Trump defiende saludo nazi que practican sus seguidores

El precandidato presidencial que el juramento racista es simplemente un acto de "entretenimiento"

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a El Diario NY en Facebook

Trump defiende saludo nazi que practican sus seguidores
Así juramentaron los seguidores de Trump durante uno de sus eventos.
Foto: Captura / Twitter

WASHINGTON.– El aspirante presidencial republicano, Donald Trump, restó importancia este martes al saludo nazi que ha recibido en diversos mítines políticos y tachó de “ridículas” las comparaciones a Hitler, porque considera que sólo se trata de algo “divertido”.

En declaraciones a la cadena NBC, el día de primarias en que están en juego estados como Michigan y Mississippi, Trump dijo que sus partidarios hacen el juramento -levantando la mano derecha en señal de lealtad, como lo hicieron en su día los partidarios de Adolf Hitler– por divertirse.

“Algunas veces lo hacemos por entretenimiento, y ellos (sus partidarios) comienzan a gritarme, ‘haz el juramento!, haz el juramento!’, digo, ellos se están divirtiendo tanto”, explicó Trump en el programa “Today” de la cadena televisiva NBC.

El incidente más reciente ocurrió el sábado pasado durante un acto electoral en Orlando (Florida), cuando Trump le pidió a la muchedumbre que alzara la mano derecha, le jurara lealtad y saliera a votar por él, sin importar las condiciones del tiempo.

Trump insistió hoy en que desconocía que el juramento, que evoca un capítulo oscuro de la Humanidad tras el Holocausto, era un “problema”.

“La estamos pasando bien… me sorprende mucho escuchar” que ofenda a la gente, subrayó Trump.

Sin embargo, el diario Politico indicó recientemente que, consultada sobre la fotografía del saludo en Orlando, la portavoz de Trump, Hope Hicks, calificó la pregunta como “repugnante” y “ridícula”.

Fiel a su mensaje populista, Trump destacó hoy las “enormes multitudes” que su campaña está atrayendo porque el país “está en grandes problemas”, y rechazó que el saludo sea un “gesto fascista”, como lo han calificado algunos grupos cívicos.

Trump insistió en que las comparaciones con la Alemania nazi son una “exageración” pero, presionado sobre el asunto, dijo que dejaría de pedir el juramento “si es ofensivo, o si hay algún problema con esto”.

“No quiero ofender a nadie, pero puedo decir que (el juramento) ha tenido buen recibimiento, un recibimiento asombroso”, afirmó Trump, quien insistió en otro programa de NBC que no se trata de un saludo sino de un “voto” y que cualquier comparación con los nazis es una “locura”.

Con sus respuestas en ambos programas, Trump ha continuado el patrón de argumentar que desconoce si sus comentarios ofenden a diversos bloques electorales, de los que dependerá el Partido Republicano si quiere recuperar la Casa Blanca en noviembre próximo.

Trump se perfila como el ganador en las primarias de este martes.

También los niños responden

Los mensajes antiinmigrantes de Trump no ocurren en un vacío ni se quedan en un mero ejercicio de retórica, ya que éstos empiezan a calar entre la población estudiantil.

En su página de Facebook, Evelyn Momplaisir describió cómo la maestra de su hijo en tercer grado en una escuela del Condado de Fairfax, en Virginia –un bastión conservador-, la llamó para avisarle que dos de sus compañeros comenzaron a señalar a los niños migrantes en el aula y a burlarse de ellos.

“Lo señalaron, se burlaron de él, diciéndole que tendría que irse por el color de su piel”, dijo Momplaisir, cuyo relato fue confirmado por las autoridades escolares del condado y adquirió la etiqueta “#EvelynMomplaisir” en las redes sociales.

https://twitter.com/lauriew1027/status/706562547927781376

Un portavoz del Sistema Escolar del Condado de Fairfax (FCPS), John Torre, dijo que la maestra del aula se comunicó con los padres sobre el incidente y para reiterar la conducta adecuada en las aulas.

“FCPS trabaja para crear un ambiente que conduzca al aprendizaje y en el que a todos se trate con respeto”, djo Torre.

La semana pasada, durante un partido de baloncesto en Indiana, un grupo de estudiantes blancos abucheó al equipo rival y a sus fanáticos, casi todos de origen latino.

Los estudiantes portaban carteles de apoyo a Trump y gritaban la consigna “Construye el muro”, en alusión a la promesa del magnate empresarial de constribuir un muro, pagado por México, para frenar la inmigración ilegal.

Buscan la clave para frenar a Trump

En declaraciones recientes al diario The New York Times, Stuart Stevens, estrategia del republicano Mitt Romney durante las presidenciales de 2012, calificó a Trump de “maligno”, como parte de un esfuerzo del Partido Republicano por frenar el avance del empresario en las encuestas.

Su retórica incendiaria ha causado la repulsa internacional, pero ha encontrado eco entre grupos supremacistas y conservadores que ven a enemigos entre los inmigrantes, los musulmanes y demás minorías.

Trump encuentra apoyo entre votantes conservadores blancos, con buena o poca educación formal, porque éste apela no sólo a su ansiedad por la economía sino también por un país transformado por la inmigración.

Te recomendamos