Mujeres Destacadas 2016: Patricia J. Almonte

Ingeniera  | Tishman/Turner - Joint Venture- World Trade Center Retail
Mujeres Destacadas 2016: Patricia J. Almonte
Patricia Almonte Mujeres Destacadas 2016 - El Diario La Prensa. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.

Un curso de inglés sin barreras, su pasión por la lectura y el estudio y un diccionario como libro de cabecera,  fueron las herramientas para que Patricia J. Almonte pudiera llegar a ser la ingeniera de un importante proyecto como el World Trade Center Retail.

En la etapa final de este complejo comercial, que es parte del renacimiento del Bajo Manhattan después de los atentados del 9/11, ella supervisa el cierre de operaciones de múltiples contratistas que están bajo su mando.

A los 14 años (1997), Almonte emigró de Puerto Plata, República Dominicana, con la ayuda de su padre, quien fue el primero en su familia en establecerse en Estados Unidos.

Su experiencia como inmigrante es la base de lo que les dice a decenas de estudiantes a los que hoy motiva a través de charlas del programa comunitario YouthForce 2020, bajo el patrocinio de su empresa, Tischman/Turner.

“Les cuento acerca de una vez que saqué una nota en un examen de matemáticas muy baja, ya que no entendía mucho, porque recién había llegado al país”, rememora. “Recuerdo que mi profesor solo me dijo que no llegaría a ninguna parte si seguía así”.

El desencanto no la derrotó, dice. En cambio, la impulsó para aprender inglés y estudiar hasta graduarse en City College y NYU-Polytechnic, como la primera ingeniera en su familia.

“Siempre les digo que las opiniones de las demás personas solo son opiniones, no son su realidad”, expresa.

Patricia Almonte es miembro activa y ha sido presidenta de la National Association of Women in Construction (NAWIC), una organización destinada a promover la participación femenina en las áreas de ingeniería, arquitectura y construcción.

Como una forma de motivar a jóvenes latinas a seguir estudios en los campos de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, creó una beca en 2014 –cuya primera ganadora fue una alumna de su antigua secundaria, Hostos Lincoln Academic of Science– que Almonte aspira extender a tantas escuelas de la ciudad de Nueva York como pueda.

No hay meta grande para esta dominicana. Por eso, en el futuro, sueña con tener su propia firma constructora y construir un hospital o reparar el existente centro médico de Puerto Plata, ese pueblo del que una vez salió sin la segura compañía de su madre para perseguir el sueño americano.

?>