El Salvador : CIDH aplaude detención de militares acusados por crimen de jesuitas

Familiares de militares salvadoreños requeridos en España por la matanza de 6 padres jesuitas ofrecen una rueda de prensa.
Familiares de militares salvadoreños requeridos en España por la matanza de 6 padres jesuitas ofrecen una rueda de prensa.
Foto: EFE

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebró la detención por parte de las autoridades de El Salvador de cuatro militares retirados imputados por la ejecución extrajudicial de seis sacerdotes jesuitas (cinco de ellos españoles) y dos mujeres el 16 de noviembre de 1989.

Las detenciones son pasos importantes en una larga búsqueda por justicia“, indicó el organismo panamericano, que se felicitó por la petición del presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, a los militares que todavía siguen prófugos de que se entreguen.

“Saludamos el trabajo conjunto de la Policía Nacional Civil de El Salvador con la Interpol que hizo posible estas detenciones”, dijo la relatora de la CIDH para El Salvador, Margarette Macaulay.

“Esto constituye un importante primer paso hacia la justicia. La CIDH continuará siguiendo de cerca los procedimientos”, añadió.

Los cuatro capturados por la Policía salvadoreña, el pasado 5 de febrero, fueron el coronel Guillermo Alfredo Benavides, los sargentos Ramiro Ávalos Vargas y Tomás Zárpate Castillo y el cabo Ángel Pérez Vásquez, todos militares retirados, mientras que otros 12 continúan prófugos.

Lee también: Caen cuatro exmilitares acusados en la masacre de jesuitas

El involucrado número 17 es el exviceministro de Defensa Inocente Montano, quien aguarda en Estados Unidos a ser extraditado hacia España.

Todos han sido requeridos por el juez de la Audiencia Nacional de España, Eloy Velasco, quien pidió al Ejecutivo del país ibérico que inicie el proceso de solicitud de extradición de los cuatro detenidos.

La noche del 16 de noviembre de 1989, un escuadrón del batallón elite Atlacatl del Ejército irrumpió en el campus de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA) y asesinó a los españoles Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Ignacio Martín-Baró, Armando López y Juan Ramón Moreno y al salvadoreño Joaquín López.

En el hecho, ocurrido en el marco de la guerra civil salvadoreña, también murieron la colaboradora de los religiosos Elba Julia Ramos y su hija Celina.

El mismo batallón perpetró la masacre de unos 1,000 campesinos salvadoreños en El Mozote, Morazán (noreste), de acuerdo con un informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas en El Salvador publicado en 1993.

Lee también:  El Salvador: Ordenan capturar a 17 militares por la masacre de jesuitas en 1989