Los sabores viejos y nuevos de España

El chef Rubén Rodríguez mezcla en Nai Tapas recetas tradicionales españolas con otras muy modernas y creativas
Sigue a El Diario NY en Facebook
Los sabores viejos y nuevos de España

Nai significa madre en gallego, un nombre que resulta apropiado para el restaurante del chef Rubén Rodríguez, quien creció rodeado de ollas, sartenes y las recetas caseras que su abuela le pasó a su mamá para que ella abriera su primer local de comida en Galicia, en 1983.

Ya en Nueva York, Ana María González Arias se convirtió en la fuente de inspiración de Nai Tapas, un lugar donde el chef Rodríguez se atreve a juntar lo más tradicional de la comida española, esa que aprendió desde pequeño con su mamá, con recetas bastante modernas y creativas, reflejo de su crecimiento gastronómico.

“La cocina española tradicional constituye nuestra base, rinde homenaje al lugar de dónde venimos y nos permite mostrar nuestras raíces”, explica sobre la comida de su restaurante ubicado en el East Village, Manhattan. “Pero las tapas modernas exhiben nuestra creatividad y añaden sabor a lo que hacemos. Si  lo tradicional nos trae la comodidad, lo moderno nos trae la vida”.

El chef Rubén Rodríguez se inspiró en su mamá y abuela para crear su restaurante del East Village./Cortesía
El chef Rubén Rodríguez se inspiró en su mamá y abuela para crear su restaurante del East Village./Cortesía

El chef dice esforzarse para que recetas sencillas, como las gambas al ajillo o el pulpo a la gallega, que lo “conectan con su pasado”, estén siempre a la orden y preparadas con ingredientes de la más alta calidad y técnicas tradicionales.

“España, como todos sabemos, es una cultura centrada en la comida y especialmente en mi familia, la comida está realmente en el epicentro de cada día. Hay ciertos elementos que siempre permanecerán en nuestro menú y te será difícil no encontrarlos  en cualquier menú de tapas en todo el mundo”.

 

FullSizeRender (3) FullSizeRender (4) FullSizeRender (5) FullSizeRender (6)

Desde arriba:   Tostada de Lubina, Aguacate Relleno con Cangrejo,  Pollo Ahumado y Coles de bruselas con Lacon.

En cuanto a las propuestas modernas, Rodríguez se atreve a experimentar con mezclas y presentaciones inesperadas, y hasta con la comida molecular, la cual ha estudiado.

“Trabajamos todos los días para llevar a nuestros clientes nuevas maneras de experimentar nuestra comida. Realmente queremos estimular los sentidos con nuestras  interpretaciones modernas”, dice sobre su idea de combinar en un mismo menú patatas bravas, croquetas de jamón y pimientos de bacalao, con algunas de sus creaciones, como el aguacate relleno de cangrejo, la tostada de lubina y las filloas de coco rellenas de mariscos, entre muchas otras tapas que cocina como especiales del día.

“Queremos que nuestras tapas tradicionales transmitan la sensación de estar disfrutando en Galicia, entre amigos y familia, un sábado por la tarde”, dice. “Pero nosotros no estaríamos completos sin mezclar lo moderno con lo tradicional. Una no puede estar sin la otra”.

Nai Tapas Bar está ubicado en el 174 1st Avenue, New York, NY 10009

Tienen show de flamenco en vivo, Jueves y Sábados a las 8:30 pm y las 10:30 pm. Para más información http://naitapas.nyc

 

Costillas de cerdo con salsa de salmorejo

1454277800055 (1)

Ingredientes:

Para el salmorejo
3 hojas de laurel seco
10 g de granos de comino
15 g de orégano fresco
20g de tomillo fresco
250 g de ajo fresco
120 g de vinagre de vino blanco
Sal y pimienta negra

Para las costillas

150 g de salsa de salmorejo
1000 g costillas de cerdo
35 g de pimentón dulce
600 g de manteca de cerdo
500 g de aceite de girasol
40 g de  aceite de oliva extra virgen

Preparación:

Empiece preparando la salsa de salmorejo, haciendo un puré con todos los ingredientes hasta formar una pasta.
Condimente las costillas con sal y pimienta, y luego cocínelas a alta temperatura hasta que estén doradas por ambos lados.
Añada los pimientos dulces y  el salmorejo.
Confite  con el aceite y la manteca de cerdo a 300 grados durante 3 a 4 horas,  hasta que estén tan blandas que la carne salga del hueso sola.