Editorial: El momento clave para DACA y DAPA

El destino de millones de inmigrantes está en las manos de los jueces del Alto Tribunal
Editorial: El momento clave para DACA y DAPA
Foto: Gerardo Romo / El Diario

El debate de hoy ante la Suprema Corte de Justicia es para determinar si el Presidente abusó de su autoridad, imponiendo normas supuestamente onerosas a los Estados. Detrás del lenguaje legal, está en juego el futuro de millones de personas que, a pesar de llevar un tiempo suficiente integrándose a nuestro país, todavía viven en las sombras y con la permanente amenaza de deportación.

El caso de US v Texas sobre la ampliación del programa de DACA para los menores de edad que fueron ingresados al país por sus padres indocumentados y el programa de DAPA que protege de la deportación, y da permiso de trabajo, a los padres sin papeles de hijos ciudadanos, llega al Alto Tribunal en medio un momento inusual. Ya sea por ser un año electoral como por tener un tribunal incompleto por la muerte del juez Antonin Scalia.

Si bien el clima político sobre la inmigración es tenso desde hace tiempo, el que la primaria republicana se haya convertido en una caza de brujas de indocumentados, ha empeorado la situación.

Por otra parte, el fallecimiento de Scalia, quitó del medio a un juez conservador quien era considerado contrario a las órdenes ejecutivas del presidente Obama. Ahora ya no hay posibilidad que se decida en contra por una mayoría de 5-4 votos, pero un empate daría un resultado parecido porque deja en pie el fallo negativo de Apelaciones.

Todos los ojos van a estar puestos en el juez Anthony Kennedy. En el pasado él ha sido un voto variable, más pragmático que otros jueces, que en numerosas decisiones fue el decisivo. La esperanza de  millones de familias están depositadas en el magistrado designado por Ronald Reagan.

Tan solo tomará 90 minutos la presentación de argumentos, que junto a decenas de documentos a favor y en contra servirán para influenciar la decisión de los jueces. Esperamos que los magistrados  tomen en cuenta que hay amplios precedentes legales para las órdenes ejecutivas y el contexto específico de DACA y DAPA. La decisión ejecutiva de decidir las prioridades de las agencias federales en una potestad aceptada. En este caso centrar las prioridades de deportación en los indocumentados más peligrosos, protegiendo temporalmente a una categoría de inmigrantes que están más incorporados al país, puede ser controvertida pero no ilegal.

DACA y DAPA son programas de alivio temporal, que pueden ser anulados por el próximo presidente. Pero hoy es la única alternativa para dar tranquilidad de que sus familias no serán divididas a millones de hombres, mujeres y jóvenes que cada día que ya son parte de nuestra sociedad.