Claves para entender la “cumbre” nuclear en Washington

Líderes del mundo se reúnen con la meta de lograr el desarme nuclear
Claves para entender la “cumbre” nuclear en Washington
Foto: EFE

WASHINGTON.- Estados Unidos dio este jueves la bienvenida a líderes de más de 50 países, entre ellos México, para la cuarta “Cumbre de Seguridad Nuclear”, que tiene la meta de frenar la proliferación de armas nucleares y evitar que éstas caigan en manos de terroristas.

Se trata de la última cumbre nuclear que presidirá Barack Obama, quien ya en el anterior encuentro, en 2014, delineó las tareas pendientes para mejorar la seguridad nuclear.

Así, el encuentro de dos días en Washington, servirá también para evaluar el progreso hacia la meta de frenar la proliferación del armamento nuclear y su posible uso, según explicó Obama en una carta de opinión publicada en el diario “The Washington Post”.

Moscú boicoteó la “cumbre” por las diferencias que mantiene con EEUU y la OTAN sobre Ucrania.

A continuación, algunos datos relevantes sobre la importancia de la “cumbre”:

Contexto.- La primera “cumbre” se realizó en Washington en abril de 2010, con el objetivo de eliminar los elementos que amanecen la seguridad global, en particular la proliferación de las armas de destrucción masiva.

Laura Holgate, asesora de alto rango en temas nucleares del Consejo de Seguridad Nacional (NSC), explicó esta semana que existen apróximadamente 2,000 toneladas métricas de materiales útiles para la fabricación de armas nucleares, disponibles en programas civiles y militares en el mundo.

Algunos sitios que albergan material radioactivo no están a prueba de fallos seguridad y,  según la Agencia Internacional de Energía Atómica, se han registrado casi 2,800 incidentes de tráfico ilegal de material nuclear desde la década de 1990.

Una de las prioridades es evitar que grupos terroristas tengan acceso a esa materia prima para construir armas nucleares, pero el grupo extremista islámico ISIS tiene ambiciones de lograr armas de destrucción masiva y, para EEUU, sus ataques químicos en Irak y Siria no dejan duda de que las usarían contra sus enemigos.

Un ataque terrorista con armas nucleares, incluso improvisadas, tendría enormes repercusiones políticas, económicas, sociales, psicológicas y ambientales en todo el mundo, por lo tanto las soluciones a esta amenaza tienen que ser globales, advirtió Holgate.

Temas dominantes.- La agenda formal se centrará en el fortalecimiento de la seguridad de materiales nucleares en el mundo, sus tecnologías e instalaciones, y formas de reducir el riesgo de “terrorismo nuclear” o que grupos no estatales obtengan peligrosas armas de destrucción masiva.

También se discutirá el creciente papel de Asia para cumplir con las metas de la cumbre.

La agenda informal, sin embargo, se enfocará en cómo responder a las provocaciones nucleares de Corea del Norte, que afronta fuertes sanciones de Naciones Unidas tras su reciente prueba nuclear en enero pasado.

Progresos desde 2009.- EEUU y Rusia, que juntos poseen más del 90% del arsenal nuclear en el mundo, van camino de cumplir, para 2018, con la meta de reducir su arsenal de cabezas nucleares desplegadas a su nivel más bajo desde la década de 1950, pero deben hacer aún más, según Obama.

También se ha fortalecido el regimen global contra la propagación de armas nucleares, que ahora cuenta con el compromiso y la colaboración de Irán, con el que EEUU suscribió un acuerdo nuclear ampliamente criticado por la oposición.

Además, hay avances en la cooperación nuclear civil, de manera que los países tengan acceso a energía nuclear para fines pacíficos.

En ese sentido, Obama dijo que ya comenzó la construcción en Kazakstán de un “banco de combustible internacional”,  una especie de reserva de hasta 90 toneladas de uranio de bajo enriquecimiento (“LEU”, en inglés), al que tendrían acceso unos 40 países para proyectos energéticos.

Este “banco”, financiado en parte con contribuciones de $150 millones de EEUU, la Unión Europea, los Emiratos Arabes Unidos, Kuwait, Noruega, y Kazakstán, podría generar suficiente combustible nuclear para proveer energía a una ciudad grande durante tres años, según la IAEA.

 

Expectativas.- Se prevé que EEUU y resto de participantes emitan cinco “planes de acción” para fortalecer las instituciones e iniciativas vinculadas con la seguridad nuclear, incluyendo Naciones Unidas, la Agencia Internacional de Energía Atómica, Interpol, la Iniciativa Global para Combatir el Terrorismo Nuclear, y la Alianza Global.

También se dará continuidad a la labor que realiza una extensa red de expertos y funcionarios gubernamentales de alto nivel, para “sincronizar” la puesta en marcha de los compromisos derivados de la cumbre.

EEUU quiere, además, que Rusia reduzca aún más su arsenal de armas nucleares y que Corea del Norte cese sus pruebas nucleares.

En las primeras tres cumbres, la comunidad internacional suscribió más de 260 compromisos nacionales para robustecer la seguridad nuclear, y ha logrado cumplir con casi tres cuartas partes de éstos, según datos oficiales.

Esos compromisos han incluido medidas para la eliminación de arsenal nuclear, la conversión de reactores, el fortalecimiento de regulaciones, y mejoras a la tecnología.

Aunque se trata de un encuentro global, la ausencia de países como Rusia, Corea del Norte, Irán y Bielorusia minarán los esfuerzos por lograr un frente unido contra la proliferación de armas, según expertos.