alternativas para su retiro en países como Panamá, Costa Rica o Colombia”, señaló Ayala.

LEE TAMBIÉN: La subida del dólar redobla el atractivo de las remesas

Según el representante de Wells Fargo, ciudades colombianas como Medellín o Cartagena, están atrayendo una gran demanda de bienes raíces entre los estadounidenses, y compañías de bienes raíces en San Diego (California) o Miami (Florida), están sirviendo de enlace a los servicios de empresas similares en la región.

El fenómeno de las remesas, desde luego, sigue dando un “boon” a los servicios que ofrece Wells Fargo, que en los últimos dos años ha registrado un aumento en el monto y la frecuencia del envío de remesas, indicó Ayala.

¿Oportunidades perdidas?

El documento deja en claro que la inseguridad ciudadana, ya sea por la delincuencia común o por la violencia política, está alimentando el aumento de la migración hacia el Norte y ese fenómeno tiene implicaciones significativas para las economías de la región.

El aumento en la migración está contribuyendo a un alza en las remesas pero, según Orozco, eso no necesariamente mejora el panorama económico en la región.

“Todavía hacen falta estrategias que vinculen a las remesas con las políticas económicas de la región, específicamente en asuntos relacionados con el aprovechamiento de las remesas, por ejemplo, a través de la inclusión financiera. Todavía tenemos un gran revés en la mayoría de estos países”, advirtió Orozco.

Las remesas son una fuente vital de muchos hogares en América Latina, especialmente los de bajos recursos, que dependen de estos envíos para cubrir gastos de comida, vivienda, educación y servicios de salud.

De cara al desempeño de la economía en América Latina este año, la continua emigración y el aumento de las remesas tendrán, en su conjunto, un “efecto significativo” que merece una mayor atención, aconsejó Orozco.