Las escuelas comunitarias son el futuro de las comunidades negras y latinas

Las escuelas comunitarias son el futuro de las comunidades negras y latinas
La estrategia de escuelas comunitarias se reintrodujo en su actual versión en los años 1970 y ha sido adoptada por más de 5,000 escuelas públicas en todo el país. /ARCHIVO

Recientemente un video publicado por el New York Times reveló algunos de los espantosos métodos pedagógicos utilizados por la escuela independiente (charter) Success Academy en la ciudad de Nueva York. El video muestra la reacción agresiva de una maestra cuando una alumna de primer grado responde incorrectamente una pregunta de matemáticas: la maestra le grita a la niñita, rompe su papel de mala manera y la manda al extremo opuesto del salón.

Este es otro ejemplo más de las negativas prácticas disciplinarias usadas por muchas escuelas independientes, donde la insuficiente supervisión hace que no tengan que rendir cuentas por dejar de utilizar prácticas óptimas. Como resultado, muchas escuelas independientes tienen una historia de mal rendimiento incluso a pesar de forzar el retiro de estudiantes que no cumplen con las metas.

Por eso el alcalde de Nueva York Bill De Blasio hizo lo correcto hace dos años cuando anunció planes de invertir más de $150 millones de dólares para abrir 100 nuevas escuelas comunitarias dirigidas por entidades públicas en vecindarios de la ciudad de Nueva York con muchas necesidades. La inversión beneficiará especialmente a estudiantes latinos y de raza negra afectados por escuelas con fondos insuficientes y a las que no se les da la debida prioridad.

Los éxitos de las escuelas públicas que usan la estrategia de Escuela Comunitaria se documentaron recientemente en un informe, Community Schools: Transforming Struggling Schools into Thriving Schools, publicado por el Center for Popular Democracy. El informe demostró que las escuelas comunitarias, que ofrecen servicios internos de salud y servicios sociales dentro del plantel, y se aseguran de ofrecer un currículo que capte la atención de los alumnos, enseñanza de alta calidad, positivas prácticas disciplinarias, interacción con los padres de familia y la comunidad, y líderes escolares que incluyen a todo tipo de personas, han cambiado radicalmente la trayectoria de escuelas públicas poco eficaces en todo el país.

La popularidad de estas escuelas en todo el país ha ido aumentando, ya que son una alternativa muy eficaz a las escuelas públicas y las escuelas charter dirigidas por entidades privadas. La estrategia de escuelas comunitarias, un concepto que data de hace un siglo, se reintrodujo en su actual versión en los años 1970 y ha sido adoptada por más de 5,000 escuelas públicas en todo el país, y varias ciudades y estados están imitando este año a Nueva York al considerar medidas legislativas sobre escuelas comunitarias.

Una ciudad que ha producido resultados espectaculares al convertir escuelas públicas en escuelas comunitarias dirigidas por entidades públicas es Cincinnati. En 2003, antes del inicio de las escuelas comunitarias en el Distrito Escolar Público de Cincinnati, solo 51 por ciento de todos los estudiantes se graduaban. Sin embargo, en 2015, cuando 43 de los 55 colegios ya habían adoptado una estrategia de escuelas comunitarias, 82 por ciento de todos los estudiantes se graduaron.

Cincinnati también demuestra que las escuelas comunitarias pueden combatir eficazmente la desigualdad racial. En Cincinnati, la brecha de rendimiento entre estudiantes de raza negra/blanca se redujo en 10 por ciento durante los 11 años posteriores a la adopción de la estrategia de escuelas comunitarias. Se han visto resultados similares en Baltimore, Kentucky, Ohio, Minnesota y otros lugares donde se da prioridad a las escuelas comunitarias.

Respaldadas por impresionantes resultados académicos en todo el país, las escuelas comunitarias pueden tener un verdadero impacto positivo en nuestras comunidades.

-Kyle Serrette es director de campañas de justicia educativa del Center for Popular Democracy