Equilibrio entre tu empleo y tu familia

Cinco tips para tener éxito laboral sin robarle tiempo a tus seres queridos
Equilibrio entre tu empleo y tu familia
Delegar, orden y plaificación son las claves de una mujer trabajadora exitosa./Shutterstock.

Uno de los retos que tiene cada mujer trabajadora es encontrar el equilibro entre su familia y su profesión, mucho más si se tiene las riendas de una empresa, por grande o pequeña que sea.

“Pero hay ciertos puntos que te permitirán conseguir ese equilibrio, y lograr que tus familiares no se sientan desatendidos y al mismo tiempo seas cada vez  más eficiente en tu trabajo”, asegura Ana Zabaleta, coach, motivadora y asesora empresarial (www.coachdelaempresaria.com).

Según la experta, las siguientes cinco claves te van a ayudar a no perder eficiencia en el trabajo y no robarle tiempo a tu familia.

1.- Delegar, delegar, delegar

Delega en todo, delega en tu familia y delega en tus equipos.

“No eres una superwoman ni tienes porque ser la que hace todo. En tu casa, procura que cada uno se ocupe de ciertas cosas, incluso puedes organizar turnos, para que todos sepan hacer de todo”, explica la experta. “En el trabajo lo mismo, no se va a hundir la empresa si no supervisas todo. De hecho contar con un equipo bien entrenado para afrontar imprevistos, puede ser un gran desahogo para ti”.

2.- Pon tú los límites para cada cosa

Al igual que tienes tu filosofía de empresa y las normas que hay que cumplir, ponte unas normas en cuanto al límite de tu tiempo.

“Define cuanto tiempo le puedes dar a tu negocio y cuanto a tu familia e incluso puedes tener otro límite para posibles imprevistos en ambos campos y síguelo con firmeza”, explica Zabala.

3.- Planifica y gestiona tu tiempo

Es muy importante invertir tiempo en tu planificación. Utiliza la  agenda tanto para organizar tu trabajo como para tu vida personal, los tiempos que pasas con tu familia, todo.

“Planifícate de forma realista, no quieras hacer demasiadas cosas en un mismo día, organízate con tiempo de sobra para cada actividad, luego si te queda tiempo libre en la práctica, puedes adelantar actividades de otro día, o realizar esas cosas que no son urgentes pero te gustaría hacer, a eso se le llama flexibilizar”.

4.- Pon orden en tu vida

Aprender a ser ordenada, en todo lo que hagas: en tu casa, en tu trabajo, en tu organización, te va a ahorrar mucho tiempo y dolores de cabeza, a la vez que mejorará tu calidad de vida.

5.- Ten mucha disciplina

Para una buena organización del tiempo, hay que ser disciplinada, lo que al final de cada día se compensará con menos trabajo y más resultados.

“Vete pasito a pasito cambiando poco a poco esos hábitos, que te cuestan más, y empieza a conciliar tu vida, familiar y profesional, además de comenzar a disponer de un tiempo para ti, pero recuerda que es una decisión que tienes que tomar tú y que a veces tendrás que salir de tu zona de confort, rompiendo con creencias y excusas que te pones para no hacerlo”, asegura Zabala.

 

Puntos de equilibrio 

  • Llevar una agenda con las actividades de la oficina y de casa.
  • El trabajo en equipo, en casa y la oficina es fundamental.
  • Tener comunicación constante con el jefe y el equipo de trabajo, así como con la pareja y los hijos.
  • No mezclar actividades de trabajo con la familia y no meter a la familia en el trabajo.
  • Aprender a disfrutar de ambos ambientes harán que todo sea menos pesado y lejos de ser una carga o responsabilidad.

 

Alrededor de la web