Golovkin: el hombre tímido detrás de los puños de acero

El kazajo se mide a Dominici Wade en El Forum de Inglewood
Golovkin: el hombre tímido detrás de los puños de acero
Gennady Golovkin.
Foto: Getty Images

Fuera del ring es un hombre tímido al que no le gusta ser el centro de atención. Arriba del cuadrilátero es el boxeador más poderoso y dominante de la actualidad.

“En cuanto le pongo las vendas en los puños se transforma del sencillo  Gennady Golovkin al intimidante  ‘Triple G’”, dijo el entrenador del peleador nacido en Kazajistán, Abel Sánchez.

A sus 34 años, Glolovkin se ha consolidado como el boxeador con la pegada más devastadora en el boxeo y hoy expondrá en El Forum de Inglewood su título mundial de peso medio en contra el retador invicto (18-0, 12 nocauts), Dominic Wade.

El kazajo llega a esta pelea con 21 nocauts consecutivos y una marca invicta de 34 triunfos.

“Mantener mi racha de nocauts no me importa, lo único que me interesa es darle a la gente un buen espectáculo”, expresó Golovkin, quien se ha convertido en toda una atracción para el mercado de Estados Unidos y Europa.
En su país, Golovkin es visto como un héroe nacional, pero el boxeador se rehúsa a pensar que ha llegado a la altura a la que sus compatriotas lo han colocado.

  • La pelea va por HBO sin PPV

“Estoy muy lejos de ser un héroe, un ídolo o un modelo a seguir”, expresó el peleador, quien se negó a tener traductor para de esa manera forzarse a hablar y mejorar su inglés.

“Yo solo soy un boxeador, una persona a la que le gusta ayudar a niños y jóvenes en los gimnasios para decirles, que si se lo proponen, pueden llegar muy lejos”, apuntó.

Golovkin ganó para Kazajistán la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y cada vez que sube al cuadrilátero lo hace cubierto con una bata que asemeja la bandera de su país.

Con los pies en la tierra

El amor y respeto que el pugilista siente por su nación es muy grande, pero más grande aún es la humildad que pregona en sus palabras.

“Estoy muy lejos de ser en mi país lo que Julio César Chávez fue para México o lo que Manny Pacquiao representa para Filipinas, no creo que yo haya llegado a ese nivel todavía”, aseguró.

La forma gentil y amable en la que Golovkin se comporta es algo que asombra en este mundo del boxeo en donde las grandes figuras suelen tomar la ruta del excentricismo y bravuconería para hacerse notar.

“Gennady no ha cambiado, desde que lo conocí y empezamos a trabajar hace seis años, siempre ha sido el mismo”, dijo Sánchez.

Al preguntarle cómo es que esa personalidad tan tranquila fuera del cuadrilátero se transforma en una llena de ferocidad arriba del ring, el kazajo dio una buena explicación.

“Tengo que pagar mis cuentas y una familia que cuidar”, dijo.

“Para mí, el boxeo es algo muy serio, es mi trabajo, es lo que me permite disfrutar la vida. Es por eso que arriba del ring siempre quiero ser el mejor”, apuntó..

Arroyo va por el ‘Chocolatito’ González

McWilliams Arroyo llega con la etiqueta de víctima ante Román “Chocolatito” González en su pelea de hoy en El Forum. Pocos le dan al boxeador puertorriqueño la oportunidad de vencer al pugilista nicaragüense, considerado por muchos el mejor libra por libra del momento.

“Eso me motiva aún más, pelear ante el mejor y que muchos no crean en mí me da la motivación de salir a dar la mejor pelea de mi vida”, expresó Arroyo.

El boricua, con marca de 16-2 y 14 nocauts, llega a su pleito de hoy con la intención de arrebatarle a “Chocolatito” el cinturón de peso mosca del CMB.

El “Chocolatito” se asoma a este pleito con una marca impresionante de 44-0 y 38 nocauts, pero esos números no espantan a Arroyo: “Voy a salir por mí, pero también por todo Puerto Rico, por todos aquellos que siempre me han apoyado”, dijo.

?>