Clinton apura marcha hacia contienda general de noviembre

Sanders sigue siendo un quebradero de cabeza para Clinton, que se encuentra en empate técnico con Donald Trump y afronta altos niveles de desaprobación en las encuestas

WASHINGTON.- Derrotada anoche por el senador Bernie Sanders en Virginia Occidental,  la demócrata Hillary Clinton tiene la mira puesta en noviembre próximo mientras continúa su despliegue de recursos a los estados que restan en la batalla por la nominación presidencial.

Sanders sigue siendo una piedra en el zapato para Clinton, pero su victoria, seguida de la que tuvo en Indiana la semana pasada, ha mantenido un patrón familiar: suele ganar en primarias “abiertas” que permiten el voto de los independientes, en particular en estados de mayoría blanca.

Sin embargo, lo alarmante para algunos observadores es que lo haya hecho en un estado que Clinton ganó fácilmente en 2008 con una ventaja de más del 40%, cuando disputaba la nominación contra el entonces senador demócrata por Illinois, Barack Obama.

De gira por Nueva Jersey, Clinton llevará hoy su mensaje sobre un aumento salarial para trabajadores de clase media al colegio universitario del Condado Camden en Blackwood, a un mes de las primarias en ese estado del noreste de EEUU.

Se trata de la primera de visita electoral de Clinton a Nueva Jersey desde que lanzó su campaña el año pasado.

Despliegue y redistribución de recursos

Mientras, la campaña de Clinton confirmó hoy a este diario que su prioridad es cimentar la nominación presidencial, porque aún queda una decena de estados por definir en el proceso de primarias, que concluirá el próximo 14 de junio.

“Por ahora no tenemos a un encargado de la transición hacia la contienda general porque siguen las primarias… Hillary Clinton tiene una ventaja de más de 3 millones de votos y de 283 delegados asignados, y no queda duda de que será la primera mujer nominada para presidenta”, dijo Jorge Silva, portavoz de Clinton.

Con un sólo rival republicano, “nuestra campaña enfocará muchos de nuestros recursos para asegurar de que Trump no llegue a la Casa Blanca, y por ello hemos contratado personal en estados clave y  en nuestra sede (en Nueva York) para coordinar los esfuerzos en la contienda general”, precisó Silva.

Se prevé que parte del despliegue ocurrirá en Ohio y Florida, dos estados clave en la contienda presidencial, mientras la campaña aumenta los espacios publicitarios en estados de tendencia demócrata, como California y Oregón.

Colorado, Carolina y Virginia ayudaron a Obama en 2008, por lo que los observadores no descartan que la campaña de Clinton también redistribuya recursos en esos estados.

¿Cómo van las encuestas?

A dos meses de una convención demócrata que con toda seguridad será disputada, Clinton sufre de altos niveles de desaprobación, aunque sigue aventajando a Sanders en votos y delegados.

Una encuesta conjunta de Reuters/Ipsos divulgada hoy indicó que Clinton y su virtual rival republicano, Donald Trump, tienen un empate técnico -41% y 40%, respectivamente-, con un 19% de los votantes aún indecisos.

Mientras, una encuesta de ayer de la Universidad Quinnipiac señaló un empate técnico entre Clinton y Trump en los estados clave de Florida, Ohio y Pensilvania, mientras Sanders muestra resultados un poco mejores contra el empresario neoyorquino.

Tanto Clinton como Trump tienen altos niveles de desaprobación en esos tres estados, según esa encuesta realizada entre 1,042 votantes entre el 27 de abril y el 8 de mayo pasados.

La encuesta es relevante porque, desde 1960, ningún candidato ha ganado la presidencia sin ganar en al menos dos de esos estados.

Tras anotarse su décimo novena victoria anoche, Sanders siguió insistiendo hoy en que él tiene mejores posibilidades de vencer a Trump.

Por su parte, Jeff Weaver, gerente de la campaña de Sanders dijo hoy que la meta es seguir sumando delegados hasta el fin de las primarias y luego enfocar recursos para vencer a Trump en noviembre.

En un mensaje enviado a los partidarios de Sanders, Weaver dijo que en la convención en Filadelfia (Pensilvania) en julio próximo, los delegados y “súper delegados” tendrán que decidir si echarán suerte con Sanders o “cortejarán el desastre simplemente para proteger el estatus quo del ´establishment´ político y financiero” de EEUU.

En la actualidad, de los 2,383 delegados requeridos para lograr la nominación presidencial demócrata, Clinton ha acumulado 2,240, y Sanders, 1,473.

Quedan en juego 1,052, pero Sanders cree que puede convencer a los “súper delegados” a que cambien de alianza y lo apoyen a él.

¿Qué hace Trump?

Trump ganó anoche las primarias de Virginia Occidental y Nebraska, libre de rivales en la aguerrida contienda, y no sólo dirige ya su atención hacia la contienda general sino que ha creado un “equipo de transición” que, en el supuesto de que gane la presidencia, le ayudará a seleccionar a candidatos para su eventual Gabinete.

Fiel a sus conocidas tácticas de ataques personales contra sus rivales,  Trump ha bautizado con motes de “corrupta” a Clinton y de “loco” a Sanders, prometiendo que a éste “le llegará su hora”.

Julian Zelizer, profesor de Historia de la Universidad Princeton, advirtió en un blog publicado por CNN que sería un error subestimar a Trump, quien ya ha demostrado, contra todos los pronósticos, su astucia para atraer atención mediática y aprovechar el descontento popular contra el “establishment” político.

“En realidad no sabemos cómo lucirá su candidatura o cómo evolucionará. Ya ha demostrado que su campaña es distinta”, dijo.