Con $15 la hora Nueva York creará empleos

El Centro de Estudios Laborales de la Universidad de Berkeley afirma que la subida salarial no costará puestos de trabajo
Con $15 la hora Nueva York creará empleos
Los legisladores evalúan cuándo los trabajadores recibirían el incremento.

El gobernador Andrew Cuomo está intentando que se apruebe la subida del salario mínimo del estado de los actuales $9 la hora a $15. En la ciudad de Nueva York el aumento llegaría en 2019 y en el resto del estado a mediados de 2021.

Pero muchos empresarios, economistas y políticos conservadores están en contra y argumentan que esta subida reducirá el empleo ya que para hacer frente a los mayores costos laborales los empleadores automatizarán el trabajo o prescindirán de empleados para compensar la subida de costos.

El centro de estudios laborales de la Universidad de Berkeley afirma en un reciente estudio que sus modelos de cálculo indican que, de hecho, si en 2021 se eleva el salario mínimo habrá un crecimiento neto de unos 3,180 empleos en el acumulado de los años en los que se hará este incremento.

Y con ello hasta 3.16 millones de neoyorquinos (el 36.6% de la fuerza laboral) en el estado recibirán un 23.4% de subida salarial (unos $4,900 como promedio en dólares de 2015), según los cálculos de los economistas de esta prestigiosa universidad californiana. Este porcentaje de aumento asume que otros trabajadores que cobran $15 actualmente recibirán aumentos también.

Muchos pequeños negocios que ya se enfrentan a elevadas subidas de alquileres afirman que este salario les resulta muy gravoso. El informe de Berkeley afirma que el costo laboral total será de apenas un 3.2% para todos los sectores con fin de lucro. “El incremento es menor que la subida del salario porque muchos negocios ya pagan más de $9 la hora”, explican los economistas.

La mejora de la productividad y la rebaja de la rotación de estos empleados reducirá los costos que además se pueden absorber con una subida de precios del 0.2% al año en los próximos cinco. “Los precios pueden ser menores que el incremento de los costos laborales porque estos suponen un tercio de los costos de operar las empresas”, aclara el estudio.

Casi el 80% de los trabajadores en el sector privado recibirán un aumento lo que creará un mayor poder de compra para un buen porcentaje de la población. Pero son tres sectores, ventas al por menor, sanidad y asistencia social además de restaurantes los que recibirán el mayor impacto de esta subida.

Desde Berkeley se insiste que a pesar de que la recuperación de la crisis tiene oficialmente seis años, los salarios reales de los trabajadores (una vez que se descuenta la inflación) han caído para el 60% de la fuerza laboral que menos cobra mientras que las subidas de las remuneraciones solo han llegado para quienes más cobran. “Para el 20% de los trabajadores que menos dinero gana los salarios reales no son más elevados que hace 35 años aunque estos tengan más capacidades y sean más productivos que la fuerza laboral entonces”, dice el informe de Berkeley.

El gobernador Cuomo procuró la aprobación de la subida a $15 de los trabajadores de franquicias de comida rápida y la de los empleados del gobierno. Ahora quiere que esta llegue a todos los que cobran menos que esta cantidad. Es algo que ya está aprobado en ciudades como San Francisco, Seattle y Los Ángeles que progresivamente subirán sus sueldos a esta cantidad. En California una iniciativa para un mínimo de $15 a la hora para 2021 va a ser votada en referendum en las elecciones desde noviembre.

Jubilación en los presupuestos

La asociación AARP ha entregado unas seis mil cartas de residentes de Nueva York al líder de la mayoría de la Asamblea de Albany y al presidente de esta, John Flanagan y Carl Heastie, para que incluyan en los presupuestos del estado la creación de un programa de ahorro de pensiones. Se trata de “Secure Choice”, un plan de ahorro en el trabajo facilitado por el estado que se nutra de deducciones de nóminas. Es una legislación patrocinada por el asambleísta Robert Rodríguez y la senadora Diane Savino.

AARP condujo hace meses un estudio que apuntaba a que los neoyorquinos no están ahorrando lo suficiente y muchos carecen de 401k. Muchos residentes dicen que tendrán que dejar la ciudad cuando sean mayores. “Más de la mitad de los adultos menores de 65 años en Nueva York carecen de acceso a una forma de ahorrar para el futuro”, dice Rodríguez “y la situación es peor para los latinos y afroamericanos que tienen menos opciones de planes por parte de sus empleadores”.