Con sus cambiantes posturas, ¿Quién entiende a Donald Trump?

Muchos republicanos desconfían de sus credenciales conservadoras e intentan frenar su avance en las primarias
Con sus cambiantes posturas, ¿Quién entiende a Donald Trump?
Foto: EFE

WASHINGTON.- Desde que lanzó su candidatura presidencial en junio de 2015, el magnate empresarial, Donald Trump, se ha presentado como el más fuerte de los conservadores, pero en los últimos días ha afrontado un mayor escrutinio de sus posturas y la rebelión de quienes buscan eliminarlo de la contienda.

En la polvareda de ayer miércoles, durante un foro de MSNBC, Trump primero dijo que apoyaría prohibir los abortos y “castigar” a las mujeres que se realicen abortos ilegales. Tras la repulsa generalizada a sus comentarios, Trump dijo entonces que los médicos abortistas cargarían con la responsabilidad legal.

Aunque, en general, los políticos pueden “evolucionar” a través de los años –la historia de EEUU está repleta de ejemplos-, tanto la jerarquía republicana como los observadores han cuestionado la honestidad de Trump en un amplio gama de temas y los escasos detalles de su plan de gobierno.

A continuación, un resumen de las 10 principales posturas cambiantes de Trump, según su página web y declaraciones en la contienda:

Aborto.-  En la década de 1990, Trump apoyó que las mujeres tuviesen el derecho a optar por el aborto, en la postura conocida como “pro-opción” (pro-choice), pero cuando lanzó su candidatura dijo que era “pro-vida”, salvo en casos de violación, incesto o problemas de salud de la madre.

Ayer miércoles,  durante un foro de MSNBC dijo que apoya prohibir el aborto y dar “algún tipo de castigo” a mujeres que se realicen abortos ilegales. Horas más tarde, explicó en un comunicado que las mujeres y sus fetos son “víctimas”, y que los médicos abortistas cargarían con la responsabilidad legal.

Trump ahora dice que se opone al aborto, salvo raras excepciones.

Inmigración.- Trump ha prometido construir un muro en toda la frontera con México y deportar a todos los 11 millones de inmigrantes indocumentados, aunque entre julio y agosto de 2015 vaciló sobre si expulsaría o no a los “Dreamers”, hasta posteriormente dijo que éstos también tendrían que irse.

Trump sigue apoyando la deportación de todos los indocumentados,  incluyendo a los “Dreamers”, aunque informes de prensa aseguran que éste dijo al diario “The New York Times” que estaría dispuesto a mostrar flexibilidad y negociar sobre los “deportables”.

El empresario ha cambiado de postura en al menos cinco veces en cuanto al programa de visas “H-1B” para mano de obra altamente calificada, apoyándolo primero y después rechazándolo, que es su posición actual.

Lucha antidrogas.-  Durante un almuerzo con empresarios en Miami en 1990, y posteriormente en una entrevista con el diario “Chicago Tribune”, Trump dijo apoyar la legalización de las drogas, para eliminar el lucrativo negocio y así ganar la guerra antidrogas.

Este año, durante la conferencia anual de líderes conservadores “CPAC”, Trump criticó la legalización de la marihuana en Colorado, aunque matizó que apoya su consumo para fines medicinales.

Política tributaria.-  En 1999, cuando sopesó lanzarse a la presidencia con el Partido Reformista (Reform Party), Trump propuso un impuesto de 14,25% para individuos y fideicomisos de más de $10 millones para eliminar la deuda nacional, lo que , según explicó entonces, sólo afectaría “al 1% de estadounidenses que controlan el 90% de la riqueza” en EEUU.

Un año después, se opuso a un impuesto único (“flat tax”), y en 2011, primero apoyó los recortes tributarios del presidente George W. Bush, y después propuso un elaborado sistema con cuatro corchetes tributarios del 1%, 5%, 10% y 15%, además de eliminar los impuestos corporativos y a las herencias.

Ahora, su plan de cuatro puntos elimina los impuestos a los ingresos menores de $25,000 para un individuo o de menos de $50,000 para parejas casadas; simplifica el código tributario con cuatro corchetes: 0%, 10%, 20% y 25%, según los ingresos, y propone una tasa impositiva de no más del 15% para las empresas.

Lucha antiterrorista.- Trump primero apoyó el envío de tropas a Irak para combatir al grupo extremista islámico ISIS y quemar los campos petroleros, aunque posteriormente vaciló en numerosas ocasiones sobre si ordenaría o no el despliegue de tropas terrestres de EEUU.

La semana pasada, según una entrevista con el diario “The New York Times”, su posición actual es eliminar los campos de petróleo para privar a ISIS de sus fuentes de financiación,  y exigir que los aliados árabes de EEUU envíen tropas terrestres a combatir al grupo terrorista. Trump sugirió que, si los árabes no lo hacen, EEUU dejaría de comprarles petróleo y proveerles protección.

Tortura.- En febrero, Trump pidió recurrir a la tortura, incluso la asfixia simulada (“waterboarding”) y peores metódos, para sacar información durante interrogatorios a presuntos terroristas, aunque eso viole leyes federales y el derecho internacional.

El pasado 4 de marzo, dijo al diario “The Wall Street Jounal” que no obligaría al cuerpo castrense a violar las leyes pero dos semanas después, tras los atentados terroristas en Bruselas, Trump volvió a insistir ante la CNN en legalizar la asfixia simulada.

Trump mantiene ahora la contradictoria posición de favorecer la asfixia simulada aunque también asegura que no apoya violar el derecho internacional.

Cuidado de salud.- Trump ha prometido anular la reforma de salud de 2010, conocida como “Obamacare”, y reemplazarla con un plan distinto que ofrezca cobertura médica para todos. Primero tomó como modelo el sistema de Canadá, para luego desecharlo.

También titubeó varias veces sobre cómo funcionaría su propuesta: en ocasiones dijo que cubriría a todos “para que nadie muera en la calle”, pero su plan, divulgado hace unas semanas, ofrece escasos detalles sobre su costo, alcance e impacto, y con toda seguridad dejará sin cobertura a los millones ahora cubiertos bajo “Obamacare”.

Trump quiere reemplazar “Obamacare”,  pero su plan es inviable, según expertos.

Veda a los musulmanes.- Primero pidió en diciembre pasado una moratoria absoluta a la entrada de musulmanes en EEUU, pero ahora su postura actual es que el gobierno haga excepciones para los inscritos en las Fuerzas Armadas, para sus amigos musulmanes y para los que ya residen en el país, para que puedan viajar libremente.

Control de armas.-  Hace 15 años, Trump dijo oponerse al control de las armas, aunque también apoyó prohibir la venta de armas de asalto. En 2000, criticó a los republicanos por estar en el bolsillo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) y negarse a restringir el acceso a las armas.

Ahora, en un guiño a los conservadores, se opone tajantemente al control de las armas, alinéandose con los republicanos que defienden la Segunda Enmienda y se oponen a expandir la revisión de antecedentes de los compradores.

“El gobierno no tiene por qué dictar qué tipos de armas pueden poseer las personas buenas y honestas”, dice Trump, quien apoya además que todos los estados otorguen permisos para portar armas ocultas.

Seguro Social.- En 2000, Trump estaba a favor de privatizar el sistema de Seguro Social, pero en 2011 dijo oponerse a cualquier modificación porque, a su juicio, la prioridad era proteger la red de seguridad de los jubilados, aunque también pidió una reforma para combatir el fraude y mejorar la eficiencia del sistema.